El Libro de Jonás – Bosquejos para Sermones

Tenemos que tener bien claro algo y es que Dios tiene un plan perfecto para nuestras vidas y nada ocurre sin que él lo permita, el es justo y si nos quita algo es para darnos lo mejor.

Cita Bíblica: Jonás 1:1

Introducción:

Las lecciones de Jonás…

Jonas, ballena, libro de jonas, biblia, mar, hombre—El plan universal de Dios para nuestra salvación. En tiempos del Antiguo Testamento Jonás tuvo que aprender lo mismo que Pedro en los tiempos del Nuevo Testamento: que los gentiles reciben arrepentimiento para vida lo mismo que los judíos. Compárese la experiencia de Pedro con Cornelio.

—Que Dios, a la vez que justo, es también un Dios de misericordia y de perdón y amor. Compárese la historia del Hijo Pródigo, y la de la Oveja Perdida. Hay muchos fariseos todavía en el mundo que creen en su propia justicia.

—Los cristianos deben predicar a todo el mundo. La obra de Cristo es mundial, y no sólo para nuestra raza.

1. Dios y los predicadores:

a) El que llama es Dios: aun cuando, como Jonás el ministro es malo e indigno, el pecador debe atender al mensaje de Dios. Los miembros de una iglesia no deben desechar nunca el mensaje bajo pretexto de que el ministro es indigno. Donde el mensaje es de Dios hay que atenderlo.

b) Hasta los ministros a veces pecan y necesitan la disciplina divina. Y, ¿qué diremos de los demás cristianos? Todos estamos expuestos a tentación y necesitamos la corrección.

c) Dios no permite al hombre negar su servicio si esto estorba al plan divino. Cuando le place puede mandar una tempestad, una ballena; o derrivarle a uno al suelo, como lo hizo con Saulo de Tarso, para obligar la obediencia. Saulo aprendió; Jonás siguió rebelde, aunque tuvo que obedecer.

d) Nadie puede escapar de la presencia de Dios.

e) Hay un patriotismo falso. El patriotismo verdadero trae lealtad a su patria, y trata de mejorarla y acatar sus leyes. El patriotismo falso, en cambio, odia a las otras naciones y no quiere su bien.

f) Jonás nunca aceptó de lleno la voluntad divina: aun cuando, después de su

experiencia en la ballena, se vio obligado a obedecer a Dios, nunca entregó su corazón, y siguió criticando y rebelándose. Cuántos cristianos hay todavía que así ceden a la necesidad, pero que nunca llegan a amar a Dios ni su palabra.

g) Dios castigó a Jonás. Dios enseñó, por medio de la calabacera, donde estaba el error de Jonás.

2. Los resultados de la obediencia de Jonás:

Aunque la obediencia de Jonás fue de mala voluntad, y aunque él nunca se entregó de corazón a Dios, no obstante su obediencia tuvo algunos resultados:

a. El mundo físico obedeció a Dios y cooperó para hacer su voluntad. La tempestad se calmó. La ballena vomitó a Jonás en tierra. El mundo se normalizó.

b) La ciudad de Nínive se arrepintió. Es una de las maravillas de Dios, lo que él puede hacer con materiales pobres. El maestro obrero que es bueno puede hacer buen trabajo con herramientas malas. Qué maravilla que Dios puede usarnos, tan indignos como somos. Una prueba de la existencia de Dios es que él puede dar golpes rectos con palo chueco. A pesar de lo indigno de Jonás, Dios con él salvó a los miles de Nínive.

3. Los pasos en la rebelión de Jonás:

a) Se negó a predicar.

b) Huyó de la presencia de Dios.

c) Prefirió morir ahogado antes que predicar a otra nación.

d) Obligado a predicar, predicó nada más que juicio, sin perdón ni misericordia (¿Qué pasaría hoy día en mi pueblo si el ministro así hiciera? ¿Traería un avivamiento?)

e) Mostró, cuando Nínive se arrepintió, que su propio arrepentimiento había sido parcial, superficial, no de corazón. Aún odiaba a Nínive, y se sentó para gozarse en la destrucción de la ciudad.

f) Se enojó con Dios. Hoy día también hay predicadores amargados, con lengua de ácido, que se quejan continuamente de las injusticias que sufren y de cuánto ellos han sacrificado para Dios sin recibir paga.

Conclusión:

Hermano, tengamos cuidado de que nuestro arrepentimiento sea genuino y completo. Estemos totalmente seguros de que servimos a Dios con todo el corazón, y no por fuerza: «Examinaos a vosotros mismos si estáis en la fe». Amemos a Dios y a nuestro prójimo.

Si usted ha sentido o cree que este sermón le ha tocado su corazón y quiere recibir a Jesucristo como su Salvador personal, solo tiene que hacer la siguiente oración:

[quote]Señor Jesús yo te recibo hoy como mi único y suficiente Salvador personal, creo que eres Dios que moriste en la cruz por mis pecados y que resucitaste al tercer día  Me arrepiento, soy pecador. Perdóname Señor. Gracias doy al Padre por enviar al Hijo a morir en mi lugar. Gracias Jesús por salvar mi alma hoy. En Cristo Jesús mi Salvador, Amen.[/quote]

¿Qué opinas?

Comments are closed.

Comment

Leave a Response

(requerido)