Cómo Cristo llevó Nuestras Enfermedades – Bosquejo

Tema: Las enfermedades

Objetivo: Enseñar que Cristo ya llevó nuestras enfermedades 

logos university banner

Introducción: Todos nos enfermamos o tenemos muchas necesidades. Quizá lo más normal es tener necesidades. Lo que pasa es que no hemos entendido que problemas siempre íbamos a tener. La Biblia dice: Juan 16:33: 

Estas cosas os he hablado para que EN mí tengáis paz. EN EL MUNDO tendréis aflicción; pero confiad, yo he vencido al MUNDO.

Punto 1. Cristo nuestro Salvador llevó todas nuestras dolencias. 

Mat 8:16  “Y cuando llegó la noche,  trajeron a él muchos endemoniados;  y con la palabra echó fuera a los demonios,  y sanó a todos los enfermos; 17  para que se cumpliese lo dicho por el profeta Isaías,  cuando dijo: El mismo tomó nuestras enfermedades,  y llevó nuestras dolencias.” 

Como podemos ver la Palabra es clara, ya Cristo llevó nuestras enfermedades. Pero ¿por qué estamos estudiando esto? Será porque en ese tiempo sanó a todos los enfermos, echó fuera a los demonios. 

Si Jesús lo hizo en ese tiempo, lo puede hacer ahora. 

Punto 2. Ya Cristo sufrió tu enfermedad 

Isa 53:3  “Despreciado y desechado entre los hombres,  varón de dolores,  experimentado en quebranto;  y como que escondimos de él el rostro,  fue menospreciado,  y no lo estimamos. 4  Ciertamente llevó él nuestras enfermedades,  y sufrió nuestros dolores;  y nosotros le tuvimos por azotado,  por herido de Dios y abatido. 5  Mas él herido fue por nuestras rebeliones,  molido por nuestros pecados;  el castigo de nuestra paz fue sobre él,  y por su llaga fuimos nosotros curados. 6  Todos nosotros nos descarriamos como ovejas,  cada cual se apartó por su camino;  mas Jehová cargó en él el pecado de todos nosotros. 7  Angustiado él,  y afligido,  no abrió su boca;  como cordero fue llevado al matadero;  y como oveja delante de sus trasquiladores,  enmudeció,  y no abrió su boca. 8  Por cárcel y por juicio fue quitado;  y su generación,   ¿quién la contará?  Porque fue cortado de la tierra de los vivientes,  y por la rebelión de mi pueblo fue herido. 9  Y se dispuso con los impíos su sepultura,  mas con los ricos fue en su muerte;  aunque nunca hizo maldad,  ni hubo engaño en su boca” 

Un análisis de este pasaje nos daría que Jesucristo ya padeció todo por nosotros, como podemos ver solo algunas de estas cosas:

  1. Despreciado, nosotros podemos ser despreciados cuando estamos enfermos y sin dinero.
  2. Desechado, nosotros también
  3. Varón de dolores, nosotros no hemos padecido nada comparado con Él.
  4. Experimentado en quebrantos, Nos hace falta mucho para esto
  5. Como que escondimos de Él el rostro, Así esconde la gente el rostro del necesitado, esto es normal quizá en el ser humano, no interesarse por los demás, no nos importa nada lo que sufren los demás.
  6. Fue menospreciado
  7. No lo estimamos, Si no estamos a Cristo que era Dios en la tierra, menos vamos a estimar a los que nos rodean

Y podemos continuar… 

La Biblia promete que por su llaga fuimos curados… 

Punto 3. Si Cristo tomo todas nuestras enfermedades, ¿que tenemos que hacer para sanar, para reclamar nuestra sanidad? 

Reclamarla, buscarla, interceder por ella. 

Mateo 10:1: Entonces llamando a sus doce discípulos, les dio autoridad sobre los espíritus inmundos, para que los echasen fuera, y para SANAR toda enfermedad y toda dolencia. 

Jesús les dio autoridad para echar fuera los espíritus inmundos y para sanar toda enfermedad. 

Marcos 3:15: “y que tuviesen autoridad para SANAR enfermedades y para echar fuera demonios” 

Hay otro tipo de sanidad: la del quebrantamiento del corazón 

Lucas 4:18: El Espíritu del Señor está sobre mí,  Por cuanto me ha ungido para dar buenas nuevas a los pobres; Me ha enviado a SANAR a los quebrantados de corazón; A pregonar libertad a los cautivos, Y vista a los ciegos; A poner en libertad a los oprimidos. 

Lucas 5:17: “Aconteció un día, que él estaba enseñando, y estaban sentados los fariseos y doctores de la ley, los cuales habían venido de todas las aldeas de Galilea, y de Judea y Jerusalén; y el poder del Señor estaba con él para SANAR”.  

Jesús tiene todo el poder de sanarnos, todo lo que necesitamos es adueñarnos de este poder que tiene Dios. En otras iglesias lo reclaman como algo propio, como algo que dan por un hecho, dicen que tenemos que tenemos que reprender a Satanás para que no nos pueda tentar con la enfermedad. Ellos no están muy claros en que Dios tiene sus propósitos por el cual nos viene la enfermedad, que Él está tratando con nosotros por algo que le estamos fallando. Pero Él cuando pone la llaga, ya tiene la medicina. 

Hay dos tipos de forma de poder ser sanados:

1. Es con la medicina

 2 Reyes 20:7: Y dijo Isaías: Tomad masa de higos. Y tomándoLA, LA pusieron sobre LA llaga, y sanó.  

2. Con adueñarnos del poder de Dios 

Lucas 9:1: Habiendo reunido a sus doce discípulos, les dio poder y autoridad sobre todos los demonios, y para SANAR enfermedades.  

Lucas 9:2: Y los envió a predicar el reino de Dios, y a SANAR a los enfermos.  

Punto 4. No dudemos

Mateo 19:26: “Y mirándolos Jesús, les dijo: Para los hombres  Esto ES IMPOSIBLE; más  para DIOS todo ES posible” 

Hebreos 11:6: “Pero SIN FE ES IMPOSIBLE AGRADAR A DIOS; porque ES necesario que el que se Acerca A DIOS crea que le hay, y que ES galardonador de los que le buscan”.  

Punto 5. Resiste al diablo con la palabra

La Biblia dice:

Santiago 4:7 “Someteos,  pues,  a Dios;  resistid al diablo,  y huirá de vosotros”.

Hay un debate de que si nos enfermamos es porque  hemos estado fallando  en algo a Dios, puede ser, pero yo creo que son cosas que Dios pone para que le busquemos más de corazón, para que nos acerquemos a Él. Así que hermanos resistamos al Diablo, sometámonos a Dios y estaremos libres de toda maldad y en armonía con Dios

POR SUS LLAGAS TÚ FUISTE SANADO YA

1 Pedro 2:24, ya Cristo no solamente murió en la cruz e hizo la obra, sino que se fue al cielo ya y está arriba a la diestra del Padre.  Quiere decir, que ahora el es de más profundidad y de más confianza aun para nosotros. 

1 Pedro 2:24: quien llevó él mismo nuestros pecados en su cuerpo sobre el madero, para que nosotros, estando muertos a los pecados, vivamos a la justicia; y POR CUYAHERIDA fuisteis Sanados.

 Habla muy claro en pasado que por Su herida fuimos sanados.  Nos dice claro, que en Su cuerpo lastimado, molido y deshecho, El llevó tu enfermedad en el madero del Calvario, así como llevó tu pecado

JESÚS: SALVADOR-SANADOR

Sabemos que ya Cristo llevó  eso en la cruz y nos acercamos con confianza a Dios, amparado en los méritos de Jesucristo.  Le decimos con confianza: “Señor, perdóname, he cometido una falta, ten misericordia, yo sé que Cristo las llevó en la cruz por mí y Su sangre me limpió de pecado”. Quedamos perdonados instantáneamente, ya que Cristo hizo eso en el calvario y pagó el precio en la cruz.

Si usted ha sentido o cree que este sermón le ha tocado su corazón y quiere recibir a Jesucristo como su Salvador personal, solo tiene que hacer la siguiente oración:

Señor Jesús yo te recibo hoy como mi único y suficiente Salvador personal, creo que eres Dios que moriste en la cruz por mis pecados y que resucitaste al tercer día  Me arrepiento, soy pecador. Perdóname Señor. Gracias doy al Padre por enviar al Hijo a morir en mi lugar. Gracias Jesús por salvar mi alma hoy. En Cristo Jesús mi Salvador, Amen.

Por José Alberto Vega

¿Te gustaría anunciar tu empresa aquí? Leer más

¿Qué opinas? Únete a la Discusión