12 Cosas Que te Harán Feliz – Estudio Comparativo

El presente estudio de las “12 Cosas Que te Harán Feliz” es un estudio comparativo de la posición de los psicólogos comparado con la Palabra de Dios. Lo podemos desarrollar como un sermón en varias etapas o como un estudio completo de las cosas que nos hace feliz a los que tenemos a Cristo en nuestras vidas. 

Los psicólogos, al igual que los filósofos, tratan de encontrar lo que puede hacer feliz de una manera estable a la gente, ellos hacen estudios de la llamada pisicología positiva. No es que estén completamente equivocados, pero creo que hay algo que ellos no han tomado en cuenta al igual que los filósofos que creyeron que podían encontrar la solución a los problemas de la humanidad pero alejados completamente de Dios, y es Dios obrando en las personas por medio de su Santo Espíritu el único que puede darnos la felicidad.

Según la psicóloga Sonja Lyubomirsky hay 12 cosas que la gente feliz hace de manera regular para incrementar sus niveles de felicidad y bienestar. Aplicados en cualquier momento y en cualquier contexto de la vida. 

Hoy haremos un análisis comparativo de la psicología comparada con la Palabra de Dios manifestado en la biblia, de cómo Él lo planificó desde la creación del mundo.

12 pasos para ser feliz, felicidad, psicologia, dios

  1. Expresar gratitud:

Psicología: Cuando se aprecia lo que se tiene, lo que es objeto de apreciación aumenta su valor ante nosotros. Valorar las cosas buenas que ya son evidentes en nuestras vidas, y desviar nuestra atención de lo que nos hace falta, nos ayuda a generar un sentimiento de felicidad mucho más profundo.

Dios en su Palabra: Hebreos 12:1-6,28-29: 

Por tanto,  nosotros también,  teniendo en derredor nuestro tan grande nube de testigos,  despojémonos de todo peso y del pecado que nos asedia,  y corramos con paciencia la carrera que tenemos por delante, 2 puestos los ojos en Jesús,  el autor y consumador de la fe,  el cual por el gozo puesto delante de él sufrió la cruz,  menospreciando el oprobio,  y se sentó a la diestra del trono de Dios. 3 Considerad a aquel que sufrió tal contradicción de pecadores contra sí mismo,  para que vuestro ánimo no se canse hasta desmayar. 4  Porque aún no habéis resistido hasta la sangre,  combatiendo contra el pecado; 5 y habéis ya olvidado la exhortación que como a hijos se os dirige,  diciendo: Hijo mío,  no menosprecies la disciplina del Señor, Ni desmayes cuando eres reprendido por él; 6 Porque el Señor al que ama,  disciplina, Y azota a todo el que recibe por hijo. 28 Así que, recibiendo nosotros un reino inconmovible, tengamos gratitud, y mediante ella sirvamos a dios agradándole con temor y reverencia29 porque nuestro Dios es fuego consumidor. 

  1. Cultivar el optimismo:

Psicología: Los ganadores tienen la habilidad de generar su propio optimismo. Aún en las peores situaciones, si tu mente está entrenada para buscar las oportunidades escondidas y tus pensamientos dominantes se centran en las posibilidades; desarrollarás la habilidad que te permita convertir los fracasos en aprendizajes y la adversidad en crecimiento.

Dios en su Palabra: Filipenses 3:8-14 

Y ciertamente,  aun estimo todas las cosas como pérdida por la excelencia del conocimiento de Cristo Jesús,  mi Señor,  por amor del cual lo he perdido todo,  y lo tengo por basura,  para ganar a Cristo, 9 y ser hallado en él,  no teniendo mi propia justicia,  que es por la ley,  sino la que es por la fe de Cristo,  la justicia que es de Dios por la fe;10 a fin de conocerle,  y el poder de su resurrección,  y la participación de sus padecimientos,  llegando a ser semejante a él en su muerte, 11 si en alguna manera llegase a la resurrección de entre los muertos. 12 No que lo haya alcanzado ya,  ni que ya sea perfecto;  sino que prosigo,  por ver si logro asir aquello para lo cual fui también asido por Cristo Jesús. 13 Hermanos,  yo mismo no pretendo haberlo ya alcanzado;  pero una cosa hago: olvidando ciertamente lo que queda atrás,  y extendiéndome a lo que está delante, 14 prosigo a la meta,  al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús.

Para Pablo las cosas que consideró ganancia mientras era fariseo, y las había reconocido, las consideró como pérdida por Cristo. Habla de todos los deleites mundanos y de los privilegios externos que buscaban en su corazón un lugar junto a Cristo, o podían pretender algún mérito y algo digno de recompensa, y los cuenta como pérdida, pero puede decirse que es fácil decirlo, pero, ¿qué haría cuando llegara la prueba? Había sufrido la pérdida de todo por los privilegios de ser cristiano. Sí, no sólo los consideraba como pérdida, sino como la basura más vil, sobras tiradas a los perros; no sólo menos valiosas que Cristo, sino en sumo grado despreciables cuando se las compara con Él.

El verdadero conocimiento de Cristo modifica y cambia a los hombres, sus juicios y modales, y los hace como si fueran hechos de nuevo. El creyente prefiere a Cristo sabiendo que es mejor para nosotros estar sin todas las riquezas del mundo que sin Cristo y su palabra.

  1. Evitar los pensamientos redundantes  y la comparación social:

La psicología: El compararse constantemente  con los demás es un veneno emocional. Sí la comparación es a nuestro favor, desarrollamos un falso sentido de superioridad; si es en nuestra contra, descartamos nuestros esfuerzos y progresos porque a alguien “le está yendo mejor”.  La comparación más sana es la que realizamos con nuestra propia versión, al ser mejores hoy de lo que fuimos ayer.

Dios en su Palabra: Proverbios 10:15-16,23-25 

Las riquezas del rico son su ciudad fortificada; Y el desmayo de los pobres es su pobreza. 16 La obra del justo es para vida. 23 El hacer maldad es como una diversión al insensato;  Mas la sabiduría recrea al hombre de entendimiento. 24 Lo que el impío teme,  eso le vendrá;  Pero a los justos les será dado lo que desean. 25 Como pasa el torbellino,  así el malo no permanece;  Mas el justo permanece para siempre.

Sólo el esfuerzo del hombre de Dios tiene verdadero éxito, mientras que las ganancias de los malos tientan y seducen al pecado.

  1. Practicar actos de generosidad:

Psicología: La generosidad nos ayuda a liberar serotonina en nuestro cerebro. Ayudar a alguien desinteresadamente tiene beneficios impresionantes en nuestra salud y en nuestro estado de ánimo.

Dios en su Palabra: Efesios 2:8-10; Santiago 2:14-18

Efesios 2:8-10 Porque por gracia sois salvos por medio de la fe;  y esto no de vosotros,  pues es don de Dios; 9 no por obras,  para que nadie se gloríe. 10 Porque somos hechura suya,  creados en Cristo Jesús para buenas obras,  las cuales Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas.

Santiago 2:14-18  Hermanos míos,  ¿de qué aprovechará si alguno dice que tiene fe,  y no tiene obras?  ¿Podrá la fe salvarle? 15 Y si un hermano o una hermana están desnudos,  y tienen necesidad del mantenimiento de cada día, 16 y alguno de vosotros les dice: Id en paz,  calentaos y saciaos,  pero no les dais las cosas que son necesarias para el cuerpo,  ¿de qué aprovecha? 17 Así también la fe,  si no tiene obras,  es muerta en sí misma. 18 Pero alguno dirá: Tú tienes fe,  y yo tengo obras.  Muéstrame tu fe sin tus obras,  y yo te mostraré mi fe por mis obras.

Santiago afirma que la fe sin obras es muerta, pero no contradice que seamos salvos por fe, y solo por obras.

Se equivocan los que toman la sola creencia de nociones del evangelio por el todo de la religión evangélica, como hacen muchos ahora. Sin duda que la sola fe verdadera, por la cual los hombres participan en la justicia, expiación y gracia de Cristo, salva sus almas; pero produce frutos santos y se demuestra verdadera por sus efectos en las obras de ellos, mientras el solo asentimiento a cualquier forma de doctrina o creencia histórica de hechos, difiere totalmente de la fe salvadora. La sola profesión de fe puede obtener la buena opinión de la gente piadosa, y en algunos casos, puede procurar cosas mundanas buenas, pero ¿de qué aprovecha a alguien si ganare todo el mundo y perdiere su alma? ¿Puede esa fe salvarle? Todas las cosas deben ser contadas como provechosas o perjudiciales para nosotros, según tiendan a promover o a estorbar la salvación de nuestras almas. Este lugar de la Escritura muestra evidentemente que una opinión o asentimiento al evangelio, sin obras, no es fe. No hay manera de mostrar que creemos realmente en Cristo, sino siendo diligentes en buenas obras por motivo del evangelio y para propósitos del evangelio. Los hombres pueden jactarse los unos a los otros y enorgullecerse falsamente de lo que no tienen en realidad.

  1. Cultivar las relaciones sociales:

Psicología: La gente más feliz del planeta es aquella que tiene relaciones profundas, significativas y se siente “conectada”. Los estudios revelan que la tasa de mortalidad se incrementa casi al doble en la gente solitaria.

Dios en su Palabra: Mateo 5:44-47; Lucas 10:27-37 

Mateo 5:44-47 Pero yo os digo: Amad a vuestros enemigos,  bendecid a los que os maldicen,  haced bien a los que os aborrecen,  y orad por los que os ultrajan y os persiguen; 45 para que seáis hijos de vuestro Padre que está en los cielos,  que hace salir su sol sobre malos y buenos,  y que hace llover sobre justos e injustos. 46 Porque si amáis a los que os aman,  ¿qué recompensa tendréis?  ¿No hacen también lo mismo los publicanos? 47 Y si saludáis a vuestros hermanos solamente,  ¿qué hacéis de más?  ¿No hacen también así los gentiles?

No podemos ser sociales si no amamos a quienes nos rodean, incluyendo a nuestros enemigos, ya esto es bastante serio, ya no se trata de relaciones sociales sencillas, entramos al campo de perdonar hasta a los que nos han hecho algún daño.

  1. Desarrollar estrategias para lidiar con el dolor:

Psicología: El dolor y las emociones negativas son parte de la vida. El cómo respondas en los peores momentos de tu vida, es lo que moldeará tu carácter. Te puede ayudar el tener una caja de “herramientas personales”   donde incluyas lo que sabes  que te puede ayudar a levantarte y el tener pensadas con anticipación ciertas estrategias para re-agruparte cuando sientas que te estás “desmoronando”.

Dios en su Palabra: Romanos 8:16-19

El Espíritu mismo da testimonio a nuestro espíritu,  de que somos hijos de Dios. 17 Y si hijos,  también herederos;  herederos de Dios y coherederos con Cristo,  si es que padecemos juntamente con él,  para que juntamente con él seamos glorificados. 18 Pues tengo por cierto que las aflicciones del tiempo presente no son comparables con la gloria venidera que en nosotros ha de manifestarse. 19 Porque el anhelo ardiente de la creación es el aguardar la manifestación de los hijos de Dios.

  1. Aprender a perdonar:

Psicología: Guardar rencores y odios es lo peor que le puedes hacer a tu bienestar. Tu mente no distingue la diferencia entra las emociones que se generan por tu presente o por tu pasado, y la negatividad tiene un efecto aislante que puede ddebilitar tu sistema inmune. Déjalo ir y perdona, porque tú mereces estar bien.

Dios en su Palabra: Mateo 6:12-15

Y perdónanos nuestras deudas,  como también nosotros perdonamos a nuestros deudores. 13 Y no nos metas en tentación,  mas líbranos del mal;  porque tuyo es el reino,  y el poder,  y la gloria,  por todos los siglos. Amén.14  Porque si perdonáis a los hombres sus ofensas,  os perdonará también a vosotros vuestro Padre celestial; 15 mas si no perdonáis a los hombres sus ofensas,  tampoco vuestro Padre os perdonará vuestras ofensas.

Nuestro Señor Jesucristo lo enseñó bien claro que deberíamos perdonar para así ser perdonados por nuestro Padre Celestial.

  1. Incrementar las experiencias en “estado de flujo”:

Psicología: A este estado los atletas lo conocen como la “zona” y  se caracteriza porque nos absorbe por completo, somos buenos en lo que estamos haciendo, todo fluye, sabemos exactamente cuál es el siguiente paso, no sentimos el paso del tiempo,  y la actividad en sí nos deleita. Generalmente tu estado de flujo lo puedes encontrar donde están tus intereses y pasiones.

Dios en su Palabra: Proverbios 2:1-8

Hijo mío, si recibieres mis palabras, Y mis mandamientos guardares dentro de ti, 2 Haciendo estar atento tu oído a la sabiduría; Si inclinares tu corazón a la prudencia, 3 Si clamares a la inteligencia, Y a la prudencia dieres tu voz; 4 Si como a la plata la buscares, Y la escudriñares como a tesoros, 5 Entonces entenderás el temor de Jehová, Y hallarás el conocimiento de Dios. 6 Porque Jehová da la sabiduría, Y de su boca viene el conocimiento y la inteligencia. 7 El provee de sana sabiduría a los rectos; Es escudo a los que caminan rectamente. 8 Es el que guarda las veredas del juicio, Y preserva el camino de sus santos.

  1. Saborear las alegrías de la vida:

Psicología: La felicidad profunda no existe sino somos capaces de disminuir nuestro ritmo de vida para disfrutar los pequeños gustos y alegrías. Aprender a disfrutar del momento en el que estamos  -con nuestros 5 sentidos- es básico para la felicidad.

Dios en su Palabra: Salmos 37:3-5

Confía en Jehová,  y haz el bien; Y habitarás en la tierra,  y te apacentarás de la verdad. 4 Deléitate asimismo en Jehová, Y él te concederá las peticiones de tu corazón. 5 Encomienda a Jehová tu camino, Y confía en él;  y él hará.

1o. Comprometerse con las metas:

Psicología: Es importante estar comprometido completamente con tus metas a largo plazo, con tus planes y con la visión que tienes para tu vida. El actuar de corazón puede ayudarte a cumplir con lo que sabes que tienes que hacer para lograr tus metas, aun cuando no tengas ganas de hacerlo.

Dios en su Palabra: Filipenses 3:12-14

No que lo haya alcanzado ya,  ni que ya sea perfecto;  sino que prosigo,  por ver si logro asir aquello para lo cual fui también asido por Cristo Jesús. 13 Hermanos,  yo mismo no pretendo haberlo ya alcanzado;  pero una cosa hago: olvidando ciertamente lo que queda atrás,  y extendiéndome a lo que está delante, 14 prosigo a la meta,  al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús.

11. Practicar la espiritualidad:

Psicología: La espiritualidad o religión   nos ayuda a  alinear todas las metas con un propósito más profundo en nuestra existencia; el propósito es también conocido  como misión de vida. Practicar de alguna manera la espiritualidad nos ayuda a respondernos por qué estamos aquí.

Dios en su Palabra: Hechos 26:4-5,12-19,23-29

4 Mi vida,  pues,  desde mi juventud,  la cual desde el principio pasé en mi nación,  en Jerusalén,  la conocen todos los judíos; 5  los cuales también saben que yo desde el principio,  si quieren testificarlo,  conforme a la más rigurosa secta de nuestra religión,  viví fariseo. 12  Ocupado en esto,  iba yo a Damasco con poderes y en comisión de los principales sacerdotes, 13  cuando a mediodía,  oh rey,  yendo por el camino,  vi una luz del cielo que sobrepasaba el resplandor del sol,  la cual me rodeó a mí y a los que iban conmigo. 14 Y habiendo caído todos nosotros en tierra,  oí una voz que me hablaba,  y decía en lengua hebrea: Saulo,  Saulo,  ¿por qué me persigues?  Dura cosa te es dar coces contra el aguijón. 15 Yo entonces dije: ¿Quién eres,  Señor?  Y el Señor dijo: Yo soy Jesús,  a quien tú persigues. 16 Pero levántate,  y ponte sobre tus pies;  porque para esto he aparecido a ti,  para ponerte por ministro y testigo de las cosas que has visto,  y de aquellas en que me apareceré a ti, 17 librándote de tu pueblo,  y de los gentiles,  a quienes ahora te envío, 18 para que abras sus ojos,  para que se conviertan de las tinieblas a la luz,  y de la potestad de Satanás a Dios;  para que reciban,  por la fe que es en mí,  perdón de pecados y herencia entre los santificados. 19 Por lo cual,  oh rey Agripa,  no fui rebelde a la visión celestial, 23 Que el Cristo había de padecer,  y ser el primero de la resurrección de los muertos,  para anunciar luz al pueblo y a los gentiles. 24 Diciendo él estas cosas en su defensa,  Festo a gran voz dijo: Estás loco,  Pablo;  las muchas letras te vuelven loco. 25 Mas él dijo: No estoy loco,  excelentísimo Festo,  sino que hablo palabras de verdad y de cordura. 26 Pues el rey sabe estas cosas,  delante de quien también hablo con toda confianza.  Porque no pienso que ignora nada de esto;  pues no se ha hecho esto en algún rincón. 27 ¿Crees,  oh rey Agripa,  a los profetas?  Yo sé que crees. 28 Entonces Agripa dijo a Pablo: Por poco me persuades a ser cristiano. 29 Y Pablo dijo:  ¡Quisiera Dios que por poco o por mucho,  no solamente tú,  sino también todos los que hoy me oyen,  fueseis hechos tales cual yo soy,  excepto estas cadenas! Pablo tiene la respuesta a esta posición en el libro de los Hechos. No se trata de ser religiosos, se trata de un estilo de vida integra dedicada a Cristo, sin importar las cadenas, ni los sufrimientos.

Este el gran ejemplo de lo que sucede cuando una persona es llamada por Jesús, se convierte en un seguidor para toda su vida, en una persona espiritual. Pablo nos da una cátedra de espiritualidad.

12. Cuidar de tu cuerpo:

Psicología: Cuidar de tu cuerpo es esencial para incrementar tu felicidad.  Si no estás en buenas condiciones, no tendrás los niveles de energía mental (enfoque), emocional (sentimientos), espiritual (propósito)  para cumplir con tus objetivos. El cuidar de nuestro cuerpo con disciplina y auto-control nos ayuda a incrementar nuestro sentido de logro y nuestra auto-estima.

Dios en su Palabra: 1 Corintios 6:15-19

¿No sabéis que vuestros cuerpos son miembros de Cristo?  ¿Quitaré,  pues,  los miembros de Cristo y los haré miembros de una ramera?  De ningún modo. 16  O no sabéis que el que se une con una ramera,  es un cuerpo con ella?  Porque dice: Los dos serán una sola carne. 17 Pero el que se une al Señor,  un espíritu es con él. 18 Huid de la fornicación.  Cualquier otro pecado que el hombre cometa,  está fuera del cuerpo; mas el que fornica,  contra su propio cuerpo peca. 19 ¿O ignoráis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo,  el cual está en vosotros,  el cual tenéis de Dios,  y que no sois vuestros? 20 Porque habéis sido comprados por precio;  glorificad,  pues,  a Dios en vuestro cuerpo y en vuestro espíritu,  los cuales son de Dios.

Por José Alberto Vega

Tomado de “12 Cosas Que La Gente Feliz Hace De Otra Forma…”

Por Josefa Del Real

12 Cosas Que La Gente Feliz Hace De Otra Forma

“12 Cosas Que La Gente Feliz Hace De Otra Forma” Por Josefa Del Real

Comentario Mathew Henry, e-Sword

Comentario Mathew Henry, e-Sword

Comentario Mathew Henry, e-Sword

¿Qué opinas? Únete a la Discusión