Como Restaurar la Pasión a sus Predicaciones: 3 Pasos

El presente estudio de Como Restaurar la Pasión a sus Predicaciones: 3 Pasos Esenciales es de suma importancia para todos aquellos que predicamos la Palabra de Dios.

¿Se encuentra usted algunas veces que tiene que predicar solo porque “Es Domingo”?

Muchos de mis amigos me han confesado que en ocasiones han perdido la pasión en sus predicaciones. De hecho, la mayoría de los predicadores lo han experimentado al menos una vez en su ministerio. Aunque pocos lo admiten abiertamente, es un secreto que no se puede ocultar, porque sus síntomas eventualmente disminuirán el poder de la predicación de un pastor.

Recuerdo haber leído hace algunos años acerca de la situación de un hombre que estaba sentado escuchando un sermón, inquieto por las emociones que estaba sintiendo. La experiencia de la adoración había sido excelente; el sermón estaba bien pensado, comprensible, e incluso aplicable. Sin embargo, a medida que escuchaba, el hombre sintió un inquebrantable sentido de aburrimiento. ¿De dónde viene esto? Se preguntó por qué no sentía entusiasmo por el reto de este mensaje. Fue bien entrado el sermón, cuando de repente cayó en la cuenta: Estaba aburrido porque el pastor era aburrido – con otro domingo por la mañana que exigía otro mensaje de 20 minutos emitido solo por deber y sin pasión.

Si usted ha perdido la pasión en su predicación o si a veces se encuentra predicando sólo porque” Es otro domingo ” espero que los tres sugerencias siguientes le ayudarán a comenzar un viaje para restaurar esa pasión.

1. Repensar su Proceso de Preparación

Hace añrestaurar pasion en la predicacionos, uno de nuestros estudiantes de Dynamic Communicator Workshop (Taller Dinámico de  Comunicación) hizo una declaración dura y provocativa que nunca voy a olvidar. Él dijo: “Yo no estudio para que pueda predicar, sino que estudio, porque debo predicar. “

¡Wow! Tal vez, si estudiamos con la intención de conocer a Dios en vez de prepararnos para una actuación, si excitados vemos hacia el futuro por las verdaderas pruebas que tendremos en la vida real, entonces podríamos no sólo hablar de la verdad – que podríamos dar testimonio de la verdad.

Cuando nuestro estudio hace un impacto en nuestras vidas, no puede menos que dejar de hacernos apasionados del mensaje. Entonces el trabajo de armar la estructura de nuestros mensajes se convertirán en una alegría. Si experimentamos la aventura de vivir nuestra relación con Cristo en el contexto de nuestras vidas, entonces el poder de nuestra predicación lo demostrará. Si nuestra relación con Cristo es dinámica, entonces podemos esperar que nuestra audiencia lo sienta. Si no, van a escuchar sólo estática.

De las conversaciones con nuestros estudiantes, mis amigos pastores, y de mi propia experiencia, he llegado a creer que la predicación apasionada es el subproducto natural de la, cada vez mayor, relación continua con Jesucristo. Con demasiada frecuencia, nos sumergimos en la tarea de dirigir una iglesia, la preparación de mensajes, apaga incendios, asesoramiento, y sí, incluso de ganar almas, y nos olvidamos de que la base de nuestra pasión es una relación – nuestra propia relación con Cristo.

2. Apóyese en el Espíritu

La responsabilidad de la predicar el Evangelio es desalentadora. La idea de hacerlo todas las semanas perturba mi mente. Tome ese peso sobre sus propios hombros, y el escenario está listo para el agotamiento. Todos tenemos días en que no sentimos la pasión, cuando a pesar de nuestra cuidadosa preparación y la firme convicción, nos tropezamos con palabras y perdemos nuestra línea de pensamiento. Hay algo acerca de depender en el Espíritu de Dios para hacer lo que no puedas que nos traerá una confianza sobrenatural y la pasión por la predicación. Sugerir que nos apoyamos en el Espíritu no es una excusa para omitir el duro trabajo de preparación, pero ignorar el papel del Espíritu es una invitación a matar a la pasión en nuestra predicación.

Hace años, diserté en una conferencia llamada Promise Keepers(Guardadores de la Promesa) en un estadio lleno de hombres. Yo me había preparado cuidadosamente y estaba muy apasionado con mi tema. Pero, oh, ¡cómo luché a través de ese mensaje! No sentí nada de la euforia y confianza que pueda haber en tal oportunidad que podría ser tan divertida. Cuando terminé, salí detrás del escenario y me disculpé con el anfitrión por tan desempeño. Me dijo que estaba profundamente conmovido por el mensaje y me dio la vuelta para que pudiera ver a los cientos de hombres que respondieron a la invitación que había hecho. Yo estaba sobrecogido con la convicción de que el Espíritu Santo había utilizado tanto mi debilidad y mi fuerza para lograr su propósito.

Aún cuando usted no lo sienta, predique con pasión! El Espíritu lo tiene cubierto. Isaías 55:11 dice:

  “Así será mi palabra que sale de mi boca;  no volverá a mí vacía,  sino que hará lo que yo quiero,  y será prosperada en aquello para que la envié” Si usted cree esto, será más fácil aceptar la siguiente sugerencia.

3. Nunca olvide de Quién se trata todo

La predicación no es acerca de usted o yo. En lugar de confiar en el poder de la Palabra de Dios y el papel del Espíritu, podemos empezar a depender únicamente de nuestra propia capacidad de entrega, y aquí es donde nos vemos atrapados en la trampa de rendimiento. Es imperativo que nos comuniquemos con excelencia y utilicemos todos los talentos, todas las herramientas en la caja para llegar a nuestro público con las buenas nuevas. Pero si el rendimiento es nuestro principal objetivo, entonces la pasión se pierde en esta confusión. Siempre vamos a estar preocupados por cómo el público está respondiendo a nuestro mensaje. Empezamos a creer que cada mensaje debe ser mejor que el último. En un esfuerzo por predicar un más grande y mejor mensaje, incluso podemos encontrarnos predicando sermones de otras personas como nuestros. Estoy seguro de que esta no fue nunca la intención de las herramientas del ministerio por Internet.

La predicación es acerca de dar a la audiencia, no se trata de tomar algo de ellos. Hay una sutil seducción que apoyarse en la respuesta de la audiencia para determinar el valor de nuestra presentación e incluso nuestra autoestima. Como un comediante y actor que anuncia a Cristo, tengo que recordarme a mí mismo una y otra vez que no estoy aquí para impresionar a la audiencia u obtener satisfacción personal por su respuesta. Yo estoy aquí para DAR! Fui creado para dar de mis talentos y usarlos para declarar el mensaje que salva y sana y abre la puerta a la vida eterna. No es acerca de tomar; se trata de dar. Comunicadores que adoptan este principio de  “dar” pueden librarse del debilitante miedo” ¿Qué pensarán de mí”.

El peor mensaje que he predicado:

El peor mensaje que he predicado en mi vida se los di a un grupo de estudiantes de secundaria cuando estaba empezando mi carrera. No me gustaba predicar a personas de esta edad , porque no están realmente ansiosos por cimentar su autoestima por medio de orador. Y después de todo, era todo acerca de mí.

Los alumnos de secundaria son los únicos de un grupo demográfico en el universo que pueden trepar por las paredes y nadar entre las lámparas de araña y no perder una palabra de lo que dices. Fue una mala noche. Yo tenía laringitis. El grupo era desatento y tenía armas en su poder. Habían jugado algo llamado Q-tips (soplar atreves de la paja), y los dirigentes no habían considerado necesario recoger estos antes de mi charla. Yo era tan sólo un objetivo fácil – era el único objetivo.

Traté con mi mejor humor, mis más conmovedoras historias, sin ningún resultado. Por último, en respuesta a uno de mis mejores chistes, un niño en la espalda respondió con un fuerte e irrespetuoso “Har har har! ” Algo en mi cabeza me sacudió. Recuerdo haber pensado: “Bueno, no más Mr Nice Guy (Mr. Señor Agradable). No más cosas divertidas. ” Me sumergí en mi propia interpretación de Jonathan Edwards ” Pecadores en las Manos de un Dios Enojado. ” No había ni una pizca de gracia o compasión en mi presentación. Sólo quería acabar de una vez. Había fracasado.

Los dirigentes me habían pedido que les hiciera una invitación. Así lo hice a regañadientes.

Cerca de 70 niños de la secundaria se pararon indicando su deseo de confiar en Cristo. Les dije que se sentara. Seguramente, ellos no entendieron la gravedad de la situación; Yo lo había hecho demasiado fácil. Les recordé el costo del discipulado, cómo sus amigos deberían responder,  sobre el arrepentimiento, y dar la espalda al pecado. “Ahora “, les dije, ” si todavía quieres confiar en Cristo, de pie. ” Los mismos alumnos se pusieron de pie y fueron llevados a una habitación para el asesoramiento.

A pesar de la respuesta, me sentía derrotado. ¿Qué locura es esa? Yo todavía estaba centrado en mí y la falta de respuesta a mi “ejecución”. No importaba que ellos quisieran conocer a Dios; Estaba seguro de que yo no les caía bien. Comencé a sentirme un poco culpable por mi actitud egoísta y vengativa.

Como yo buscaba una fuente de agua potable para enfriar mi dolor de garganta, caminé atreves del salón donde estaban siendo asesorados estas preciosas almas. Me detuve allí y escuché a un niño de 13 años de edad, haciendo la oración más profunda y sincera de compromiso con Cristo que jamás he oído. Lágrimas vinieron a mí al instante y brotaron sollozos desde lo más profundo de mi alma. Había hecho todo esa noche basado en mis fuerzas, y como resultado, todo me había salido mal. Ni siquiera mi corazón había estado en el lugar correcto. Pero Dios vio el corazón de los 70 pequeños hiperactivos pilluelos que necesitan su amor y perdón. Dios usó lo peor mí para lograr lo mejor de Él. Me regocijo en la verdad de Filipenses 1:18: “¿Qué,  pues?  Que no obstante,  de todas maneras,  o por pretexto o por verdad,  Cristo es anunciado;  y en esto me gozo,  y me gozaré aún”. Pero ruego que nunca volva a ser un perfecto ejemplo de “pretensión”.

Nunca he olvidado esa noche. El Espíritu Santo debe haber trabajado horas extras. En estos días, las últimas palabras que digo antes de subir al escenario o al púlpito son éstas: “Amado Señor, no dejes que me olvide, no se trata de mí, se trata de Tu Palabra y de las personas que necesitan oírla”. Yo no te puedo decir la libertad y pasión que ha traído a mi predicación y oratoria.

Mi oración es que este artículo podría ayudar a por lo menos un pastor a repensar el valor de su proceso de preparación y redescubrir nuevas aventuras con el Salvador. Ruego que nuestros ojos sean abiertos a la obra poderosa del Espíritu Santo, que atraviesa el corazón con la Palabra de Dios, y que vamos a predicar con confianza, sabiendo que Dios puede usar incluso nuestros momentos más débiles para lograr su propósito. Por último, ruego a Dios que nos libere de la esclavitud de impresionar por medio de la predicación y medir nuestro valor por la respuesta de la audiencia. Señor, por favor ayúdanos a ver las necesidades de los que se sientan delante de nosotros y utilizar nuestra plataforma para darle a ellos lo que nos has dado a nosotros. Señor, permítenos hablar la verdad con renovada pasión.

Nunca paso un soldado en el aeropuerto sin pensar en él o ella por su servicio a la nación. Voy a aprovechar esta oportunidad para agradecer a usted, Pastor, por su servicio a nuestro Señor. Espero que estas pocas sugerencias le animo a seguir predicando las buenas nuevas con el poder y la pasión.

Por: Ken Davis

Traducido por: José Alberto Vega

ScoreConference.com

Ken Davis es uno de los oradores más codiciados de América del Norte, y  tiene un corazón para aquellos que son llamados al pastorado. Como Presidente deDynamic Communication International (Comunicación Dinámica Internacional),  enseña destrezas oratorias para ministros profesionales y ejecutivos corporativos. En los últimos 35 años ha viajado por todo el país como un orador motivacional e inspirador respetado. Él es el anfitrión del popular programa diario de radio, “Aligera Up”, se escucha en más de 1.700 estaciones en todo el país. Ken es también un ministro ordenado y ha predicado en algunas de las iglesias más pequeñas y más grandes de América. Él disfruta de un papel activo en la predicación y la enseñanza en su iglesia local en Franklin, TN. Ken ha escrito varios libros premiados, entre ellos Cómo vivir con Tus Padres Sin Perder la Cabeza y Cómo Vivir con Tus Hijos Cuando ya Has Perdido la Cabeza. Para saber más acerca de Ken y su Dynamic Communication Worshop (Taller de Dinámica de Comunicación) de DynamicCommunicators.com

¿Qué opinas? Únete a la Discusión