Mentiras que nos Atan – Bosquejo

Tema: La mentira de Satanás versus la verdad de Dios.

Complemento:

logos university banner

Y conoceréis la verdad,  y la verdad os hará libres.

Texto:

Efesios 4:25 Por lo cual, desechando la mentira, hablad verdad cada uno con su prójimo; porque somos miembros los unos de los otros.

INTRODUCCION

Hoy en día nos encontramos en medio de una gran batalla, ¿por qué tantos cristianos viven derrotados o desanimados? Algunos viven esclavizados por su pasado, ya sea por sufrir las consecuencias de sus propios pecados, o por el daño que les han causado otras personas. Otros son incapaces de vencer sus debilidades. Parece que viven atrapados por una fuerza que no les permite ser libres del fracaso y de la derrota. ¿Qué pasa?

Nuestra naturaleza caída nos mueve a pecar y muchas veces no lo podemos evitar, pero el punto es que no nos hemos dado cuenta del increíble recurso que nos proporciona Dios a través de su Espíritu Santo morando en nosotros. No debemos pasar desapercibido otro factor externo que nos mueve a pecar y en este caso a mentir, y es la influencia de Satanás, que como león rugiente anda buscando a quien devorar. En este pequeño estudio vamos a revisar lo que nos dice la Biblia en cuanto a la mentira y como usar los recursos que nuestro Dios nos provee para resistirla. 

satanas-dios

I. TODO COMENZO EN EL PRINCIPIO

Iniciemos nuestro estudio, partiendo del principio de la creación. Volviendo al Huerto del Edén, podremos entender el origen de nuestros problemas. Todo comenzó con unas simples mentiras. Génesis 3:1 nos dice:

Pero la serpiente era astuta, más que todos los animales del campo que Jehová Dios había hecho; la cual dijo a la mujer: ¿Conque Dios os ha dicho: No comáis de todo árbol del huerto?.

Podemos ver la astucia de la serpiente en las mentiras que uso para engañar a la mujer; la serpiente le sugirió a la mujer que Dios les había dicho que no podían comer de todo árbol del huerto, siendo esto mentira, es mas la mujer en los versos 2 y 3, le refuta a la serpiente tal aseveración, diciéndole:

Y la mujer respondió a la serpiente: Del fruto de los árboles del huerto podemos comer; pero del fruto del árbol que está en medio del huerto dijo Dios: No comeréis de él, ni le tocaréis, para que no muráis.

Ella ya le había refutado la mentira a la serpiente, acerca de comer de todo árbol del huerto.

Mentiras

Revisemos mas adelante, en los versículos 4-6, las mentiras que identificamos:

Entonces la serpiente dijo a la mujer: No moriréis; sino que sabe Dios que el día que comáis de él, serán abiertos vuestros ojos, y seréis como Dios, sabiendo el bien y el mal. Y vio la mujer que el árbol era bueno para comer, y que era agradable a los ojos, y árbol codiciable para alcanzar la sabiduría; y tomó de su fruto, y comió; y dio también a su marido, el cual comió así como ella.

¿Qué mentiras identificamos aquí?, primeramente les aseguro que no morirían y segundo serian como Dios. Aunque el pecado más grande es el de desobediencia a Dios.

Lo mismo sucede hoy en día, si volvemos a la pregunta de arriba: ¿Por qué hay tantos cristianos que viven derrotados? Una de las principales razones, es que están siendo engañados por si mismos al prestar atención a mentiras que el diablo y el mundo les dicen. No son capaces de detectar el engaño al cual son sometidos, permiten que el enemigo tome ventaja sobre ellos, y le permiten dirigir sus decisiones, y el resultado es una fatal derrota.

Falsas promesas

Muchas vidas frustradas de cristianos son el producto de una red muy bien tejida de mentiras de parte del enemigo. Este promete lo mejor y paga con lo peor; promete honor y paga con desgracia; promete placer y paga con dolor; promete ganancia y paga con perdidas; promete vida y paga con muerte. Esta es la cruel realidad en la vida de miles de personas.

El arma principal del enemigo es la mentira, Juan 8:44 nos dice:

Vosotros sois de vuestro padre el diablo, y los deseos de vuestro padre queréis hacer. El ha sido homicida desde el principio, y no ha permanecido en la verdad, porque no hay verdad en él. Cuando habla mentira, de suyo habla; porque es mentiroso, y padre de mentira.

La Biblia nos dice claramente que es el padre de la mentira, la usa como arma principal para engañar y esclavizar. Una simple mentira basta para derrotarnos y hacernos esclavos del pecado. Por ejemplo hay muchas personas que creen que el dinero los hará felices, y son tentados a hacer cosas muchas veces terribles con tal de obtener dinero, aparte de que fomenta la avaricia y el egoísmo, aun cuando tengan que engañar o herir a otros.

A continuación veremos Quién es la verdad.

Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí. (Juan 14:6)

II. JESUS ENSEÑO LA VERDAD.

Veamos en Juan 8:45

Y a mi, porque digo la verdad, no me creéis.

Esta es la respuesta que Jesús les dio a el grupo de judíos que no habían creído en Él. ¿Por qué no creían en Él? El versículo 47 nos da la respuesta:

El que es de Dios, las palabras de Dios oye; por esto no las oís vosotros, porque no sois de Dios.

El que es de Dios escucha las palabras de Cristo. Pero veamos por qué les habla de esta manera, lo explica bien claro en lo que les había dicho antes por su incredulidad: Juan 8: 42-43

Jesús entonces les dijo: Si vuestro padre fuese Dios,  ciertamente me amaríais;  porque yo de Dios he salido,  y he venido;  pues no he venido de mí mismo,  sino que él me envió.  ¿Por qué no entendéis mi lenguaje?  Porque no podéis escuchar mi palabra.

Verdad tergiversada

El mundo tiene una versión muy tergiversada de la verdad, totalmente diferente a lo que la Biblia nos enseña. En 1ra. Corintios 2:14 nos dice:

Pero el hombre natural no percibe las cosas que son del Espíritu de Dios, porque para él son locura, y no las puede entender, porque se han de discernir espiritualmente.

Este texto nos aclara como percibe el hombre las cosas de Dios, para él son necedad, y no las entiende, porque se disciernen espiritualmente. Mucho de lo que nos enseña el mundo como la “verdad” es mentira. La humanidad desprecia los valores bíblicos y los señala como mentira, en franca oposición a lo que la Palabra de Dios enseña. A lo blanco le llaman negro. Si algo le sale mal al incrédulo es porque su vida esta edificada en la mentira, tarde o temprano es derrotado, se convierte en esclavo de la mentira.

Veamos ahora lo que nos dice Juan 8:31-32:

Dijo entonces Jesús a los judíos que habían creído en él: Si vosotros permaneciereis en mi palabra, seréis verdaderamente mis discípulos; y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres.

Según este texto lo que nos hace libres es la verdad y es permaneciendo en su palabra que podemos conocer la verdad. Significa esto que las palabras del Señor Jesús nos guían hacia la verdad. Muchos hoy día viven ignorando lo que dice la Biblia, es por eso que viven derrotados, Jesús enseño la verdad, entonces lo que nosotros debemos hacer es leer y estudiar su palabra, ponerla en practica en nuestras vidas y de esa manera viviremos vidas victoriosas.

¿Qué tenemos que aprender para poder tener una vida que agrade a Dios?

III. COMBATIENDO LA MENTIRA CON LA VERDAD.

En el libro a los Efesios 6:14, se nos proporcionan una serie de armas para combatir al enemigo, se le llama La Armadura de Dios, veamos lo que nos dice:

Estad, pues, firmes, ceñidos vuestros lomos con la verdad, y vestidos con la coraza de justicia.

Notemos que la primer pieza de la Armadura de Dios mencionada en el texto es la “verdad” ¿Cómo nos ayuda en la guerra espiritual?; nos sirve para no dejarnos engañar, es interesante notar que la primer pieza es la verdad y la última es la espada del Espíritu que es la palabra de Dios donde se encuentra la verdad. Es la palabra de Dios la que nos ayuda a rechazar todo camino de mentira. Si no fuera por la Biblia, no podríamos detectar las mentiras del enemigo. El Salmo 119:105 se compara la palabra de Dios con una lámpara, que nos sirve para alumbrar nuestra mente y nos guía en este mundo lleno de mentiras y oscuridad. Dice así:

Lámpara es a mis pies tu palabra, y lumbrera a mi camino.

Es verdaderamente imperante, combatir la mentira con la verdad. Es necesario vestirnos con la Armadura de Dios para poder resistir los dardos que nos envía el enemigo.

¿Qué tenemos que hacer para lograr esto tan necesario?

IV. VIVIR EN LA VERDAD.

El libro de los Proverbios nos exhorta a nunca abandonar la misericordia y la verdad, sino que debemos escribirlas en la tabla de nuestro corazón, proponiéndome obedecer sus mandatos, no encubrir mis pecados sino confesarlos. Veamos lo que nos dice en Proverbios 3:3

Nunca se aparten de ti la misericordia y la verdad; Átalas a tu cuello, Escríbelas en la tabla de tu corazón.

En 1 ra de Juan: 2:4 nos dice:

El que dice: Yo le conozco, y no guarda sus mandamientos, el tal es mentiroso, y la verdad no está en él. 

Si pretendemos conocer a Dios y no obedecemos su palabra somos mentirosos y la verdad no esta en nosotros. El énfasis esta en obedecer no solo saber. Que importante es poner en práctica lo que aprendemos. El texto base para este estudio, también nos exhorta a hablar con la verdad a nuestro prójimo, es un estilo de vida que debemos adoptar para ser edificados y edificar a otros. Podemos ahora, conocer el porque es importante la verdad, Dios nos llama a ser veraces, de hecho Él lo es.

Conclusión

Hemos aprendido a través de este breve estudio, que Satanás es el padre de la mentira. A través de sus artimañas tiene engañada a la humanidad, llevándola por un camino oscuro hacia la perdición. También aprendimos que Jesús es la verdad, Él enseño la verdad, su ministerio lo dedico a desmentir al enemigo, y guiar a la humanidad a la luz verdadera, al Padre. Nuestras vidas deben ser victoriosas y llenas del Espíritu Santo.

Debemos incrementar el estudio de la Palabra de Dios, ya que ahí encontramos la verdad que necesitamos conocer, para conducirnos por la vida. Nuestra principal misión es declarar la verdad a nuestro prójimo y hablar verdad entre nosotros, ya que estamos conectados a través del Espíritu Santo. El reto es vivir y practicar la verdad. Debemos imitar a los de Berea, que escudriñaban cada día las escrituras para saber si lo que les decían era la verdad. Seamos hombres espirituales, vivamos en la verdad y que nunca se aparte de nuestras vidas.

Por Mario Samayoa y José Alberto Vega

¿Te gustaría anunciar tu empresa aquí? Leer más

¿Qué opinas? Únete a la Discusión