Deseo Cumplido de Nehemías – Bosquejo para Sermones

En este Bosquejo para Sermones «El Deseo Cumplido de Nehemías» nos cuenta la historia de Nehemías, y se puede tomar como ejemplo, ya que fue un hombre entregado a Dios.

Cita Bíblica: Nehemías 2

Introducción:

profeta nehemias, personaje biblico, bosquejoLa historia de Nehemías es un ejemplo práctico de la vida de oración. Su nombre es ya un detalle interesante. Nehemías significa «compasión de Dios», y él vivía como sintiendo esta realidad en su vida. En todo el libro su carácter revela rasgos de que era…

—Emotivo. Al oír el relato de un viajero que había estado en Jerusalén «lloró» (cap. 1:4).

—Generoso: dio y no percibió sus derechos como gobernador (cap. 5:14).

—Enérgico (véase el cap. 13).

—Piadoso: especialmente, por lo difícil que era mantenerse fiel en medio de una corte antigua.

1. El deseo despertado: por el relato de Hananí. Las impresiones fuertes son origen de las más nobles empresas, cuando hallan terreno apropiado (de ahí, la importancia de leer buenos relatos misioneros).

2. El deseo expuesto ante Dios:

a) Características de esta oración…

—Intensa y sincera: «Lloró y ayunó» (v. 4).

—Llevaba un propósito definido (v. 11).

—Hecha con reverencia, sintiendo el poder y grandeza de Dios (vv. 5, 6).

—Se apoya en las promesas de Dios (vv. 8, 9).

—Con humildad. Confiesa el pecado. ¿En qué sentido podía sentirse culpable?

b) Participaba interiormente del mismo espíritu que llevó a su pueblo al pecado. Examinemos si no es así con los pecados de nuestra patria, aunque no los hayamos cometido de hecho.

c) No había ejecutado todo lo posible para impedir el pecado. Éste es el caso de muchos ciudadanos de Alemania y de otros países.

d) Estaba dispuesto a poner su parte en lo que podía (v. 11).

e) Fue perseverante: oró cuatro meses, de noviembre a marzo.

3. El deseo expuesto ante el rey: imaginémonos el cuadro…

a) Su preocupación, descubierta por el rey. No lo esperaba. ¿Sería el fracaso, o la oportunidad? La expresión «temí» demuestra su estado de ánimo.

b) El recurso supremo en el momento oportuno (cap. 2:4).

c) El recurso utilizado: «Oré al Dios de los Cielos» (cap. 2:4). No tenía un discurso preparado para el rey, pero en todo momento podía hablar con Dios.

La oración jaculatoria es excelente, si no es rutinaria. Sólo se halla en el espíritu de comunión con Dios que resulta de oraciones largas. Para el alma que vive con Dios cualquier lugar es bueno.

4. El deseo cumplido: «Más abundantemente de lo que pedimos o entendemos» (Ef. 3:20).

a) Le envió, dio guardias, madera, le nombró gobernador (cap. 5:16).

b) Pudo ver, además, un despertamiento espiritual allí (cap. 8).

Del mismo modo que un carbón encendido puede ser origen de un gran fuego, un corazón ardiente para Dios puede ser una gran bendición a docenas, centenares o miles de almas, según sus circunstancias.

5. ¿Cuáles son las virtudes de Nehemías que podemos imitar? ¿Cuáles son sus defectos que debemos evitar?

a) Sus excesos de celo que le llevaron a ser duro con los matrimonios mixtos (Neh. 13:23–26). ¿No habría sido mejor exhortar a aquellos israelitas a que enseñasen el culto a Jehová a sus mujeres extranjeras? (puede ponerse como ejemplo el caso de Rut y Noemí (Rut 1 3).

La Palabra de Dios nos refiere tanto las virtudes como los defectos de sus héroes, pero Dios aprecia los motivos de ellos y en este caso eran excesos de celo por un motivo justo; sin embargo, eran excesos. Muchos han sido culpables, en tiempos pasados, de santo fanatismo, y hoy la tendencia es por el otro extremo; pero el término medio es lo que agrada al Señor (véase Ec. 7:16).

b) Su alto concepto de sí mismo (Neh. 13:31): aun cuando fuera con razón (véase Lc. 18:9–14; 2 Co. 10:18).

Conclusión:

Sepamos imitar todas las virtudes de este gran siervo de Dios y evitar sus defectos, no dejándonos llevar por un santo exclusivismo que nos separe de otros hermanos fieles, o un alto concepto de nosotros mismos que pueda llevar al Señor a ejercer sus juicios contra nosotros. Un gran servidor de Dios nos decía: «Job era ante los ojos de Dios como un gran terrón de oro, pero con un granito de piedra en su centro, y Dios tuvo que fundir aquel oro mediante la tribulación para sacar la pequeña piedra (Job 23:10; 1 P. 1:7).

Recordemos que nosotros somos más responsables que los judíos del A.T., porque tenemos la luz completa del Nuevo Testamento.

Si usted ha sentido o cree que este sermón le ha tocado su corazón y quiere recibir a Jesucristo como su Salvador personal, solo tiene que hacer la siguiente oración:

Señor Jesús yo te recibo hoy como mi único y suficiente Salvador personal, creo que eres Dios que moriste en la cruz por mis pecados y que resucitaste al tercer día  Me arrepiento, soy pecador. Perdóname Señor. Gracias doy al Padre por enviar al Hijo a morir en mi lugar. Gracias Jesús por salvar mi alma hoy. En Cristo Jesús mi Salvador, Amen.

¿Qué opinas? Únete a la Discusión