10 Consejos que Cada Predicador Novato Debería Escuchar

La sabiduría aconseja lo que todos deberíamos haber escuchado cuando estamos jóvenes en el momento justo antes de comenzar. ¿Conoce usted algún predicador joven que pueda beneficiarse de esto?.

En alguna manera estoy tan joven para ser llamado sabio, pero no consigo ser llamado joven tampoco.

Aquí tienes diez consejos para alcanzar experiencia como predicador:

  1. Conoce a Dios.

Nunca te conformes con saber acerca de Dios. Haz que sea la mayor ambición de tu vida conocer y amar realmente al Dios que te ama.

  1. Se una persona de Biblia, no una persona que solo conoce de asuntos.

Es tentador dejar que algunas cosas definan tu ministerio, pero estos cambiarán conforme pasen los años. En lugar de conformarte en asuntos sin importancia , desarrolla una pasión contagiosa por la Biblia.

  1. Nunca aceptes gloria para ti.

Decide ahora qué vanagloriarse  no tiene lugar en tu predicación. Apunta siempre a los oyentes a Cristo y no a ti mismo. Dios se deleita en dar amorosamente la gloria, pero nunca la robes.

  1. Aprender a ser humilde.

La gente alabará a un joven que sea un buen orador público, pero nunca permitas que esos halagos te levanten y te hagan orgulloso, más bien se humilde y da la Gloria a Dios. Es muy peligroso, eso puede sacarte del camino.

  1. No dejes que tu habilidad homilética se adelanten a la conciencia bíblica y teológica.

Las personas alabarán a un orador público, pero necesitan un predicador que sea bíblico y teológicamente sano.

  1. No permitas que tu perfil ministerial esté sobre  tu caracter, espera la guía de Dios.

Deja que tu ministerio avance en el ritmo de Dios; de lo contrario podrías tener un perfil muy pesado para que tu carácter lo pueda soportar y no disfrutaras tu trabajo y no contaras con la bendición de Dios.

  1. Ser proactivo pero no auto-promocional.

Busca oportunidades para servir, aprender y crecer, pero ten cuidado de dejar a Dios atrás mientras persigues “un ministerio más estratégico”.

  1. Aprende a leer sabiamente.

Invierte tiempo en calidad de la lectura y no en la cantidad, en variedad y no en tus autores favoritos, y se selectivo en lugar de quedar atrapado en libros extensos que nunca terminarás.

Prefiere libros y no blogs!

  1. No viajes solo, busca compañeros de servicio.

La predicación es a menudo un ministerio solitario. Persigue en oración mentores y compañeros de oración que puedan hablar a tu vida. Encuentra una cadena de lectura bíblica junto con tus compañeros y busca a Dios en Su mundo.

  1. Tener una conversación de por vida con Dios.

Hay demasiados predicadores técnicamente capaces y teológicamente informados que no tienen ninguna relación significativa con Dios, esto es lamentable porque es através de Dios y Su Palabra con la que debemos de predicar. .

Escrito por Peter Mead
BiblicalPreaching.net

Peter Mead está involucrado en el equipo de liderazgo de una planta de iglesias en el Reino Unido. Sirve como director de Cor Deo, un innovador programa de capacitación de ministerio y tiene un ministerio más amplio predicando y entrenando a los predicadores. Él también publica artículos a menudo en BiblicalPreaching.net

Traducido y adaptado por José Alberto Vega.

¿Qué opinas? Únete a la Discusión