3 Obstáculos de la Gracia

Complemento: Que Puede Sabotear su Predicación

Una Gran predicación proclama la gracia de Dios, y a veces es necesario eliminar los obstáculos que se oponen a esa gracia.

La Escritura afirma que somos salvos por gracia, por medio de la fe “Porque por gracia sois salvos por medio de la fe;  y esto no de vosotros,  pues es don de Dios” (Efe 2:8). Como predicadores debemos ser conscientes de que, si bien la gracia de Dios viene sin importar cualquier el mérito de nadie, hay obstáculos para recibir la gracia de Dios. Una buena predicación – como un acto de gracia –  de debe presentar y confrontar los siguientes obstáculos. Puedo nombrar por lo menos tres; tal vez hayas visto algunos otros, tambien.

Orgullo

gracia, bosquejo, Dios

Tres veces escuchamos de la Escritura:

“Dios resiste a los soberbios, y da gracia a los humildes.”(Proverbios 29:23, Santiago 4:6 “Pero él da mayor gracia.  Por esto dice: Dios resiste a los soberbios,  y da gracia a los humildes” y 1 Pedro 5:5) “Igualmente,  jóvenes,  estad sujetos a los ancianos;  y todos,  sumisos unos a otros,  revestíos de humildad;  porque: Dios resiste a los soberbios,  Y da gracia a los humildes”.

¡Tres veces! he visto orgullo en el trabajo en mi corazón al menos de dos maneras: uno feo, y el otro insidioso. La fea tormenta al frente es simple: se trata cuando estoy por la oferta de la gracia. “No quiero tu gracia – ¿quién eres tú para ofrecérmela? Para  recibirla es necesario reconocer nuestra necesidad. Tenemos que ser humillarnos para sostenernos a la gracia que nos es concedida. Pero mi orgullo es insidioso, así: con mucho gusto le ofrecemos gracia a los demás porque demuestra mi superioridad sobre ellos. En mi orgullo, con gusto le ofrezco la gracia a los demás, porque creo que es mía. Porque en mi posición y poder creo dispensar gracia de mi propio grandeza. El alma humilde entiende que él nunca es dador de la gracia; él sólo puede compartir la gracia que ha recibido.

Amargura

Mirad bien,  no sea que alguno deje de alcanzar la gracia de Dios;  que brotando alguna raíz de amargura,  os estorbe,  y por ella muchos sean contaminados. Hebreos 12:15

El segundo enemigo de la gracia es el dolor y el sufrimiento personal. El corazón herido señala hacia adentro y evita incluso gracia. Queremos estar solos, solos en nuestro dolor. Pero esta soledad es una ilusión. Este pasaje de Hebreos nos advierte de que, aparte de la gracia de Dios, nuestra amargura y problemas no resueltos contamina a los que nos rodean. Mi amargura puede contaminar otros. Personas ambas, tanto convertidos como inconversos y, necesitan la gracia para sus sufrimientos, incluso en los desaires de la vida cotidiana. En nuestro dolor, cuando rechazamos la gracia contaminamos a muchos  Mientras tanto mientras reflexionamos estamos sufriendo en silencio y en soledad, sin saber que cuando un miembro del cuerpo sufre, el cuerpo completo está en el dolor.

Escasez

“Escasez” es una terrible palabra, excepto que no puedo pensar en ninguna otra. Este tercer oponente de la gracia es el temor que la gracia es un juego que suma cero, que la gracia de Dios viene pre empaquetada y en cantidades fijas. Las personas sospechan que este paquete contiene 12 onzas de gracia, y que es la única medida de gracia que les será dada. Su mente aún debe de  informar a sus corazones, de que esta misericordia dura para siempre, y viene en cantidad ilimitada. A veces, las personas de nuestras congregaciones son como gorrioncillos que piensan que  sus pequeñas respiraciones consumirá todo el aire del cielo. Ellos  piensan, “cualquiera que sea la gracia que encuentre debo de mantenerla para mí. ¿Quién sabe dónde voy a encontrar más? “, debemos recordarles desde el púlpito que si el Padre viste a las flores del campo y alimenta las aves del cielo, ¡cuánto más proporcionará a los que les ha concedidos una vida de gracia,  gracia que debe compartir con otros. Aquí está la reservas del  cielo: Cuando compartimos la gracia que hemos recibido, descubrimos la fuente de toda gracia, quien da el Espíritu sin medida.

La gracia es abundante y gratis. Es el negocio de toda una vida – no, de la eternidad. Cuando la gente comprende la gracia de Dios como lo que es, ellos quieren estar dentro! Y, sin embargo, hay opositores de la gracia. Asegurémonos de aclaro el camino de la salvación por la predicación de estos obstáculos. Estas son mis batallas de la gracia desde el púlpito. Y, ¿qué hay de usted? ¿Cuáles son los enemigos de la gracia que haya visto en su congregación? Me encantaría saber. Y usted necesitas decirlas.

Traducida y adaptada por José Alberto Vega

Ray Hollenbach

Students of Jesus

Author,

Ray Hollenbach Tambien es fine-ayuda a las personas y las iglesias al cambio. Lo puedes visitar en Students of Jesus. Él es el autor de , The Impossible Mentor un análisis exhaustivo de los fundamentos del discipulado el fundador de DEEPER Seminars, retiros de fin de semana enfocados en el discipulado en la iglesia local. Chicaguense que, además, escribe acerca de la fe y la cultura. Actualmente vive en Kentucky, el cual se llena de fe y cultura.

¿Qué opinas? Únete a la Discusión