La Sola Gracia – Bosquejo

Tema: La Gracia

Complemento: Porque por Gracia sois salvos

logos university banner

Introducción: ¿Que es la gracia?

Según un diccionario de la lengua española:

Gracia es:

  1. Conjunto de cualidades por las que las personas o las cosas que las poseen resultan atractivas o agradables. “los Davides adolescentes victoriosos, de serena y reposada gracia, de los escultores del Quattrocento; habían gastado mucho en decorar la casa pero el resultado era pobre y carente de gracia”
  2. Elegancia, armonía y desenvoltura de los movimientos de una persona o un animal. “bailar con gracia; caminar con gracia”

En la teología cristiana se entiende por gracia divina o gracia santificante un favor o don gratuito concedido por Dios para ayudar al hombre a cumplir los mandamientos, salvarse o ser santo, como también se entiende el acto de amor unilateral e inmerecido por el que Dios llama continuamente las almas hacia Sí

¿Cuántas veces encontramos la gracia en la Biblia?  Muchas veces, pero específicamente como un regalo no merecido.

gracia

Para abordar este tema vamos a estudiar lo que son conocidas como las cinco solas:

Sola scriptura (“solo por medio de la Escritura”) Que tuvimos la semana pasada

Sola scriptura enseña que solo la Biblia es la palabra de Dios autoritativa e inspirada, es decir, la única fuente de autoridad, y que es accesible para todos, es decir, que es capaz de ser entendida con claridad, y se puede auto interpretar por medio de ella misma. El decir que la Biblia no necesita interpretación fuera de ella misma es una idea que se opone directamente a las enseñanzas tradicionales de la Iglesia ortodoxa, las antigua iglesias orientales ortodoxas, la Iglesia Copta, el anglo catolicismo y la Iglesia católica  las cuales enseñan que la Biblia sólo puede ser interpretada fielmente por medio de la tradición  apostólica; estando ésta representada para la tradición Católico-romana por el Magisterio (que es la autoridad de enseñanza que tienen los obispos en unión con el Papa). A Sola scriptura a veces se le llama el principio formal de la Reforma, puesto que es la fuente y norma para el principio material, Sola fide.

Sola fide (“Solo por la fe Dios salva”)

Sola fide es la enseñanza que dice que la justificación (interpretada en la teología protestante como “ser declarado justo por Dios”, y se asume que significa “salvación””) se recibe sólo por la fe, sin ninguna mezcla ni necesidad de buenas obras, aunque en la teología protestante clásica, la fe salvadora siempre se evidencia por las buenas obras. Algunos protestantes ven esta doctrina resumida con la fórmula “la fe produce justificación y buenas obras” y contrastada con la fórmula católico-romana “fe y buenas obras producen justificación”.

Sola gratia (“solo por la gracia”)

Sola gratia es la doctrina que sostiene que la salvación viene sólo por la gracia divina o gracia de Dios; es decir, por un “favor inmerecido”, no como algo que el pecador haya conseguido por sus propios méritos.

Solus Christus o Solo Christo (“solo Cristo” o “solo a través de Cristo”)

Solus Christus enseña que Jesucristo es el único mediador entre Dios y el hombre, y que no hay salvación por medio de ningún otro como enseña el catolicismo romano

Soli Deo gloria (“la gloria solo para Dios”)

Soli Deo gloria enseña que toda la gloria es sólo para Dios, puesto que la salvación sólo se lleva a cabo a través de su voluntad y acción; no sólo el don de la redención todo-suficiente de Jesús en la cruz, sino también el don de la fe en esa redención, creada en el corazón del creyente por el Espíritu Santo.

¿Qué nos dice estas cinco declaraciones de las cinco solas?

Movimiento Protestante de la Reforma, a veces llamado tradición Reformada, la fe Reformada; es un sistema teológico protestante y un enfoque de la vida cristiana que pone el énfasis en la autoridad de Dios sobre todas las cosas.

Esta vertiente del Cristianismo Protestante fue desarrollada por el reformador religioso francés del siglo XVI Juan Calvino.

Según Juan Calvino en su obra cumbre “Institución” empezaremos con la elección:

“Pablo diciendo que todo el bien y virtud que hay en los hombres, es efecto y fruto de la elección. Y si se busca una causa más profunda, responde san Pablo que Dios así lo ha predestinado; y esto según el puro afecto de su voluntad; palabras con las que echa por tierra todos los medios que los hombres han inventado para ser elegidos. Porque él afirma que todos los beneficios que Dios nos hace para vivir espiritualmente proceden y nacen de esta fuente; a saber, que ha elegido a quienes ha querido, y que antes de haber nacido les había preparado y reservado la gracia que les quería comunicar.

Somos elegidos por gracia, sin consideración de obra alguna presente o futura, para glorificar a Dios con nuestras obras Doquiera que reina esta decisión de Dios no se hace caso alguno de las obras. Es verdad que el Apóstol no lleva adelante aquí la antítesis existente entre estas dos cosas; pero la debemos entender tal cual él mismo la supone en otro lugar: “Nos salvó y llamó con llamamiento santo, no conforme a nuestras obras, sino según el propósito suyo y la gracia que nos fue dada en Cristo antes de los tiempos de los siglos” (2 Tim. 1,9).”

“Mas supongamos que ni san Agustín ni san Ambrosio hablaran de esta materia, y considerémosla en sí misma. San Pablo suscitó una cuestión bien difícil, a saber, si Dios obra justamente al no conceder la gracia más que a quien le parece. La hubiera podido solucionar con una sola palabra, diciendo que Dios considera las obras. Pero, ¿cuál es la razón de que no lo haga así, antes bien continúa con su argumento, que sigue envuelto en la misma dificultad? ¿Por qué, sino porque no debía hacerlo así? Pues el Espíritu Santo, que habló por boca de su Apóstol, no estaba expuesto a olvidarse de lo que había de responder. Responde, pues, claramente y sin lugar a tergiversaciones, que Dios admite en su gracia a los elegidos, porque así le place; que les hace misericordia, porque así le parece. Porque el testimonio de Moisés que él alega: “Tendré misericordia del que tendré misericordia, y seré clemente para con el que seré clemente” (Ex. 33,19), vale tanto como si dijera que Dios se mueve a misericordia, no por otra razón, sino porque quiere hacer misericordia. Por eso permanece verdadero lo que san Agustín dice en otro lugar, 1 que la gracia de Dios no halla a nadie al que deba elegir, sino que ella hace a los hombres aptos para que sean elegidos.”

I. Lo veremos a la luz de la Palabra

Romanos 5:8

  1. “De tal manera amó Dios al mundo”. En siete palabras vemos expresado cuánto y can cuán sublime amor (“egápesen”, un amor con raíces en el Cielo’) amó Dios a este mundo perdido, necesitado, rebelde: a este mundo que, de suyo, aborrece a Dios, es enemigo declarado de Dios, hasta que el amor de Dios lo vence (cf. Rom. 5:8).
  2. “Que ha dado a su Hijo Unigénito”. Otras siete palabras para revelamos el “inefable don” (2a Cor. 9:15) del Padre y el inconmensurable sacrificio del Hijo, con su profundo anonadamiento (Flp. 2:7-8) y su admirable obra de sustitución vicaria en la Cruz (2.a Cor 5:21).
  3. “Para que quienquiera que en El crea”. De nuevo, siete palabras nos aclaran que no todos creen y se salvan, sino que hay un grupo de creyentes (elegidos), que la salvación se obtiene sólo por Cristo, sólo mediante la fe, por la fe sola, y con toda seguridad.
  4. “No se pierda, mas tenga vida eterna”. Finalmente, también son ahora siete palabras las que nos muestran el espantoso estado en que permanecen los que rehúsan crea (“apóletai” = perece, queda destruido) y el glorioso destino de los elegidos para creer, por el poder del Espíritu: la vida eterna, o sea, la “zoé aiónios”, la misma vida que estaba en el Verbo ( Jn. 1:4) desde toda la eternidad, la que El ha venido a traer en abundancia (Jn. 10:10) y que no se acabará jamás (Jn. 10:28; 11:26). Una vida eterna que bien merece el sacrificio de nuestra vida exterior (“bios” o tren de vida, 1.a Jn. 3:17) y el de nuestra “psyché” o vida terrenal (Mt. 10:39; Me. 8:35; Le. 9:24; 14:26; 17:33; Jn. 12:25).

En sí las doctrinas de la Gracia se resumen en lo que se define como TULIP

Depravación Total del Hombre.

Elección Incondicional de Dios hacia el hombre.

Expiación Limitada.

Gracia Irresistible o Llamamiento Eficaz.

La Perseverancia de los Santos.

¿Qué nos dicen los apóstoles?

Hechos 15:7-11 “Y después de mucha discusión,  Pedro se levantó y les dijo: Varones hermanos,  vosotros sabéis cómo ya hace algún tiempo que Dios escogió que los gentiles oyesen por mi boca la palabra del evangelio y creyesen. 8  Y Dios,  que conoce los corazones,  les dio testimonio,  dándoles el Espíritu Santo lo mismo que a nosotros;  9  y ninguna diferencia hizo entre nosotros y ellos,  purificando por la fe sus corazones. 10  Ahora,  pues,  ¿por qué tentáis a Dios,  poniendo sobre la cerviz de los discípulos un yugo que ni nuestros padres ni nosotros hemos podido llevar? 11  Antes creemos que por la gracia del Señor Jesús seremos salvos,  de igual modo que ellos.

II. Continuando con Romanos:

Romanos  3:24  siendo justificados gratuitamente por su gracia,  mediante la redención que es en Cristo Jesús, 25  a quien Dios puso como propiciación por medio de la fe en su sangre,  para manifestar su justicia,  a causa de haber pasado por alto,  en su paciencia,  los pecados pasados, 26  con la mira de manifestar en este tiempo su justicia,  a fin de que él sea el justo,  y el que justifica al que es de la fe de Jesús.

4:4  Pero al que obra,  no se le cuenta el salario como gracia,  sino como deuda; 5  mas al que no obra,  sino cree en aquel que justifica al impío,  su fe le es contada por justicia.

Nosotros no hemos hecho ninguna obra para merecer su gracia, solamente a Él le plació darla.

R 5:1  Justificados,  pues,  por la fe,  tenemos paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo; 2  por quien también tenemos entrada por la fe a esta gracia en la cual en la cual estamos firmes,  y nos gloriamos en la esperanza de la gloria de Dios.

R 5:17  Pues si por la transgresión de uno solo reinó la muerte,  mucho más reinarán en vida por uno solo,  Jesucristo,  los que reciben la abundancia de la gracia y del don de la justicia

R 5:20  Pero la ley se introdujo para que el pecado abundase;  mas cuando el pecado abundó,  sobreabundó la gracia; 21  para que así como el pecado reinó para muerte,  así también la gracia reine por la justicia para vida eterna mediante Jesucristo,  Señor

III. ¿Que nos dice Efesios?

Efesios 1:3  Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo,  que nos bendijo con toda bendición espiritual en los lugares celestiales en Cristo, 4  según nos escogió en él antes de la fundación del mundo,  para que fuésemos santos y sin mancha delante de él, 5  en amor habiéndonos predestinado para ser adoptados hijos suyos por medio de Jesucristo,  según el puro afecto de su voluntad, 6  para alabanza de la gloria de su gracia,  con la cual nos hizo aceptos en el Amado, 7  en quien tenemos redención por su sangre,  el perdón de pecados según las riquezas de su gracia,8  que hizo sobreabundar para con nosotros en toda sabiduría e inteligencia,

¿Cómo era nuestra condición antes de Cristo nos concediera la gracia?

Efesios 2:1  Y él os dio vida a vosotros,  cuando estabais muertos en vuestros delitos y pecados,

2:4  Pero Dios,  que es rico en misericordia,  por su gran amor con que nos amó, 5  aun estando nosotros muertos en pecados,  nos dio vida juntamente con Cristo  (por gracia sois salvos),

Efesios 2:8  “Porque por gracia sois salvos por medio de la fe;  y esto no de vosotros,  pues es don de Dios”

Entonces podemos concluir que la sola Gracia de Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo y su Santo Espíritu podemos tener acceso a la salvación (por gracia sois salvos).

https://es.wikipedia.org/wiki/Cinco_solas

Juan Calvino “Institución” Libro III cap.22 p. 735-736

Ibid P.742-743

Eliseo Tapia Miguel 发布于 2013年6月16日

¿Te gustaría anunciar tu empresa aquí? Leer más

¿Qué opinas? Únete a la Discusión