Aciertos y Errores de un Gran Hombre – Bosquejo

Este es el Bosquejo para Sermones «Aciertos y Errores de un Gran Hombre» que nos enseña como enmendar los errores que cometemos y aprender de ellos.

Cita Bíblica: 2 Reyes 5

Introducción:

El caso de Naamán es bien conocido como ilustrativo del camino de la salvación. Parece una parábola de la fe salvífica. Constituye una de las muchas pruebas de la inspiración de las Escrituras el hecho de que aun en sus historias y acontecimientos más naturales muchos de sus hechos se presentan en tal forma que a la luz del Nuevo Testamento se ven como cuadros ejemplares de las grandes verdades básicas del Evangelio.

1. La condición del hombre por naturaleza:

Exito - Fracaso, flechas, direcciones, cielo, erroresa) Goza, como Naamán, de muchos favores y privilegios. La ciencia ha hecho progresar mucho a los seres humanos y hoy, para muchos que tienen dinero, la vida ofrece muchas satisfacciones.

b) Las riquezas o la fama no satisfacen. En el hogar del general Naamán había una pena muy grande, de la que participaban sus familiares hasta el punto que no pueden ocultarlo de su esclava.

c) Nada podían hacer contra su terrible condición de la lepra. Nada puede hacer el hombre contra el pecado que destruye la paz y su inevitable consecuencia, la muerte.

d) Llega el anuncio de salvación por un medio muy humilde, una pequeña esclava de Israel, y se inicia la fe en el Dios-Jehová en el corazón del, por su rango y oficio, enemigo de Israel. Muchos reciben el Evangelio por los conductos más sencillos.

2. Las equivocaciones de Naamán:

a) Va a la Corte de Israel. Así, hay muchos que buscan curación del pecado en las grandes religiones oficiales y salen de su encuesta desilusionados. De este mismo modo le ocurrió al Eunuco (Hch. 8:27–31). Su adquisición del libro de Isaías era prueba de su interés, pero si no llega a encontrar a Felipe habría sido inútil. Es muy triste que los que deberían dar una nota clara del Evangelio, debido a su posición y suntuosos edificios, muchas veces ignoran ellos mismos en dónde se encuentra la solución para el pecado.

b) Trae cartas de recomendación. Así, muchos hoy en día procuran obtener perdón por otros mediadores que no son el único puesto por Dios (véase 2 Ti. 2:5).

c) Como Naamán, algunos pretenden comprar su salvación mediante sus esfuerzos (véaseEf. 2:8, 9).

d) Como Naamán delante del profeta, tienen algunas ideas propias en cuanto a la manera como pueden ser salvos. Naamán se había figurado todo un ritual de ceremonias que pensaba que el profeta Eliseo realizaría para un hombre importante como él, pero Dios dice: «Deje el hombre sus pensamientos…». Hay que dejar a Dios que realice las cosas a su manera.

3. La salvación del hombre viene así:

a) Por obediencia a la Palabra de Dios.

b) Por humillarnos a cumplir esta palabra. El Jordán era en este caso un símbolo de muerte y resurrección. No es el bautismo simple rito o acto simbólico, sino la obra de Jesucristo en el Calvario la que produce limpieza del pecado (1 Jn. 1:7). Las aguas del bautismo no son sino un símbolo de aquella muerte expiatoria (Ro. 6:3).

c) El resultado de esta obediencia produce una vida nueva; la regeneración, obra del Espíritu Santo, en el caso de Naamán, apareció en forma de carne tierna como la de un niño… En el creyente regenerado, un corazón sensible y una vida nueva.

Si usted ha sentido o cree que este sermón le ha tocado su corazón y quiere recibir a Jesucristo como su Salvador personal, solo tiene que hacer la siguiente oración:

Señor Jesús yo te recibo hoy como mi único y suficiente Salvador personal, creo que eres Dios que moriste en la cruz por mis pecados y que resucitaste al tercer día  Me arrepiento, soy pecador. Perdóname Señor. Gracias doy al Padre por enviar al Hijo a morir en mi lugar. Gracias Jesús por salvar mi alma hoy. En Cristo Jesús mi Salvador, Amen.

¿Qué opinas? Únete a la Discusión