La Sola Gracia – Bosquejo para Sermones

Sermón: La Sola Gracia

Tema: La Gracia

Complemento: Porque por Gracia sois salvos

Introducción:

¿Que es la gracia?

Según un diccionario de la lengua española:

Gracia es:

1. Conjunto de cualidades por las que las personas o las cosas que las poseen resultan atractivas o agradables.

2. Elegancia, armonía y desenvoltura de los movimientos de una persona o un animal.

“bailar con gracia; caminar con gracia”

En la teología cristiana se entiende por gracia divina o gracia santificante un favor o don gratuito concedido por Dios para ayudar al hombre a cumplir los mandamientos, salvarse o ser santo, como también se entiende el acto de amor unilateral e inmerecido por el que Dios llama continuamente las almas hacia Sí.

Aunque en la Biblia la gracia es fundamentalmente un atributo de Dios (1 P 5.10) “Mas el Dios de toda gracia, que nos llamó a su gloria eterna en Jesucristo, después que hayáis padecido un poco de tiempo, él mismo os perfeccione, afirme, fortalezca y establezca.

MH Vv. 10-14.En conclusión, el apóstol ora a Dios por ellos, como el Dios de toda gracia. Perfeccione quiere decir su progreso hacia la perfección. Afirme se refiere a la cura de nuestra natural ligereza e inconstancia. Fortalezca tiene que ver con el crecimiento de las virtudes, especialmente en las que estamos más bajos y débiles. Establezca significa fijarse sobre un fundamento firme, y puede referirse a aquel que es el fundamento y fuerza del creyente. El poder de estas doctrinas en el corazón y sus frutos en la vida, muestra quiénes son partícipes de la gracia de Dios. La conservación y el crecimiento en el amor cristiano, y en el afecto mutuo, no es cuestión de un saludo vacío, sino la marca y signo de Jesús sobre sus seguidores. Otros pueden tener una falsa paz por un tiempo, y los malvados pueden desearla para sí mismos y para sus iguales; pero la de ellos es una vana esperanza, y llegará a nada. En Cristo se encuentra una paz sólida, la cual fluye de Él.

I. ¿Cómo podemos estar tan seguros de la Gracia de Dios?

Uno de los atributos de Dios es: Su inmanencia, quiere decir que no cambia, sus promesas son eternas, así que, si Él nos ha ofrecido la Gracia desde antes de la fundación del mundo, ésta, no cambiará por nada

La mención más usual es la “gracia de Dios” Hechos 14.26 ct 14:26

“De allí navegaron a Antioquía, desde donde habían sido encomendados a la gracia de Dios para la obra que habían cumplido.”

MH Vv. 1-7. “Los apóstoles hablaban con tanta sencillez, con tanta demostración y pruebas del Espíritu y con tal poder; tan cálidamente y con tanto interés por las almas de los hombres, que quienes les escuchaban no podían decir sino que Dios estaba de verdad con ellos. Cuando iban en el nombre y el poder de Cristo, Él no dejaba de dar testimonio de la palabra de su gracia.

Hechos 20:24  “Pero de ninguna cosa hago caso, ni estimo preciosa mi vida para mí mismo, con tal que acabe mi carrera con gozo, y el ministerio que recibí del Señor Jesús, para dar testimonio del evangelio de la gracia de Dios.

Puedo decir sin temor a equivocarme que por Gracias somos salvos (Cf Efe 2:8), pero Dios no solo nos concede la salvación por medio de su Gracia, sino también, nos ayuda a poder vencer todos los obstáculos que tengamos en el caminar cristiano, para no perdernos.

Podemos encontrar esta explicación en el comentario al Nuevo Testamento  de William Hendriksen, Pag. 783: El evangelio mismo descubre la gracia de Dios para con su pueblo. En sus palabras de despedida, Pablo usa este concepto una vez más cuando encomienda a los ancianos a Dios y a la palabra de su gracia (v. 32). Igualmente, en el Concilio de Jerusalén, Pedro dijo que los gentiles son salvos mediante la gracia de Jesús, (15:11). La salvación es el don de gracia de Dios, de la cual los pecadores se apropian en fe.

2 Co 8.1 “Asimismo, hermanos, os hacemos saber la gracia de Dios que se ha dado a las iglesias de Macedonia” MH Vv. 1-6.La gracia de Dios debe reconocerse como raíz y fuente de todo bien en nosotros, o hecho por nosotros, en todo momento. Gran gracia y favor de Dios es que seamos útiles para el prójimo y el progreso de cualquier obra buena.

Podemos leer también Col 1.6; 2 Ts 1.12; Tit 2.11).

Pero también encontramos en algunos pasajes también virtud humana.

Proverbios 1.9 “Porque adorno de gracia serán a tu cabeza, Y collares a tu cuello.”

Proverbios 3.22 “Y serán vida a tu alma, Y gracia a tu cuello.”

En ocasiones, gracia tiene la significación particular de una ofrenda (2 Co 8.19, RV-1909) y en plural expresa una acción de gratitud (1 Ti 4.4; Heb 12.28, VP).

¿Cuántas veces encontramos la gracia en la Biblia?  Muchas veces, pero específicamente como un regalo no merecido.

Para abordar este tema vamos a estudiar lo que son conocidas como las cinco solas:

Sola scriptura (“solo por medio de la Escritura”) Que tuvimos la semana pasada

Sola fide (“Solo por la fe Dios salva”)

Sola gratia (“solo por la gracia”)

Sola gratia es la doctrina que sostiene que la salvación viene sólo por la gracia divina o gracia de Dios; es decir, por un “favor inmerecido”, no como algo que el pecador haya conseguido por sus propios méritos.

Solus Christus o Solo Christo (“solo Cristo” o “solo a través de Cristo”)

Solus Christus enseña que Jesucristo es el único mediador entre Dios y el hombre, y que no hay salvación por medio de ningún otro como enseña el catolicismo romano

Soli Deo gloria (“la gloria solo para Dios”)

Soli Deo gloria enseña que toda la gloria es sólo para Dios

Esta vertiente del Cristianismo Protestante fue desarrollada por el reformador religioso francés del siglo XVI Juan Calvino.

Según Juan Calvino en su obra cumbre “Institución” Juan Calvino “Institución” Libro III cap.22 p. 735-736, empezaremos con la elección:

Somos elegidos por gracia, sin consideración de obra alguna presente o futura, para glorificar a Dios con nuestras obras Doquiera que reina esta decisión de Dios no se hace caso alguno de las obras. Es verdad que el Apóstol no lleva adelante aquí la antítesis existente entre estas dos cosas; pero la debemos entender tal cual él mismo la supone en otro lugar: “Nos salvó y llamó con llamamiento santo, no conforme a nuestras obras, sino según el propósito suyo y la gracia que nos fue dada en Cristo antes de los tiempos de los siglos” (2 Tim. 1,9).”

Elección por gracia incondicional

Antes de la fundación del mundo, Dios escogió a quienes serán los recipientes de su maravillosa gracia. Lo hizo sin condiciones previstas en nosotros. Dios no escogió a nadie porque vio de antemano que iba a escoger a Cristo, porque nadie puede escoger a Cristo, estando muerto en pecado. Aunque la elección es sin méritos, no es por eso arbitraria. Esta doctrina expone que la gracia se basa enteramente en la voluntad soberana divina y no constituye respuesta a algo que el hombre piensa o realice.

Sacrificio eficaz de Cristo

Según Roger Smalling, en Si Jesús P. 4

El sacrificio de Jesús es la única causa eficaz de la salvación de los elegidos. La crucifixión no sólo proveyó la salvación, sino que también la cumplió.
Aunque el sacrificio de Cristo en la cruz es suficiente para salvar a todos, el Padre lo dispuso solamente para los elegidos. El sacrificio en la cruz, no la voluntad humana, es la causa de la fe, la obediencia, la buena voluntad y la seguridad eterna de los elegidos. Cristo murió, no para dar una mera posibilidad de salvación, sino para garantizar la certeza de ella a todos los elegidos.

II. Pero ¿qué dice la Palabra de la Gracia?

Lo veremos a la luz de la Palabra

Juan 3:16

“De tal manera amó Dios al mundo”. En siete palabras vemos expresado cuánto y can cuán sublime amor (“egápesen”, un amor con raíces en el Cielo’) amó Dios a este mundo perdido, necesitado, rebelde: a este mundo que, de suyo, aborrece a Dios, es enemigo declarado de Dios, hasta que el amor de Dios lo vence (cf. Rom. 5:8).

“Que ha dado a su Hijo Unigénito”. Otras siete palabras para revelamos el “inefable don” (2a Cor. 9:15) del Padre y el inconmensurable sacrificio del Hijo, con su profundo anonadamiento (Flp. 2:7-8) y su admirable obra de sustitución vicaria en la Cruz (2.a Cor 5:21).

“Para que quienquiera que en El crea”. De nuevo, siete palabras nos aclaran que no todos creen y se salvan, sino que hay un grupo de creyentes (elegidos), que la salvación se obtiene sólo por Cristo, sólo mediante la fe, por la fe sola, y con toda seguridad.

“No se pierda, mas tenga vida eterna”. Finalmente, también son ahora siete palabras las que nos muestran el espantoso estado en que permanecen los que rehúsan crea (“apóletai” = perece, queda destruido) y el glorioso destino de los elegidos para creer, por el poder del Espíritu: la vida eterna, o sea, la “zoé aiónios”, la misma vida que estaba en el Verbo ( Jn. 1:4) desde toda la eternidad, la que El ha venido a traer en abundancia (Jn. 10:10) y que no se acabará jamás (Jn. 10:28; 11:26). Una vida eterna que bien merece el sacrificio de nuestra vida exterior (“bios” o tren de vida, 1.a Jn. 3:17) y el de nuestra “psyché” o vida terrenal (Mt. 10:39; Me. 8:35; Le. 9:24; 14:26; 17:33; Jn. 12:25).

En sí las doctrinas de la Gracia se resumen en lo que se define como TULIP

Depravación Total del Hombre.

Elección Incondicional de Dios hacia el hombre.

Expiación Limitada.

Gracia Irresistible o Llamamiento Eficaz.

Continuando con Romanos:

Romanos  3:24  siendo justificados gratuitamente por su gracia,  mediante la redención que es en Cristo Jesús, 25  a quien Dios puso como propiciación por medio de la fe en su sangre,  para manifestar su justicia,  a causa de haber pasado por alto,  en su paciencia,  los pecados pasados, 26  con la mira de manifestar en este tiempo su justicia,  a fin de que él sea el justo,  y el que justifica al que es de la fe de Jesús.

4:4  Pero al que obra,  no se le cuenta el salario como gracia,  sino como deuda; 5  mas al que no obra,  sino cree en aquel que justifica al impío,  su fe le es contada por justicia.

Nosotros no hemos hecho ninguna obra para merecer su gracia, solamente a Él le plació darla.

R 5:1  Justificados,  pues,  por la fe,  tenemos paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo; 2  por quien también tenemos entrada por la fe a esta gracia en la cual en la cual estamos firmes,  y nos gloriamos en la esperanza de la gloria de Dios.

R 5:17  Pues si por la transgresión de uno solo reinó la muerte,  mucho más reinarán en vida por uno solo,  Jesucristo,  los que reciben la abundancia de la gracia y del don de la justicia

R 5:20  Pero la ley se introdujo para que el pecado abundase;  mas cuando el pecado abundó,  sobreabundó la gracia; 21  para que así como el pecado reinó para muerte,  así también la gracia reine por la justicia para vida eterna mediante Jesucristo,  Señor

III. ¿Qué nos dice Efesios?

Efesios 1:3-8  “Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo,  que nos bendijo con toda bendición espiritual en los lugares celestiales en Cristo, 4  según nos escogió en él antes de la fundación del mundo,  para que fuésemos santos y sin mancha delante de él, 5  en amor habiéndonos predestinado para ser adoptados hijos suyos por medio de Jesucristo,  según el puro afecto de su voluntad, 6  para alabanza de la gloria de su gracia,  con la cual nos hizo aceptos en el Amado, 7  en quien tenemos redención por su sangre,  el perdón de pecados según las riquezas de su gracia,8  que hizo sobreabundar para con nosotros en toda sabiduría e inteligencia,

¿Cómo era nuestra condición antes de Cristo nos concediera la gracia?

Efesios 2:1  Y él os dio vida a vosotros,  cuando estabais muertos en vuestros delitos y pecados,

2:4  Pero Dios,  que es rico en misericordia,  por su gran amor con que nos amó, 5  aun estando nosotros muertos en pecados,  nos dio vida juntamente con Cristo  (por gracia sois salvos),

Efesios 2:8  “Porque por gracia sois salvos por medio de la fe;  y esto no de vosotros,  pues es don de Dios”

Entonces podemos concluir que la sola Gracia de Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo y su Santo Espíritu, podemos tener acceso a la salvación (por gracia sois salvos).

12 de junio 2018 Por José Alberto Vega

 

¿Qué opinas? Únete a la Discusión