Lazaro – Bosquejo

Bosquejo para sermones sobre Lazaro. En esta historia tenemos un cuadro del hombre natural y como el poder de Dios puede transformarlo.

Texto base: Juan Capítulos 10-11

logos university banner

Un Cuadro de la Salvación

lazaro, bosquejoAquí en esta historia tenemos un cuadro del hombre natural y como el poder de Dios puede transformarlo.  Lázaro era como todos nosotros.  En su muerte y resurrección vemos el hombre natural, muerto en delitos y pecados, pero por la palabra de Jesús podemos tener vida nueva.

1.           LÁZARO MURIÓ – Vs. 11:14

Lázaro como Adán y Eva, andaban en la presencia de Dios y gozaban de la comunión con El.  Lázaro estaba vivo y conocía a Jesús, pero un día por causa de la corrupción del pecado en su cuerpo, murió físicamente.

Jesús dijo claramente, “Lázaro ha muerto”  11:14

En su muerte tenemos la historia de todos nosotros espiritualmente.  Como Adán y Eva pecaron contra Dios, y fueron castigados con la muerte física y espiritual, así es de todos nosotros.

“Por tanto, como el pecado entró en el mundo por un hombre, y por el pecado la muerte, así la muerte pasó a todos los hombres, por cuanto todos pecaron”.  Romanos 5:12

La Biblia dice claramente que todos nosotros somos pecadores y estamos separados de Dios antes de aceptar a Cristo como nuestro Salvador personal.

“Por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios”.  Romanos 3:23

En Lázaro tenemos un cuadro del hombre natural, muerto en su pecado, andando según la carne y sus deseos.

“Y él os dio vida a vosotros, cuando estabais muertos en vuestros delitos y pecados, en los cuales anduvisteis en otro tiempo, siguiendo la corriente de este mundo, conforme al príncipe de la potestad del aire, el espíritu que ahora opera en los hijos de desobediencia, entre los cuales también todos nosotros vivimos en otro tiempo en los deseos de nuestra carne y de los pensamientos, y éramos por naturaleza hijos de ira, lo mismo que los demás”.  Efesios 2:1-3

Lázaro fue sepultado y sus hermanas, Marta y María no tenían esperanza de verlo nuevamente en esta tierra.  Lázaro estaba muerto.

2.           LÁZARO FUE RESUCITADO – Vs. 11:43-44

Lázaro ya había muerto hacía cuatro días. Pero cuando Jesús venga hay esperanza.

“Entonces quitaron la piedra de donde había sido puesto el muerto.  Y Jesús, alzando los ojos a lo alto, dijo: Padre, gracias te doy por haberme oído.  Yo sabía que siempre me oyes; pero lo dije por causa de la multitud que está alrededor, para que crean que tú me has enviado.  Y habiendo dicho esto, clamó a gran voz: ¡Lázaro, ven fuera!  Y el que había muerto salió, atadas las manos y los pies con vendas, y el rostro envuelto en un sudario.  Jesús les dijo: Desatadle, y dejadle ir”.  Juan 11:41-44

La muerte no tiene poder cuando Jesús liberta una persona de sus pecados.

“Jesús le dijo: ¿No te he dicho que si crees, verás la gloria de Dios?”  Juan 11:40

Cuando una persona muerta en pecado, recibe a Jesús como su Salvador, creyendo en El, tendrá una vida nueva y una resurrección espiritual.

“De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas”.  2 Corintios 5:17

“Pero Dios, que es rico en misericordia, por su gran amor con que nos amó, aun estando nosotros muertos en pecados, nos dio vida juntamente con Cristo (por gracia sois salvos), y juntamente con él nos resucitó”. Efesios 2:4-6

La verdadera vida está en Cristo Jesús nuestro Salvador y Libertador.

3.           LÁZARO ESTABA SENTADO A LA MESA – Vs. 12:1-2

“Seis días antes de la pascua, vino Jesús a Betania, donde estaba Lázaro, el que había estado muerto, y a quien había resucitado de los muertos.  Y hicieron allí una cena; Marta servía, y Lázaro era uno de los que estaban sentados a la mesa con él”. Juan 12:1-2

Después de su restauración a la vida, Lázaro continuó viviendo en la carne y tenía sus deseos naturales de comer.  Todo cristiano debe tener deseo de comer a la mesa del Señor y sentarse con Jesús en su mesa, que es la Iglesia de Jesucristo.

“Y juntamente con él nos resucitó y asimismo nos hizo sentar  en los lugares celestiales con Cristo Jesús”.  Efesios 2:6

La vida no consiste solamente en comer y vivir, pero también en alimentar nuestras almas con la Palabra de Dios.

“El respondió y dijo: Escrito está: No sólo de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios”.  Mateo 4:4

La mesa del Señor, que es su iglesia, es donde el cristiano recibe alimento, sustento, comunión y ayuda para poder vivir una vida que agrada el Señor.

“No dejando de reunirnos, como algunos tienen por costumbre, sino exhortándonos; y tanto más, cuanto veis que aquel día se acerca”.  Hebreos 10:25

La Biblia enseña que cada miembro de la iglesia debe estar presente en los cultos y actividades de la iglesia.  A la mesa del Señor hay lugar para todos y cuando alguien está ausente, su lugar queda vacío.  Ninguno puede tomar su lugar en la iglesia.

4.           LÁZARO TESTIFICO DE JESÚS – Vs. 12:9-11

“Gran multitud de los judíos supieron entonces que él estaba allí, y vinieron, no solamente por causa de Jesús, sino también para ver a Lázaro, a quien había resucitado de los muertos.  Pero los principales sacerdotes acordaron dar muerte también a Lázaro, porque a causa de él muchos de los judíos se apartaban y creían en Jesús”.  Juan 12:9-11

Por su nueva vida muchas personas tomaron nota de él y Lázaro dio toda la gloria a Jesús.

“por causa de él”   Usted también puede mostrar a Jesús a otras personas a través su vida nueva en Jesús.

“Entonces viendo el denuedo de Pedro y de Juan, y sabiendo que eran hombres sin letras y del vulgo, se maravillaban; y les reconocían que habían estado con Jesús”. Hechos 4:13

“Pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra”.  Hechos 1:8

Y usted, ¿ha resucitado de la vieja vida?  ¿Está caminando con Jesús y su pueblo, dando testimonio de su nueva vida en Jesús?

¿Te gustaría anunciar tu empresa aquí? Leer más

¿Qué opinas? Únete a la Discusión