Discípulos y Opositores de Pablo – Estudio

En su calidad de misionero itinerante, Pablo tuvo muchos amigos cercanos que estaban ansiosos de ayudarlo en la causa de Cristo, así como no pocos opositores.

Aquila «águila»

Aquila, un piadoso cristiano judío, esposo de Priscila y amigo y fiel colaborador de Pablo, nació en el Ponto y fue expulsado de Roma por Claudio. Aquila conoció a Pablo en Corinto, donde ambos fabricaban tiendas, y Pablo trabajó y se quedó con él. Aquila y Priscila viajaron con Pablo a Éfeso. Posteriormente, después que el edicto de Claudio fue revocado, regresaron a Roma. En Éfeso y Roma algunas iglesias se reunían en las casas de esta pareja. Hechos 18; Romanos 16:3; 1 Corintios 16:19

Priscila «antigua»

Seis de las siete veces que se menciona a Priscila y Aquila en el Nuevo Testamento, el nombre de Priscila va antes que el de Aquila, y de ahí algunos han concluido que Priscila era de alguna manera excepcional. Ellos invi­taron a Apolos a hablar en su casa cuando vivían en Éfeso. Pablo apreciaba mucho a Priscila y a Aquila, y les llamaba «mis colaboradores en Cristo», quienes arriesgaron sus vidas por él y con quienes las iglesias gentiles tenían una deuda. Hechos 18; Romanos 16:3; 1 Corintios 16:19; 2 Timoteo 4:19

Apolos «destructor»

Apolos, un cristiano judío de Alejandría, es descrito por Lucas como un hombre «instruido en el camino del Señor; y siendo de espíritu fervoroso, hablaba y enseñaba diligentemente lo concerniente al Señor». Priscila y Aquila pudieron enseñarle más acerca de Dios. Apolos estimuló mucho a los cristianos del sur de Grecia y refutó a los judíos en un debate público, «demostrando por las Escrituras que Jesús era el Cristo». Hechos 18:24-19:1; 1 Corintios 16:12

Crescente «que aumenta»

Crescente fue compañero de Pablo durante su encarce­lamiento en Roma. 2 Timoteo 4:10

onésimo, filemón, pablo, díscipulosCrispo «rizado»

Como resultado de la predicación de Pablo en la sinagoga de Corinto, donde Crispo era el principal de la sinagoga, él y toda su casa creyeron en el Señor. Esto hizo que muchos en Corinto creyesen y fuesen bautizados. Gayo, Crispo y su familia fueron los únicos creyentes que Pablo bautizó en Corinto. 1 Hechos 18:7-11; 1 Corintios 11:14

Demetrio «que pertenece a Deméter»

Demetrio era un platero de Éfeso que fabricaba templecillos de plata de Diana, la diosa local. Ese comercio era muy próspero en esa ciudad. Puesto que la predicación del evangelio por Pablo amenazaba este comercio, Demetrio organizó una revuelta, en la que la gente gritaba: «¡Grande es Diana de los efesios!» Pablo tuvo que salir aprisa para Macedonia. Hechos 19:23-20:1

Demas «popular»

Demas era uno de los amigos y colaboradores de Pablo, pero lo abandonó durante su encarcelamiento en Roma porque «amaba este mundo». Colosenses 4:14; 2 Timoteo 4:10; Filemón v. 24

Dionisio «Baco»

Dionisio era miembro del Areópago de Atenas. Después que Pablo habló a este concilio acerca de la resurrección de Jesús, Dionisio fue uno de los que creyeron y llegaron a ser seguidores de Pablo. Hechos 17:34

Elimas «el mago»

Elimas, llamado Barjesús, fue un mago judío y falso profeta que se opuso a Pablo y a Bernabé en Pafos, además de que intentó alejar a Sergio Paulo, el procónsul, de la fe cristiana. Por su engaño y trampería, Pablo lo dejó ciego tempo­ralmente. Hechos 13:4-12

Epafras «encanto»

Epafras era un líder y posiblemente el fundador de la iglesia de Colosas. Epafras visitó a Pablo cuando éste se hallaba encarcelado en Roma, y estuvo preso un tiempo con él. Pablo escribió su carta a los colosenses en respuesta a lo que Epafras le contó de la iglesia. Pablo tenía a Epafras en alta estima, llamándole «consiervo amado» y «fiel ministro de Cristo». Colosenses 1:7; 4:12; Filemón v. 23

Onésimo «ventajoso»

Onésimo era un esclavo que se escapó y que, al conocer al apóstol Pablo en la prisión en Roma, llegó a ser cristiano. Pablo envió a Onésimo de vuelta a Filemón con una carta en la que le pedía a este último que aceptase a Onésimo, ahora como un hermano en la fe. Libro de Filemón

Filemón «amistad»

La carta a Filemón es la única carta personal de Pablo que ha sobrevivido. Pablo suplica a Filemón que reciba de nuevo a su esclavo que se había escapado. Onésimo, como hermano en la fe, le recuerda a Filemón que él mismo le debía su conver­sión a Pablo. Libro de Filemón

Epafrodito «bien parecido»

 Epafrodito, miembro de la iglesia de Filipos, fue enviado por su iglesia a llevarle una dádiva a Pablo de parte de ellos cuando Pablo se hallaba encarcela­do en Roma. Epafrodito trabajó tanto que se enfermó y por poco muere. Pablo escribió de él: «Porque por la obra de Cristo estuvo próximo a la muerte, exponiendo su vida para suplir lo que faltaba en vuestro servicio para mí.» Filipenses 2:19-30; 4:18

Claudio «cojo»

Claudio, el César romano del 41 al 54 d.C., expulsó a los judíos de Roma por causar revueltas. Hechos 11:28; 18:2

Nerón

Aunque Nerón no se menciona nunca por su nombre en la Biblia, fue el cruel César romano, sucesor de Claudio, responsable de la más terrible de las persecuciones a los cristianos de Roma. La tradición cuenta que tanto Pedro como Pablo sufrieron martirio en manos de Nerón.

Félix «feliz»

Félix fue el gobernador romano de Judea que enjuició a Pablo y lo mantuvo en prisión dos años, esperando que Pablo lo sobornase. Hechos 23:23-24:27

Festo «como cerdo»

Festo sucedió a Félix como gobernador romano de Judea y continuó el juicio a Pablo. Hechos 25-26

Agripa

El rey Herodes Agripa II, en su calidad de gobernador de Galilea, hizo que Festo, el gobernador romano, llevase a Pablo ante él, y escuchó con interés la defensa de Pablo. Agripa dijo que Pablo hubiese podido ser liberado si no hubiese apelado a Roma. Hechos 25

Eutico «afortunado»

El último día que Pablo pasó en Troas, el joven Eutico se durmió mientras Pablo hablaba a la gente hasta medianoche. Eutico murió al caer desde una ventana de un tercer piso. Pablo inmediatamente bajó y, abrazándole, le devolvió la vida milagrosamente. Hechos 20:7-12

Jasón «sanación»

Jasón cuidó de Pablo y Silas durante su estancia en Tesalónica. Algunos judíos fervorosos fueron a la casa de Jasón buscando a Pablo y a Silas, pero como no los encontraron, llevaron a Jasón y a otros creyentes ante las autoridades de la ciudad y los acusaron de violar la ley romana. Obligaron a Jasón a pagar una fianza antes de soltarlos. Hechos 17:1-9

Lidia «nativa de Lidia»

Lidia, una mujer de nego­cios de Tiatira que comer­cializaba con púrpura, creyó en el Señor por medio de la predicación de Pablo. Hechos 16:11-15

¿Qué opinas? Únete a la Discusión