Balaam, El Profeta de Dos Caras – Bosquejo

En este Bosquejo para Sermones nos enseña la historia de Balaam, los errores que cometió en su vida, para que podamos aprender de ellos.

Cita Bíblica: Números 22:5–35

Introducción:

En el N.T. hay varias referencias del mal ejemplo de Balaam, y si consideramos su historia observaremos por qué…

Balaam, profeta, angel, personaje biblico1. La locura de Balaam (2 P. 2:16): cuando los mensajeros de Balac le tentaron con ofertas halagüeñas, Dios le dijo: «no vayas»; pero Balaam no estaba conforme con la voluntad expresa de Dios, y porfió hasta conseguir un «sí» condicional (Nm. 22:12–20). Muchas personas saben la voluntad de Dios sobre tal o cual asunto, pero la desobedecen porque quieren seguir su propia voluntad. Una asna reprendió la locura del profeta. Fue un milagro que debía hacerle reflexionar, pero no logró cambiar su testarudez. Un día la insensatez de muchos será reprendida por Dios mismo, el autor de todas las criaturas racionales e irracionales del Universo.

2. El error de Balaam (Jud. 11:2): el profeta quería persuadir a Dios por medio de sus sacrificios (Nm. 23:14–29). Éste fue el primer método empleado por Caín, y las religiones humanas suelen seguir tal ejemplo. Muchas personas quieren sobornar a Dios mediante prolongados rezos, limosnas o donaciones testamentarias, para que pase por alto sus pecados. Es un error muy común (véase Is. 1:11–17).

3. El camino de Balaam (2 P. 2:15): éste es el camino de la codicia. Balaam amó el premio de la maldad. Quiso vender sus dones proféticos por dinero, hablar la Palabra de Dios por lucro. Hay hombres en las iglesias que falsean la verdad para granjear dinero, influencia y posición. Son pastores malos, profetas falsos (Ez. 34). (Compárese con los verdaderos pastores, 1 P. 5:2–4). Hay una profecía acerca de tales falsos guías del pueblo de Dios (2 P. 2:1–3). Y a continuación una sentencia que debe ser tenida muy en cuenta (cap. 2, vs. 4–9)

4. Su doctrina (Ap. 2:14): Nm. 31:16 lo llama «el consejo de Balaam». Aconsejó una unión incestuosa entre los israelitas y las mujeres paganas de Moab. ¡Ay de los que enseñan a los creyentes a mezclarse con los mundanos, o a traer tal mundanismo a la Iglesia de modo que no exista diferencia entre lo sagrado y lo profano.

5. El deseo frustrado de Balaam (Nm. 23:10): el que quiere morir con los rectos, tiene que llevar la vida de un recto. Muchos, imitando a Balaam recurren a pláticas piadosas para cubrir pecados manifiestos; tales son muchos discursos mortuorios de personas ricas que figuran como miembros de ciertas iglesias. Pero las alabanzas de los hombres no pueden cambiar el veredicto de Dios.

Conclusión:

Es solamente el arrepentimiento sincero y la obra expiatoria de Jesucristo invocada no por persona ajena, después de la muerte, sino por el propio interesado lo que puede cambiar el veredicto divino y el destino de los pecadores (véase Is. 55:7 y Sal. 51:7–12). Sólo esto hará posible la muerte de los rectos a la que todo el mundo aspira, pero para la cual no se preparan, siguiendo el ejemplo de Balaam.

Si usted ha sentido o cree que este sermón le ha tocado su corazón y quiere recibir a Jesucristo como su Salvador personal, solo tiene que hacer la siguiente oración:

Señor Jesús yo te recibo hoy como mi único y suficiente Salvador personal, creo que eres Dios que moriste en la cruz por mis pecados y que resucitaste al tercer día  Me arrepiento, soy pecador. Perdóname Señor. Gracias doy al Padre por enviar al Hijo a morir en mi lugar. Gracias Jesús por salvar mi alma hoy. En Cristo Jesús mi Salvador, Amen.

¿Qué opinas? Únete a la Discusión