¿Somos lo que Aparentamos? – Bosquejo para Sermones

Tema: De que no somos justos, Porque sabiendo que le fallamos a Dios no estamos buscamos su rostro como debe de ser.

Objetivo:

Enseñar a todos que en Cristo Jesús tenemos la oportunidad de ser justificados, viviendo una vida sin pecado, siendo limpiados por su sangre.

Introducción:

Este sermón es para todo aquel que conoce la Palabra de Dios, empezando con su servidor,  pastores, maestro, cristianos y pueblo en general, de cómo nos hemos desviado del camino. De que estamos enseñando lo que no practicamos. Que nos hemos hecho cara dura, que le hemos fallamos a Dios.

Ilustración:

aparentamos, apariencias, bosquejo

Cuantos de nosotros hemos predicado lo que no estamos viviendo, o hemos enseñado a otros pero no ponemos en práctica lo que enseñamos.

Punto 1. Para los que conocemos la Palabra (para pastores, maestros y cristianos)

Romanos 2:17 “He aquí,  tú tienes el sobrenombre de judío,  y te apoyas en la ley,  y te glorías en Dios, 18  y conoces su voluntad,  e instruido por la ley apruebas lo mejor, 19  y confías en que eres guía de los ciegos,  luz de los que están en tinieblas, 20  instructor de los indoctos,  maestro de niños,  que tienes en la ley la forma de la ciencia y de la verdad. 21  Tú,  pues,  que enseñas a otro,  ¿no te enseñas a ti mismo?  Tú que predicas que no se ha de hurtar,  ¿hurtas? 22  Tú que dices que no se ha de adulterar,  ¿adulteras?  Tú que abominas de los ídolos,  ¿cometes sacrilegio? 23  Tú que te jactas de la ley,  ¿con infracción de la ley deshonras a Dios? 24 Porque como está escrito, el nombre de Dios es blasfemado entre los gentiles por causa de vosotros”.

Muchas veces nosotros los cristianos, los que hemos tenido un encuentro personal con Jesús, el autor y consumador de la fe. Que sabemos que vino a la tierra para darnos la salvación con su sangre preciosa. Somos piedra de tropiezo para los inconversos, por nuestro mal testimonio. Le fallamos a Dios casi todo el tiempo. Mentimos, aparentamos vivir una vida en santidad, pero la verdad es que no practicamos lo que enseñamos.

Punto 2. ¿Somos mejores que los inconversos?

Romanos 3:9-21 “¿Qué,  pues?  ¿Somos nosotros mejores que ellos?  En ninguna manera;  pues ya hemos acusado a judíos y a gentiles,  que todos están bajo pecado. 10  Como está escrito: No hay justo,  ni aun uno; 11  No hay quien entienda. No hay quien busque a Dios. 12  Todos se desviaron,  a una se hicieron inútiles; No hay quien haga lo bueno,  no hay ni siquiera uno. 13  Sepulcro abierto es su garganta; Con su lengua engañan. Veneno de áspides hay debajo de sus labios; 14  Su boca está llena de maldición y de amargura. 15  Sus pies se apresuran para derramar sangre; 16  Quebranto y desventura hay en sus caminos; 17  Y no conocieron camino de paz. 18  No hay temor de Dios delante de sus ojos. 19  Pero sabemos que todo lo que la ley dice,  lo dice a los que están bajo la ley,  para que toda boca se cierre y todo el mundo quede bajo el juicio de Dios; 20  ya que por las obras de la ley ningún ser humano será justificado delante de él;  porque por medio de la ley es el conocimiento del pecado. (Romanos 7:7 “¿Qué diremos, pues? ¿La ley es pecado? En ninguna manera. Pero yo no conocí el pecado sino por la ley; porque tampoco conociera al codicia, si la ley no dijera: No codiciarás”).

Realmente no hay ni siquiera uno que sea justo.

Punto 3. ¿Qué es lo que tenemos que hacer para cambiar?

Romanos 3:21-  “Pero ahora,  aparte de la ley,  se ha manifestado la justicia de Dios,  testificada por la ley y por los profetas; 22 la justicia de Dios por medio de la fe en Jesucristo,  para todos los que creen en él.  Porque no hay diferencia, 23  por cuanto todos pecaron,  y están destituidos de la gloria de Dios, 24  siendo justificados gratuitamente por su gracia,  mediante la redención que es en Cristo Jesús, 25  a quien Dios puso como propiciación por medio de la fe en su sangre,  para manifestar su justicia,  a causa de haber pasado por alto,  en su paciencia,  los pecados pasados, 26  con la mira de manifestar en este tiempo su justicia,  a fin de que él sea el justo,  y el que justifica al que es de la fe de Jesús. 27  ¿Dónde,  pues,  está la jactancia?  Queda excluida.  ¿Por cuál ley?  ¿Por la de las obras?  No,  sino por la ley de la fe. 28  Concluimos,  pues,  que el hombre es justificado por fe sin las obras de la ley. 29  ¿Es Dios solamente Dios de los judíos?  ¿No es también Dios de los gentiles?  Ciertamente,  también de los gentiles”. Nuestro Dios es el Dios de todos

Efesios 2:8 “Porque por gracia sois salvos por medio de la fe;  y esto no de vosotros,  pues es don de Dios; 9  no por obras,  para que nadie se gloríe. 10  Porque somos hechura suya,  creados en Cristo Jesús para buenas obras,  las cuales Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas”.

Debemos morir al pecado, al engaño:

Romanos 6:1-4  “¿Qué,  pues,  diremos?  ¿Perseveraremos en el pecado para que la gracia abunde? 2  En ninguna manera.  Porque los que hemos muerto al pecado,  ¿cómo viviremos aún en él? 3  ¿O no sabéis que todos los que hemos sido bautizados en Cristo Jesús,  hemos sido bautizados en su muerte? 4  Porque somos sepultados juntamente con él para muerte por el bautismo,  a fin de que como Cristo resucitó de los muertos por la gloria del Padre,  así también nosotros andemos en vida nueva”.

Romanos 6:12 “No reine,  pues,  el pecado en vuestro cuerpo mortal,  de modo que lo obedezcáis en sus concupiscencias; 13  ni tampoco presentéis vuestros miembros al pecado como instrumentos de iniquidad,  sino presentaos vosotros mismos a Dios como vivos de entre los muertos,  y vuestros miembros a Dios como instrumentos de justicia. 14  Porque el pecado no se enseñoreará de vosotros;  pues no estáis bajo la ley,  sino bajo la gracia”.

Debemos vivir en el Espíritu:

Romanos 8:1  “Ahora,  pues,  ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús,  los que no andan conforme a la carne,  sino conforme al Espíritu”.

¿Qué opinas? Únete a la Discusión