Abrir las Escrituras – Bosquejo para Sermones

Hoy en día es difícil encontrar personas sabias, pero ¿Te gustaría llegar a ser sabio? solo tienes que abrir las escrituras, escudriñar la palabra de Dios. «…No solo de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios» Mateo 4:4

Cita Bíblica: Lucas 24

Introducción:

Biblia, palabra de Dios, escritura abierta, escriturasEsta expresión se aplica al más grande expositor del Antiguo Testamento que jamás ha pisado este suelo. ¿Y qué significa? Naturalmente expresa hallar en los hechos del Antiguo Testamento significado aplicable al Nuevo. Veámoslo:

1. Lo que hizo el Salvador (vv. 25, 26): consolar a dos discípulos desalentados que le amaban, pero le habían visto morir y creían que no le verían más (vv. 13, 14). Jesús tenía muchas maneras para alentarles. Podía haberse dado a conocer en el mismo instante, en el camino, pero no lo hizo, sino indirectamente, acudiendo a las Escrituras.

2. ¿Dónde empezó? «Comenzando desde Moisés…» (v. 27). Los libros de Moisés son los más criticados por los modernistas, pero el Señor tenía plena fe en su inspiración y veracidad. El antiguo Testamento era la Biblia del Señor no tenía otra. Lo vemos en la tentación en el desierto. Jesús, en su Período de humanidad, la amaba, la creía, la utilizaba, la predicaba (Lc. 4:21). ¿Qué tenían los cinco libros de Moisés que se refirieran a Él?

a) Probablemente empezó por la Pascua. La sangre del Cordero era un símbolo de su sangre derramada en la cruz.

b) Los altares donde las víctimas eran sacrificadas en favor de los pecados del pueblo. Los sacrificios de Abel, de Noé y de Abraham, referidos por Moisés. Todos ellos simbólicos de su sacrificio.

3. Cómo continuó: «Y siguiendo por todos los profetas…» Hubo otros profetas que hablaron todavía más claramente que Moisés del Mesías Redentor, como en Is. 53 y el Sal. 22. Notemos que aquí el expositor de éstos y otros pasajes no fue un pastor o comentarista de nuestros días, sino el Señor Jesús mismo.

4. Cómo lo hizo el Salvador: de memoria. No había biblias de bolsillo con referencias en aquellos tiempos. El Señor citó las Escrituras de memoria…

a) En el desierto (Mt. 4:6–10).

b) En el templo (Mr. 12:36).

c) En la misma cruz (Jn. 19:28).

d) En el camino de Emaús (Lc. 24).

5. Sigamos su ejemplo: aprendamos de memoria trozos de su Palabra…

a) Para casos de emergencia cuando tenemos que hablar dando las Buenas Nuevas a algún alma.

b) Para propio refrigerio espiritual. En las horas de comunión personal con Dios.

c) Para edificación de nuestros hermanos.

Conclusión:

Aprendamos no sólo la letra o la historia, sino su significado, tal como Jesús lo hizo al «abrirles las Escrituras»

Si usted ha sentido o cree que este sermón le ha tocado su corazón y quiere recibir a Jesucristo como su Salvador personal, solo tiene que hacer la siguiente oración:

Señor Jesús yo te recibo hoy como mi único y suficiente Salvador personal, creo que eres Dios que moriste en la cruz por mis pecados y que resucitaste al tercer día  Me arrepiento, soy pecador. Perdóname Señor. Gracias doy al Padre por enviar al Hijo a morir en mi lugar. Gracias Jesús por salvar mi alma hoy. En Cristo Jesús mi Salvador, Amen.

¿Qué opinas? Únete a la Discusión