La Obra del Buen Pastor – Bosquejo

Cita Bíblica: Juan 10:1–30

INTRODUCCIÓN:

La ocasión de la parábola fue para cerrar la boca de los que murmuraban contra Jesús viéndole entre publicanos y pecadores. Su ceguera espiritual les hacía mirar con desprecio el amor de Jesús, que no es un mero sentimiento de condolencia o de amistad, sino un amor diligente y activo que despliega toda su energía para conducir al alma extraviada al redil celestial. Considerémoslo, pues, desde este punto de vista.

logos university banner

1. El pastor encuentra a faltar una oveja: otro cualquiera no se hubiera apercibido, poseyendo un número tan elevado, pero Jesús cita este número como un ejemplo de que todo su afecto estaba puesto en su rebaño y lo que para otros habría sido una pérdida leve, para él era, y es muy grave y sentida.

2. El pastor va en busca de la oveja: las 99 que le quedan no calman su ansiedad por la perdida. Es preciso recobrarla antes que perezca; ella por sí sola jamás volverá. Es necesario arrostrarlo todo para ir en su auxilio:

a) Va personalmente: No envía criados o asalariados a recobrarla evitándose él duras molestias. Nadie como él la buscará con el mismo interés. Así el eterno Verbo de Dios no delegó su misión a los ángeles; prefiere tomar él mismo carne humana.

b) Va a pesar de las dificultades. Éstas, en la parábola, eran la noche, las asperezas del camino, los lobos o los peligros de caer en un precipicio. Jesús llora, sufre, pero sigue adelante pensando en la triste suerte del extraviado.

c) Va lleno de compasión. No lleva un garrote en su mano para castigarla, a pesar de que las aberraciones y extravíos de la oveja le cuestan muy caros, pero no cambian el tierno afecto que por ella siente. El pecado y la obstinación que Jesús nota en los pecadores no
truecan su amor en odio. Él dijo: «No he venido a condenar, sino a salvar al mundo».

d) Busca la oveja hasta encontrarla. Aunque ésta se aleje más y más de él, el Buen Pastor no cesará en su empeño hasta tenerla en sus brazos. Ésta es más o menos la experiencia de todos al pensar en el tiempo anterior a nuestra conversión. ¡Ojalá fuese nuestro empeño buscar a otras almas con la misma perseverancia con que Cristo nos buscó!

Cuando una persona no viene al culto, no debemos decir: ¡que se apañe! Algún día lo sentirá. Debemos pensar que está ciego, en peligro de perderse, no comprende la importancia de las cosas de Dios.

3. buen pastor, obra, bosquejo, jesúsEl hallazgo de la oveja: los esfuerzos del pastor no han sido vanos, pues la oveja se encuentra en una triste condición…

a) Enredada en la maleza del bosque, sin posibilidad de librarse: tal es la situación del hombre alejado de Dios, enredado en el vicio que le sujeta fuertemente. No existe ningún vicio que no haga esclavo al que lo posee.

b) Extenuada por su constante vagar. Muchos millonarios y artistas famosos han confesado al final el desengaño de la vida.

c) Al borde del precipicio. ¿No lo está toda alma no reconciliada con Dios? Inesperadamente la muerte puede poner fin a su extravío, sumiéndole en la perdición eterna.

4. La liberación de la oveja: le faltó tiempo al pastor para acudir en su socorro cuando ésta respondió a su voz con un triste balido Fue lo único que la oveja podía hacer. ¿No es éste también el caso de cada pecador? Lo entienda o no, necesita clamar a Cristo por salvación. Si así lo hubiesen hecho muchos suicidas de la historia, habrían hallado un futuro muy diferente. Los esfuerzos para librarse Sólo empeoraban la situación de la extraviada metida en los zarzales; pero el pastor sabe librarla, separando las espinas que la tenían
sujeta. Así hace Cristo con el perdido. Lo ha hecho con millares y puede hacerlo para ti.

5. La amorosa conducción al redil: éste es el detalle más tierno de la parábola. El pastor no obliga a la descarriada a caminar arrastrándola con una cuerda atada al cuello, pues los sufrimientos que le ha costado al pastor el hallarla, la hacen tanto más estimable. Cristo no nos ata con fuertes preceptos legales después de nuestra conversión, sino con preceptos de amor y gracia. Él no quiere que nos ensuciemos otra vez con el pecado, quiere libramos del mismo, y su gracia misericordiosa dice: «Yo estoy con vosotros todos los días hasta el fin del mundo» (Mt. 28:20). Siempre está dispuesto a llevamos y sobrellevamos si nos acogemos y unimos a Él. El apóstol Pedro dice: «Somos guardados para una herencia también guardada en los Cielos para nosotros» (1 P. 1:5). De otro modo, sabemos por lo que dice Pablo que él anda como león rugiente buscando a quien devorar. Procurará hacer caer de la gracia incluso si pudiera aun a los escogidos. Jesús advierte: «Mis ovejas nadie las arrebatará de mi mano» (Jn. 10:28).

6. La victoria del Buen Pastor: éste es el último cuadro de la conmovedora parábola. El pastor anuncia a sus amigos el hallazgo de su oveja. Jesús expresa esta verdad en Lc. 15:1–7. Jesús, que sufrió por nosotros haciéndose hombre y redimiéndonos con su muerte de cruz, se ha adelantado a dar la buena nueva en los Cielos donde está preparando lugar para nosotros. Aun a los que estamos todavía sobre la Tierra, nos considera, por nuestra fe, ya entrados en el Reino (He. 8:25).

CONCLUSIÓN:

Un día, millones de almas que se habían descarriado alabarán al Buen Pastor en la casa de Dios. ¿No quisieras estar tú también allí? ¿No quieres ser hallado por Cristo? Él te busca, te llama y se acerca a ti por la palabra de sus siervos, quizá por este mismo mensaje. Confíate en sus brazos y serás salvo por la eternidad.

¿Te gustaría anunciar tu empresa aquí? Leer más

¿Qué opinas? Únete a la Discusión