Cristianos: Peligro de Amistad con Gente Mundana – Bosquejo

Este es el Bosquejo para Sermones «El Peligro de la Amistad con la Gente Mundana» que nos enseña la historia de Josafat y Acab.

Cita Bíblica: 1 Reyes 22

INTRODUCCIÓN:

Desde los días de David, el reino de Judá no había tenido un rey tan bueno y piadoso, pero a Acab le interesaban las buenas relaciones con los dos reinos y propuso casar a su hija con Joram. Su madre, Jezabel, era muy hermosa y seguramente la hija lo era también. Esto trajo la visita de Josafat a su vecino, que reinaba sobre un territorio más extenso pero menos consagrado a Dios, donde persistían el culto a los dioses cananeos en forma de becerros instalados en Betthel y en Dan, desde los días de la partición del reino de Israel.

josafat, acab, gente mundana, biblia, amistadEl mismo Salomón había dado un mal ejemplo a sus hijos al hacer una estrecha alianza con Hiram rey de Tiro, y al morir el anciano monarca el servidor que él mismo había ensalzado, Jeroboam, notando cierta inquietud en el pueblo a causa de los altos tributos impuestos por Salomón, se apoderó de las diez tribus norteñas, quedando para Josafat sólo las tribus de Judá y Benjamín (2 R. 11). Seguramente, la visita de Josafat a Acab era en interés de aquel matrimonio de su hijo Joram con Athalia, la reina pagana e impía que eliminó a la muerte de su marido a todos los descendientes del piadoso rey de Israel. ¡Qué bien arregla los pasteles el diablo!

—El enamoramiento del hijo de Josafat.

—La propuesta de Acab de unir los dos ejércitos para conquistar Ramot de Galaad.

—La resistencia por parte de Josafat para atender a las advertencias de Micaías, el único de los profetas de Israel que le decía la verdad, ya que, al parecer todos los demás profetas del Sur habían sido sobornados por Acab, lo que intentaron hacer también con Micaías, a lo cual éste señalándole como los demás profetas de Jehová profetizaban en favor de la propuesta de Acab. La respuesta del profeta, abochornado por su propio rey a quien había sin duda contradicho muchas veces, fue muy valiente: «Lo que Jehová me diga, esto profetizaré».

La historia de un error de bulto

Luego hay en el relato una profecía irónica que seguramente con el tono de voz hizo desconfiar a Acab, pues Dios no emplea la mentira. El diablo sí que es mentiroso y padre de mentira, como indica Jesús en Jn. 8:44. Dios nunca suele usar malos medios para llevar a cabo sus planes pero hace que los malos medios de Satanás se tornen en bien para aquellos a quienes ama. Y esto nos lleva a consideraciones muy útiles.

1. Dios es más sabio que Satanás y endereza los caminos torcidos del diablo: lo vemos en varios ejemplos bíblicos. Recordemos, en el caso de…

a) 2 R. 11: cómo Dios hizo al sacerdote Joiada salvar al nieto de la reina asesina, el pequeño Joás.

b) El caso de José en Egipto: Dios podía cumplir los sueños de José de un modo muy diferente, pero lo hizo por el camino más incomprensible y difícil para el piadoso joven…

—Vendido por sus hermanos.

—Víctima de una calumnia.

—Condenado a la cárcel.

—Olvidado del copero a quien él había favorecido en la cárcel.

2. Los caminos de Dios siempre son superiores a los de Satanás: aunque nosotros nos equivoquemos y cedamos en cosas que nos perjudican. Ésta ha sido nuestra experiencia muchas veces en nuestra larga vida y en la historia de Editorial CLIE. Satanás no es tonto, pero probablemente no conoce el porvenir. Dios tiene muchos caminos para cumplir sus planes, pero usa los de Satanás a veces por culpa nuestra y los transforma en bienes. Lo mismo que a veces ocurre en algunos fenómenos de la naturaleza, que también son obra de Dios (ej.: una herida en el cuerpo de una ostra se transforma en una perla). De ahí que sea bien cierta la declaración de Pablo: «A los que Dios ama», o bien «A los que aman a Dios» (pues ambas versiones son reales en la frase griega). En el caso de Josafat, Dios permitió que Satanás hiciera hablar mentira atribuyéndolo a él mismo para un doble propósito divino:

a) Cumplir la profecía de Elías contra Acab (1 R. 21:18–29).

b) Dar una provechosa lección a Josafat (1 R. 22:32–38). Seguramente este buen rey tuvo un susto mayúsculo cuando vio venir a los sirios contra él.

3. La misericordia de Dios alcanza aun a los hombres más pecadores, y esto confirma lo que dice Jesús en Mt. 11:20–24. No podemos penetrar en los castigos y los premios del más allá, pero el mismo Jesús declara que habrá diferencia tanto de uno como de otro, conforme a sus hechos. A nosotros nos parece raro y casi injusto que Dios tuviera en cuenta el arrepentimiento de Acab para prolongar su vida, pero así ocurrió y creemos que los planes de Dios no se detienen en esta vida, sino que van hasta el más allá.

CONCLUSIÓN:

Esto mismo podemos aprender de la historia que sigue acerca de Ocozías hijo mayor de Acab, quien propuso un negocio a Josafat que resultó un fracaso, porque sin perjudicar la vida de ninguno de los dos, resultó en una lección de castigo para ambos, puesto que los barcos enviados en busca de oro naufragaron en Ezion-Geber, a la salida del golfo de Akaba, que se ha hecho célebre por la invasión de Kuwait por los iraquíes. Dios tiene muchas lecciones que enseñarnos con accidentes desagradables y también con bendiciones. Que de todas ellas sepamos aprender la lección.

Si usted ha sentido o cree que este sermón le ha tocado su corazón y quiere recibir a Jesucristo como su Salvador personal, solo tiene que hacer la siguiente oración:

Señor Jesús yo te recibo hoy como mi único y suficiente Salvador personal, creo que eres Dios que moriste en la cruz por mis pecados y que resucitaste al tercer día  Me arrepiento, soy pecador. Perdóname Señor. Gracias doy al Padre por enviar al Hijo a morir en mi lugar. Gracias Jesús por salvar mi alma hoy. En Cristo Jesús mi Salvador, Amen.

¿Qué opinas? Únete a la Discusión