6 Formas Para Alcanzar los Corazones Endurecidos

El presente estudio de “6 Formas Para Alcanzar los Corazones Endurecidos” será de mucha utilidad para los que predican la Palabra. Nos enseña que no somos nosotros los  que cambian los corazones, sino Dios. 

Los “Corazones endurecidos necesitan  escuchar a un comunicador, no un altavoz.” ¿Qué se puede hacer para llegar a ellos?

Hablarle a alguien con un corazón roto es como dar alimento a un niño hambriento. Pero hablarle a alguien con un corazón endurecido es como corregir un adolescente rebelde. Por lo tanto, ¿Cómo lo haces?

Si lo que buscas es una respuesta fácil, no es el caso. Pero aquí están algunas ideas útiles que pueden abrir un corazón por más encallecido que esté.

Empiece sobre sus rodillas

Corazon endurecido, corazon de piedra, dureza del corazon

Recuerde, no sólo que no es posible hacerlo, Dios no espera que lo haga. Usted es el instrumento; usted no es el poder. Un empleador una vez le dijo a un empleado que tratara de romper una roca con un pico . Después de media hora de severos golpes, la roca no mostró signos de rotura. El empleado tiró el pico. El empresario le preguntó por qué se había detenido. El hombre le contestó: “Porque yo, obviamente no he tenido ningún impacto sobre la roca.” El empresario le contestó: “El trabajo de usar el pico está en tus manos. Los resultados no lo están”

Sólo Dios puede romper “la roca” de un corazón endurecido. Si el corazón es el de un inconverso con el corazón encallecido, sólo Dios puede mostrarle su necesidad. Juan 16:8 se refiere al Santo Espíritu de Dios, y no el espíritu humano del predicador, cuando dice: “Y cuando él venga,  convencerá al mundo de pecado,  de justicia y de juicio.” Si el corazón es el de un cristiano frío, la oración sigue siendo el punto de partida. Si Jesús oró por ellos, deberíamos de hacerlo nosotros también “Mas no ruego solamente por éstos,  sino también por los que han de creer en mí por la palabra de ellos,  21  para que todos sean uno;  como tú,  oh Padre,  en mí,  y yo en ti,  que también ellos sean uno en nosotros;  para que el mundo crea que tú me enviaste. (Juan 17:20-21).

Vea su Actitud

Si un orador no admite que un corazón endurecido puede invitar a la frustración o incluso a la ira de su parte, él probablemente no está siendo honesto consigo mismo. Predicarle a un corazón endurecido nos puede hacer sentirnos que estamos perdiendo el tiempo. “¿Por qué?” nos vemos tentados a decirnos. “Si quieren arruinar sus vidas, ¿por qué no dejar que se arruinen ellos solos?”

Pero la humildad, no la hostilidad, es la que rompe un corazón endurecido. San Pablo dice a Timoteo:

“Porque el siervo del Señor no debe ser contencioso,  sino amable para con todos,  apto para enseñar,  sufrido; 25  que con mansedumbre corrija a los que se oponen,  por si quizá Dios les conceda que se arrepientan para conocer la verdad, 26  y escapen del lazo del diablo,  en que están cautivos a voluntad de él” (2 Timoteo 2:24-26)

Pablo estaba escribiendo una epístola pastoral, por lo que el contexto indique que “aquellos que estaban en la oposición” puede ser infieles que nunca han llegado a la verdad o los creyentes, que se están alejando de la verdad. En cualquier caso, se trata de la actitud detrás de lo usted dice lo que penetra. Si soy un hombre endurecido, podría argumentar lo que usted dice, pero es difícil de refutar la actitud apropiada en lo que usted ha dicho. ¿No nos amonesta Efesios 4:15 a hablar la verdad en amor? “Sino que siguiendo la verdad en amor,  crezcamos en todo en aquel que es la cabeza,  esto es,  Cristo”.

Un orador que conozco intentó de romper un corazón endurecido con lo que muchos han observado como duras y contundentes declaraciones. El defiende su posición señalando lo que Cristo dijo de los fariseos: “Ustedes son de su padre el diablo…” (Juan 8:44).  Y además, señala a Juan el Bautista, que se refiere a aquellos que lo escuchan a él como una “raza de víboras” (Mateo 3:7).  Mi respuesta es triple.

Primero: Utilizar estos sucesos específicos como patrón para romper corazones endurecidos no está en consonancia con la voluntad de los párrafos antes mencionados. ¿Por qué no ir en vez a lo que Pablo le dice a su discípulo Timoteo que se encuentra en II Timoteo 2:25?

En segundo lugar, tratar de imitar a Cristo y Juan el Bautista es un poco arrogante. Nosotros ciertamente no somos el Salvador, o incluso el precursor del Salvador, en el mismo momento en que hablamos.

En tercer lugar, hay que señalar que estas son la excepción y no la norma. Cristo mismo se destaca por ser “manso y humilde de corazón” (Mateo 11:29-30). “Llevad mi yugo sobre vosotros,  y aprended de mí,  que soy manso y humilde de corazón;  y hallaréis descanso para vuestras almas; 30  porque mi yugo es fácil,  y ligera mi carga.

Debemos preguntarnos a nosotros mismos: ” ¿Tiene mi actitud la misma reputación?”.

Confiar en la verdad, no las emociones

Tus pensamientos son lo menos podrían importar y, francamente, no tienen autoridad. Los pensamientos de Cristo no podrían importar más, y esto que ellos  tienen plena autoridad. Es por esta razón que los predicadores deben ser expositores, aquellos quienes, cada vez que se paran frente a la gente, despliegan el significado de un texto en particular de la Escritura, primero a las personas de ese tiempo y, a continuación, a la gente de nuestros días. De esta manera un corazón endurecido tiene que luchar con Dios y no con usted. Usted puede convertirse en el chivo expiatorio, pero el problema del oyente es realmente con el autor de las Escrituras, no en el comunicador de las Escrituras. Un pastor con experiencia me dijo una vez, “El primer libro que el pastor debe predicar a través de, un párrafo a la vez, es I Corintios. Porque este habla de todos los problemas en la iglesia.” Si intenta utilizar la emoción para convencer, esto lo aleja de la autoridad de la palabra. Si utiliza la calma (Pero con entusiasmo) cuando predicación de la Palabra y permitir que un pasaje como I Corintios para convencer porque de esta forma se respeta la autoridad de las Escrituras.

Usar el humor

Me dicen que yo estoy en una miserable condición cuando llamo la crueldad de la verdad espiritual, indiferente a cualquier persona acerca de mí, con un espíritu intocable y que todavía se enojan contigo. Dígame la manera de hacer al corazón más duro que sonría, y trataré de reflejar usted me diga. Sin embargo, debes tener cuidado, ¿cómo puede entrar y salir del humor; puede hacer una gran diferencia. Por ejemplo, supongamos que a medida que usted predica usted dice, “a veces nos resulta difícil admitir como estamos espiritualmente y cuán grandes son nuestras necesidades, hasta qué punto nos hemos alejado de Él y lo mucho que necesitamos su misericordia. A una mujer que le tomaron su fotografía se disgustó totalmente de cómo lucía. Se atormentó tanto, que entró en el local del fotógrafo, puso de golpe la fotografía hacia abajo en su escritorio y dijo: ‘esa foto no me hace justicia.” Él respondió: “Señora, con un rostro como el tuyo, que no necesita justicia, necesita misericordia.” Ahora, espere un minuto, antes de que usted se ríe, ¿ha pensado alguna vez cuántos de nosotros, también, necesitamos misericordia? Si él nos dio lo que nos merecemos, no deberíamos tener ninguna posibilidad. Nos merecemos su justicia, pero recibimos su misericordia.” Este tipo de humor no me voy a olvidar fácilmente. Usted me hacen reír, pero el Espíritu Santo lo puede usar para hacer que me escuche.

Usar “nosotros” más de “usted”.  Un corazón endurecido, si se trata de un no-Cristiano, que no ha venido a Cristo o a un cristiano alejándose de Él, lastima el corazón a Dios. Pero también lo hace la impaciencia, desagradables pensamientos egoístas de parte cada vez mayor de cualquier creyente que está en su etapa de crecimiento. Pecado de cualquier tipo es ofensivo a Dios. Además, como D. L. Moody’s dijo una vez, “Pero por la gracia de Dios, yo estaré allí. ” De no haber sido por su gracia, nosotros también nos habríamos perdido. Todo creyente está el peligro de alejarse de Dios si deja de crecer como cristiano. Por lo tanto, al hablar de corazones endurecidos, “nosotros” tiene que ser una gran parte de nuestro vocabulario. “Nosotros” en el uso de la palabra tiene tres ventajas. Por un lado, que no vienen como “de querer ser más santos que otros.” Los oyentes entiendan que usted no sólo ve ellos como pecadores, sino que usted se ve como uno de ellos.

En segundo lugar, “nosotros” te ayuda a hablar como un amigo que se preocupa, no como un pariente que nos regaña. Cuando mi corazón se endurece, necesito un amigo. El regaño es merecido, pero la atención es más necesaria. En tercer lugar, me permite saber que está hablando conmigo, y no a mí. Esto es particularmente eficaz para llegar a corazones endurecidos porque por hablar conmigo, llegas por debajo de mí; mientras me hablas a mí, usted se pone en un lugar en la parte superior de mí. hay un lugar de “usted” en la predicación? Sin duda.

Sin embargo, “usted” debe utilizarse un lugar destacado en el final de su mensaje y “nosotros” al principio. Al final de su mensaje, “debes venir a Cristo” está en orden. Después de todo, usted como el orador ya ha llegado a Él, y el oyente es es el que está en necesidad. Si yo soy un cristiano con un corazón endurecido, “usted” también está en orden en el que se cierra el mensaje. Usted, como el orador ha tratado ya la verdad del pasaje que está hablando. Usted como el predicador le va a pedir al oyente que lo haga.

Desarrollar sus capacidades de comunicación

Corazones endurecidos necesitan escuchar a un comunicador, no un altavoz. Lo que el orador dice puede pasar por un oído y salir por el otro. Lo que un comunicador dice que tiende a tener un impacto. ¿Por qué? Los comunicadores ven varias cosas: ” ¿Cómo puedo decir esto en diferentes palabras que han escuchado antes?” “¿Cómo puedo utilizar las ilustraciones para llegar a mi punto y lograr que se identifique con ellas?” ” ¿dónde el humor sería efectivo?” “¿Qué tipo de analogía ayudaría?” “¿Cómo puedo mantener mi mensaje a treinta minutos?” ” ¿Cómo puedo hablar de un modo que les motive a desear volver?” “¿Cómo puedo decir esto en la verdad, pero también en gracia?” Para los comunicadores es difícil que un corazón endurecido se aleje, ya que presentan la verdad de las Escrituras de una manera que penetra. Si mi corazón se endurece, la verdad bien comunicado me permite dejar su presencia, pero esto hace que más difícil dejar su mensaje.

Conclusión

Están ideas garantizadas para penetrar en un corazón endurecido? No, pero que, una vez más, no es nuestro negocio. Nuestra tarea es hacer nuestra parte y dejar que Dios haga lo suyo. Me atrevo a decir, sin embargo, millones de corazones endurecidos han sido rotos a través de estos seis principios. Éstos han causado a más de una persona a admitir, “Oh, ¡miserable de mí…” (Romanos 7:24 ). 

Por Larry Moyer

Traducido y adaptado por José Alberto Vega 

El Dr. R. Larry Moyer es un veterano evangelista y un frecuente orador en cruzadas evangelísticas, seminarios de formación, iglesias y universidades de todo el mundo. Nació con un defecto en el habla, Larry le prometió a Dios cuando era un adolescente que si le permitiría obtener el control de su discurso, él siempre utilizar su voz para declarar el evangelio. En 1973, Larry fundó Evan Tell, donde él se desempeña en la actualidad como Presidente y CEO. Ha escrito varios libros sobre evangelismo y a menudo contribuye al ministerio publicaciones artículos.

¿Qué opinas? Únete a la Discusión