¡El Agua Milagrosa! – Bosquejo para Sermones

Bosquejo para Sermones: «El Agua Milagrosa», es la fuente de Vida Eterna que nos proporciona Jesús, al aceptarlo como nuestro Salvador…

Tema: El Agua de Vida Eterna

Propósito: Enseñar que Jesús es la fuente de Vida Eterna

Texto:

Juan 4:4  Y le era necesario pasar por Samaria. Vino,  pues,  a una ciudad de Samaria llamada Sicar,  junto a la heredad que Jacob dio a su hijo José, 6  Y estaba allí el pozo de Jacob.  Entonces Jesús,  cansado del camino,  se sentó así junto al pozo.  Era como la hora sexta. Vino una mujer de Samaria a sacar agua;  y Jesús le dijo: Dame de beber. 8  Pues sus discípulos habían ido a la ciudad a comprar de comer. 9  La mujer samaritana le dijo: ¿Cómo tú,  siendo judío,  me pides a mí de beber,  que soy mujer samaritana?  Porque judíos y samaritanos no se tratan entre sí. 10  Respondió Jesús y le dijo: Si conocieras el don de Dios,  y quién es el que te dice: Dame de beber;  tú le pedirías,  y él te daría agua viva. 11  La mujer le dijo: Señor,  no tienes con qué sacarla,  y el pozo es hondo.  ¿De dónde,  pues,  tienes el agua viva? 12  ¿Acaso eres tú mayor que nuestro padre Jacob,  que nos dio este pozo,  del cual bebieron él,  sus hijos y sus ganados? 13  Respondió Jesús y le dijo:  Cualquiera que bebiere de esta agua,  volverá a tener sed; 14  mas el que bebiere del agua que yo le daré,  no tendrá sed jamás;  sino que el agua que yo le daré será en él una fuente de agua que salte para vida eterna.  15  La mujer le dijo: Señor,  dame esa agua,  para que no tenga yo sed,  ni venga aquí a sacarla.

Ilustración:  Acceso libre a Dios

agua, fuente de vida eterna, jesús, gota, milagrosaHace muchos años, un anciano estaba sentado en la entrada de la Casa Blanca, en Washington.  Su ropa, muy gastada, estaba cubierta de polvo, y sus ojos llenos de lágrimas.  Un chico se detuvo y cariñosamente le preguntó por qué lloraba.  El hombre explicó que su hijo estaba en el Ejército, condenado a ser fusilado porque desertó de su puesto.  “Los guardias que hay en el patio de la Casa Blanca no me dejan ver al presidente”, dijo, aturdido, el hombre.  “¡El Señor Lincoln es tan bueno y generoso!  Si se enterase de todos los detalles de la deserción de mi hijo, estoy seguro que le perdonaría.” “Yo le puedo acompañar a ver al presidente”, dijo el chico. “¿Tu?” preguntó el hombre, sorprendido.  “Si, él es mi padre. Me deja entrar para hablar con él siempre que quiero.” El joven acompañó al hombre al interior de la Casa Blanca; y después de escuchar la historia, Lincoln perdonó al soldado condenado.

Introducción:

Usted es más que el hijo de un presidente, usted y yo somos hijos de Dios, hijos de Cristo. En la vida real  seria una gran coincidencia que estuviera allí el hijo del presidente, pero nosotros tenemos a alguien que es más influyente que el hijo de un presidente, nosotros tenemos a nuestro  alcance a alguien que es Hijo de un Rey, del Rey de Reyes.

Trasfondo de este pasaje 4. era menester que pasase por Samaria—por algún motivo geográfico, sin duda, como estaba en camino directo pero seguramente no sin propósito superior.

5. Vino, pues, a—hasta; porque el quedaba a cierta distancia de la ciudad. Sichar—el “Shequem” del Antiguo Testamento, como treinta y cuatro millas (57 kilómetros) de Jerusalén, más tarde llamada “Neápolis” y ahora “Nablús”.

1.       ¿Por que le pidió agua Jesús a la samaritana?

Juan 4:7  Vino una mujer de Samaria a sacar agua;  y Jesús le dijo: Dame de beber.

Comentario JFB Jesús cansado… así se sentó—“como se imaginaría que se sentara un hombre cansado” vv. 6

Ésta es tal vez la más humana de todas las escenas de la historia terrenal de nuestro Señor Jesucristo.  Parece que estamos a su lado, escuchando todo lo que aquí está relatado. Jesús sabia quien era la samaritana, el sabia toda su vida, y le pide agua aunque sabia que no había comunión entre los judíos y los samaritanos, igual que ahora no hay comunión entre los cristianos y los del mundo.

Por eso la mujer le dijo: vv. 9  “¿Cómo tú,  siendo judío,  me pides a mí de beber,  que soy mujer samaritana?

Aquí tenemos  una manifestación gloriosa de la majestad de Jesús, gracia, misericordia y paciencia con que el Señor comunica luz y vida a esta extranjera.

2. Cual era el verdadero  propósito de nuestro Señor Jesucristo al pedirle a una samaritana agua?

vv. 10 “Si conocieras el don de Dios,  y quién es el que te dice: Dame de beber;  tú le pedirías,  y él te daría agua viva.”

 3.  ¿Que es lo quiere decir Jesús cuando le dijo?:

Juan  4:14  Mas el que bebiere del agua que yo le daré,  no tendrá sed jamás;  sino que el agua que yo le daré será en él una fuente de agua que salte para vida eterna.

Comentario: JFB “Esta agua” claramente quiere decir esta agua natural y todas las satisfacciones de naturaleza igualmente terrenas y perecederas, y que alcanzando solamente las partes superficiales de nuestro ser, pronto se disipan, y necesitan ser suplidas de nuevo tanto como si nunca las hubiéramos experimentado antes, mientras que las necesidades más profundas no son alcanzadas por ellas de ninguna manera; pero el “agua” que Cristo da, la vida espiritual, mana de las  de las mismas profundidades de nuestro ser, mana de las mismas profundidades de nuestro ser,

  “Para que por siempre no tendremos sed»

 4.       ¿Que es el agua de vida eterna que da nuestro Señor Jesucristo?

Juan 4:15  La mujer le dijo: “Señor,  dame esa agua,  para que no tenga yo sed,  ni venga aquí a sacarla.”

Comentario: Esta no es torpeza de parte de la mujer, pues su torpeza está cediendo; expresa un deseo admirado por algo de parte de este extranjero misterioso que es Jesucristo en la vida de ella.

Al igual nosotros no debemos de dejar escapar la oportunidad que nos da  Dios de recibir a su Hijo para que nos de  agua de vida eterna, , si nosotros lo aceptamos el entra a vivir en nuestro cuerpo y se convierte en una Fuente de Agua que salte para vida eterna y no volveremos a  tener jamás.

Jesucristo es ese  Hijo del que nosotros tenemos que afianzarnos para tener acceso al Ser más importante del universo que es Dios.

Conclusión:

Solo recibiendo al Hijo que es Cristo Jesús, tenemos acceso al Padre de Gloria y no tendremos sed jamás.

Si usted ha sentido o cree que este sermón le ha tocado su corazón y quiere recibir a Jesucristo como su Salvador personal, solo tiene que hacer la siguiente oración:

Señor Jesús yo te recibo hoy como mi único y suficiente Salvador personal, creo que eres Dios que moriste en la cruz por mis pecados y que resucitaste al tercer día  Me arrepiento, soy pecador. Perdóname Señor. Gracias doy al Padre por enviar al Hijo a morir en mi lugar. Gracias Jesús por salvar mi alma hoy. En Cristo Jesús mi Salvador, Amen.

¿Qué opinas? Únete a la Discusión