El Amor de una Madre – Bosquejo

Este es un bosquejo para sermones que nos habla cuan grande es el amor de una madre hacia un hijo, que estaria dispuesta a darlo todo. Igual Dios nos ama porque somos sus hijos.

Texto: Isaías 49: 15

Introducción:

El amor de una madre es incomparable, solo lo supera el amor que Dios tiene por cada uno de nosotros. Una madre es el ejemplo que más se asemeja al amor que Dios tiene por nosotros, pero aunque su amor es muy grande hacia su hijo, no logra llegar al nivel del amor incomparable de Dios hacia sus hijos.

Pero Dios ha sido tan lindo en depositar sobre una madre un amor que permite que haga hasta lo imposible por un hijo y eso es algo que tenemos que valorar en estos días.

I. Ejemplos Bíblicos del Amor de una Madre.El amor de una madre, mama, mama e hijo, bebe, bosquejo

a) El amor de Agar por su hijo. (Génesis 21: 16)

b) El amor que tuvo por él la madre de Moisés. (Éxodo 2:3)

c) El amor que tuvo la madre de Samuel por él. (1 Samuel 2:19)

d) El amor de la madre en el tiempo de Salomón. (1 Reyes 3:26)

e) El amor de la madre cananea. (San Mateo 15: 22)

f) El valor que tuvo la madre de Jesús para poder soportar los padecimientos de su hijo. (San Juan 19: 25)

Ante esto, ¿Qué actitud deberíamos tener hacia una madre?

II. Deberes de los hijos.

a) Honrar a nuestra madre. (Éxodo 20: 12)

b) Temer en actitud de respeto a nuestra madre. (Levíticos 19: 3)

c) No deshonrarla. (Deuteronomio 27: 16)

d) No menospreciar la enseñanza de nuestra madre. (Proverbios 30: 17)

e) Obedecerle. (Efesios 6:1)

Conclusión:

Sin duda la madre es un regalo de Dios, su amor hacia nosotros es muy grande por lo cual debemos honrarla no solo en un día especial, sino cada día de su existencia, para que de esta manera podamos agradar a Dios.

Si usted ha sentido o cree que este sermón le ha tocado su corazón y quiere recibir a Jesucristo como su Salvador personal, solo tiene que hacer la siguiente oración:

Señor Jesús yo te recibo hoy como mi único y suficiente Salvador personal, creo que eres Dios que moriste en la cruz por mis pecados y que resucitaste al tercer día  Me arrepiento, soy pecador. Perdóname Señor. Gracias doy al Padre por enviar al Hijo a morir en mi lugar. Gracias Jesús por salvar mi alma hoy. En Cristo Jesús mi Salvador, Amen.

¿Qué opinas? Únete a la Discusión