La Tentación y el Cristianismo – Bosquejo

tentación, manzana, serpiente

Introducción:

En este estudio trataremos de explicar que es la tentación y como vencerla como cristianos. Antes diremos que no es fácil, pero que debemos estar preparados para lograr salir más victoriosos en esta lucha.

Ilustración:

Dios sabe lo que podemos soportar:

Un hombre estaba comprando en un mercado acompañado de su hijo pequeño que le seguía muy cerca.  El chico llevaba un cesto grande, y el padre iba llenándolo con un artículo tras otro.  Ponía latas de conservas, azúcar, harina, carne, un surtido de verduras, etc.  Un cliente que los observaba desde atrás, le dijo en voz baja: «Esta es una carga muy pesada para que un niño como tú la lleve, ¿no es así?»  El chico dio la vuelta mirando hacia él un poco sorprendido de que alguien se lo dirigiera.  Entonces, con una sonrisa llena de paciencia, contestó: «¡Oh, no se preocupe!, mi padre sabe muy bien cuánto puedo llevar».

I. ¿Cual es la tentación más fuerte del cristiano?

R/ Yo creo que la sexual.

Marcos 14:38  Velad y orad,  para que no entréis en tentación;  el espíritu a la verdad está dispuesto,  pero la carne es débil.

Lucas 4:13  Y cuando el diablo hubo acabado toda tentación,  se apartó de él por un tiempo.

1 Corintios 10:13  No os ha sobrevenido ninguna tentación que no sea humana;  pero fiel es Dios,  que no os dejará ser tentados más de lo que podéis resistir,  sino que dará también juntamente con la tentación la salida,  para que podáis soportar.

Comentario Mathew Henry:

Marcos 14:6-14. Los deseos carnales se fortalecen con la indulgencia, por tanto, deben refrenarse en su primera aparición. Temamos los pecados de Israel, si queremos evitar sus plagas. Es justo temer que los que así tientan a Cristo sean dejados por Él en poder de la serpiente antigua. Murmurar contra las disposiciones y los mandamientos de Dios, es una provocación extrema. Nada en la Escritura ha sido escrito en vano, siendo sabiduría y deber nuestros, aprender de ella. Otros han caído, así que nosotros podemos caer. El seguro cristiano contra el pecado es desconfiar de sí mismo. Dios no ha prometido impedir que caigamos si no nos cuidamos a nosotros mismos. Se agrega una palabra de consuelo a esta palabra de cautela. Los demás tienen cargas similares y tentaciones parecidas: nosotros también podemos soportar lo que ellos soportan y salir adelante. Dios es sabio y fiel, y hará que nuestras cargas sean según nuestra fuerza. Él sabe lo que podemos soportar. Dará una vía de escape; librará de la prueba misma o, por lo menos, de la maldad de esta. Tenemos un estímulo pleno para huir del pecado, y ser fieles a Dios. No podemos caer por la tentación, si nos aferramos a Él con fuerza. Sea que el mundo sonría o se enoje, es un enemigo; pero los creyentes serán fortalecidos para vencerlo, con todos sus terrores y seducciones. El temor del Señor en sus corazones será el mejor medio de seguridad.

Comentario Jamieson – Fausset-Brown

Lucas 13. No os ha tomado tentación sino humana—Es un consuelo para ellos, frente a la tentación, el saber que ésta es “humana”; es decir “común al hombre,” “tal que el hombre puede aguantar,” “adaptada a su capacidad para soportar.” mas fiel es Dios—(Psa_125:3; Isa_27:3, Isa_27:8; Rev_3:10.) “Dios es fiel” al pacto que ha hecho con vosotros al llamaros (1Th_5:24). El ser guiado a la tentación es distinto de precipitarse en la tentación, lo que equivaldría a “tentar a Dios” (v. 9; Mat_4:7). dará … con la tentación la salida—(Jer_29:11; 2Pe_2:9.) En griego, la palabra, que aquí se traduce “salida” significa el medio de escape apropiado a cada tentación particular; no una salida inmediata, sino en el tiempo oportuno, después que la paciencia ha hecho su obra perfecta (Jam_1:2-4, Jam_1:12). El proporcionará el medio de escape simultáneamente con la tentación que en su providencia, permisivamente, ha preparado para su pueblo. para que podáis aguantar—o soportarla: no que la haya de quitar (2Co_12:7-9).

II. ¿Cuál es la otra gran tentación mas fuerte?

R/ Yo creo que la monetaria.

1 Timoteo 6:9  Porque los que quieren enriquecerse caen en tentación y lazo,  y en muchas codicias necias y dañosas,  que hunden a los hombres en destrucción y perdición

Comentario:

Cuando estemos en los apremios más grandes, no podemos estar más pobres que cuando vinimos a este mundo; un sudario, un ataúd, y una tumba, es todo lo que puede tener el hombre más rico del mundo con toda su riqueza. Si la naturaleza se contenta con poco, la gracia debe contentarse con menos. Las cosas necesarias de la vida limitan los deseos del cristiano verdadero, y con ellas debe contentarse.

Aquí vemos el mal de la codicia. No se dice que son ricos, sino los que quieren enriquecerse, los que depositan su felicidad en la riqueza y están ansiosos y decididos a obtenerla. Los que son así dan a Satanás la oportunidad para tentarlos, guiándolos a usar medios deshonestos y malas costumbres para aumentar sus ganancias. Además, los guía a tantas ocupaciones y a tal prisa de los negocios que no dejan tiempo ni inclinación para la religión espiritual; los guía a conexiones que los llevan al pecado y la necedad. ¡A qué pecados son llevados los hombres por amor al dinero! La gente puede tener dinero y no amarlo, pero si lo aman esto los empujará a todo mal. Toda clase de iniquidad y vicio, de una u otra forma, nacen del amor al dinero. No podemos mirar alrededor sin notar muchas pruebas de esto, especialmente en una época de prosperidad material, grandes gastos y profesión relajada.

III. ¿Entonces cual debe de ser la actitud del cristiano para vencer la tentación?

Efesios 6:17 Y tomad el yelmo de la salvación,  y la espada del Espíritu,  que es la palabra de Dios; 18 orando en todo tiempo con toda oración y súplica en el Espíritu,  y velando en ello con toda perseverancia y súplica por todos los santos

Hermanos la Biblia es clara, nos explica que tentaciones tendremos, pues hasta NUESTRO SEÑOR JESUS las tuvo, que era Dios en la tierra, como no las tendremos nosotros.

Conclusión:

Santiago  4:7  Someteos,  pues,  a Dios;  resistid al diablo,  y huirá de vosotros.

1 Pedro 5:9  Al cual resistid firmes en la fe,  sabiendo que los mismos padecimientos se van cumpliendo en vuestros hermanos en todo el mundo.

Si usted ha sentido o cree que este sermón le ha tocado su corazón y quiere recibir a Jesucristo como su Salvador personal, solo tiene que hacer la siguiente oración:

Señor Jesús yo te recibo hoy como mi único y suficiente Salvador personal, creo que eres Dios que moriste en la cruz por mis pecados y que resucitaste al tercer día  Me arrepiento, soy pecador. Perdóname Señor. Gracias doy al Padre por enviar al Hijo a morir en mi lugar. Gracias Jesús por salvar mi alma hoy. En Cristo Jesús mi Salvador, Amen.

Por: José Alberto Vega

¿Qué opinas? Únete a la Discusión