La Vid Verdad – Bosquejo para Sermones

vid, verdadera, arbol, mata, uvas

Propósito: Enseñar a los invitados y a los ya cristianos lo que significa pertenecer a Cristo, la Vid Verdadera.

Texto:

Juan 15:1-7 “1 Yo soy la vid verdadera, y mi Padre es labrador. 2 Todo pámpano que en mí no lleva fruto, lo quitará; y todo aquel que lleva fruto, lo limpiará, para que lleve mas fruto, 3 Ya vosotros estáis limpios por la palabra que es he hablado. 4 Permanece en mi, y yo en vosotros. Como el pámpano no puede llevar fruto por si mismo, si no permanece en la vid, así tampoco vosotros, si no permanecéis en mi. 5 Yo soy la vid, vosotros los pámpanos; el que permanece en mi, y yo en él, éste lleva mucho fruto; porque separados de mi nada podéis hacer, 6 El que en mi no permanece será echado fuera como pámpano, y se secará; y los recogerán, y los echan en el fuego, y arden. 7 Si permanecéis en mi, y mis palabras permanecen en vosotros, pedid todo lo que queréis y os será hecho.” 

Introducción:

Esta quizás es la enseñanza mas clara que nuestro Señor Jesucristo nos ha dado. Nosotros no somos un país productor de uvas y talvez no conocemos como es que las parras de uvas puedan producir una excelente cosecha de uvas de buen sabor. Empezaremos explicando que las matas de uva son sembradas por medio de estacas,  sacadas de una parra de uvas madre o sea le que Jesús menciona cuando él menciona la “Vid verdadera.” De la mata madre se sacan los brotes nuevos llamados pámpanos que se constituyen en una nueva mata de uvas que será sembrada para que crezca y después de una nueva cosecha. Con este sistema las cosechas están aseguradas que darán frutos de buen sabor y tamaño, y una producción abundante. Nosotros en buen salvadoreños lo llamamos de pura cepa 

Ilustración: Para que un árbol de naranja sin semilla se puede sembrar es necesario primero sembrar una semilla de otra clase de naranja, por lo general se siembra de naranja agria que es mas resistente a las plagas y es buen para germinar. Después que el arbolito ha crecido hasta cierta altura se le corta el tallo principal y se le injerta un brote de un árbol de naranja sin semilla y este brote de la naranja sin semilla sigue creciendo y con el tiempo se convierte en  el árbol principal, que por supuesto será sin semillas.

Desarrollo:

Punto 1. “Yo soy la vid verdadera, y mi Padre es labrado. Todo pámpano que en mí no lleva fruto, lo quitará; y todo aquel que lleva fruto, lo limpiará, para que lleve mas fruto”

a)   ¿Por que Jesús es la vid verdadera?

Jesús es la vid verdadera, él es  la mata madre o parra de uvas madre, que los brotes que de él son sacados, los brotes que darán una buena cosecha y de buena calidad, como podemos ver somos nosotros los cristianos.

 b) ¿quienes son los pámpanos?

Los pámpanos o brotes somos nosotros, los que hemos nacido de nuevo.

c) ¿quien es el labrador?

Dios es el labrador que se encarga de sacar a aquel que no lleva fruto. 

Punto 2. “Ya vosotros estáis limpios por la palabra que es he hablado. 4 Permanece en mi, y yo en vosotros. Como el pámpano no puede llevar fruto por si mismo, si no permanece en la vid, así tampoco vosotros, si no permanecéis en mi”

 d) ¿Por qué estamos limpios?

R/ Porque al recibir al creer en él nuestros pecados han sido perdonados y él nos justifica delante del Padre, o sea, nos declara sin culpa.

e) Ahora ¿que debemos de hacer para permanecer en él?

R/ Que nosotros si nos alejamos de él ya no podemos dar frutos, pues los frutos que nosotros damos son frutos dignos de arrepentimiento, porque estamos agradecidos por lo él ha hecho en nuestras vidas, por habernos recatados de nuestra vida de pecado. Y por supuesto si nos alejamos de él es que la verdad no hemos nacido de nuevo. Seguimos siendo hombres naturales como antes lo éramos. Significa que no ha habido un verdadero arrepentimiento. 

Punto 3. “Yo soy la vid, vosotros los pámpanos; el que permanece en mi, y yo en él, éste lleva mucho fruto; porque separados de mi nada podéis hacer, El que en mi no permanece será echado fuera como pámpano, y se secará; y los recogerán, y los echan en el fuego, y arden.

f) ¿Cual es la señal de los que permanecen en Jesús?

R/ Los que llevan muchos frutos. Pero solo estando de verdad en èl es que se puede dar muchos frutos.

g) Que le pasa al que no permanece en Jesús?

R/ Cuando dice será echado fuera como pámpano o sea como un retoño de él. Dios, el labrador lo echa fuera y se seca, o sea que viene el apagamiento y a una vida de vuelta al mundo de pecado y muertre y va a condenación eterna. 

Punto 4. “Si permanecéis en mi, y mis palabras permanecen en vosotros, pedid todo lo que queréis y os será hecho.” 

h) ¿Qué es lo que el Señor nos promete si permanecemos en él y si sus palabras permanecen en nosotros, si somos fiel a su Palabra? 

R/ La respuesta es la lo que todos quisiéramos tener, y cuando dice todo, significa todo. Empezando por todas las cosas que necesitamos en esta vida y lo más importante, la vida eterna, junto con él. Pero hay algo que solo mi Señor da, y es gozo y paz.  Solo él es nuestra roca y refugio. 

Conclusión:

Así como la ramita de naranja sin semilla se sostiene y sigue creciendo en el arbolito que lo sustenta que es de naranja agria, así, nosotros que hemos sido injertados en el olivo natural por medio de la gracia que es por la fe en Cristo Jesús, nuestra Vid verdadera, así hermanos y amigos debemos de seguir creciendo siempre unidos a Cristo nuestro Salvador.

Por José Alberto Vega

¿Qué opinas?

Comments are closed.

Comment

Leave a Response

(requerido)