¿El Púlpito Necesita Oradores o Profetas?

Estudio ¿El Púlpito Necesita Oradores o Profetas?. Interesante estudio de la necesidad de verdaderos predicadores llenos del Espíritu.

 En la actualidad, estamos tan confundidos, que no entendemos lo imperante que se hace el asumir nuestra responsabilidad como pastores de un rebaño con una gran urgencia de un mensaje transformador de vidas. Digamos basta a los discursos que nos hacen reír o sentirnos bien por un momento, pero que no están transformando nuestras vidas. (Nota del traductor).

Todos hemos visto predicadores que piensan que pueden salirse con el talento oratorio en vez de la inspiración liderada por el Espíritu.

En el libro de Arte Sacro: Predicación y Teología en la tradición afroamericana, Olin Moyd cita a Peter T. Forsyth, quien dijo: “El predicador cristiano no es el sucesor del orador griego, sino del profeta hebreo. El orador viene con la inspiración; el profeta viene con una revelación”.

El talento oratorio solo no es Predicar.

predicadores o profetas, predicadores, profetas

Forsyth nos recuerda de algunos predicadores que piensan que pueden salirse solo con el talento oratorio, en vez de la inspiración guiada por el Espíritu. Todos hemos visto algunos grandes oradores-predicadores. Pueden provocar una sonrisa, reír o llorar en el momento justo. Cada palabra es exactamente perfecta. La voz es la de un barítono que recuerda a James Earl Jones. El “Aleluya”o ” Gloria a Dios” está siempre en el lugar exacto. Los mensajes pueden “inspirar”, pero que no nos empujan a cambiar. Ni siquiera nos piden que cambiemos; están demasiado ocupados con nosotros en ser condescendientes con nuestro pecado. Pueden hacernos sentir bien por un rato, pero no enfrentar nuestra sociedad o a nosotros en forma individual con la venida del Reino de Dios.

A menudo, estos predicadores prostituyen la tradición afroamericana. Pueden chillar sin integridad. En cualquier caso, pueden utilizan las trampas de la tradición sin ser fieles  a ella de forma completa, que incluye la transformación social e individual.

¿Dónde están Natán el profeta y Juan el Bautista?

El orador no prevé ningún cambio real. Es Natán el catalizador para un cambio en el díscolo David. Es Juan el Bautista, cuya voz causa tanto temor de que su cabeza tuvo que ser cortada. No son los causantes de mantener el status quo de la situación actual que merecen el título de “predicadores”. ¡No! Nosotros no aspiramos a tener la gente diciendo: “Hombre, eso es un predicador!” No, nosotros aspiramos a tener a la gente diciendo:

Y decían el uno al otro: ¿No ardía nuestro corazón en nosotros, mientras nos hablaba en el camino, y cuando nos abría las Escrituras?. Lucas 24:32

Mientras se prepara para predicar la palabra la semana que viene, sí, sea fuente de inspiración, pero no solamente sea eso. Sí, tenga algo para predicarle a la gente, pero no sólo eso. Sí, planifica el mensaje para que sea ordenado, pero siempre dejar espacio para el Espíritu, que se mostrará si sólo se lo permitimos. Y si el Espíritu viene en verdad, entonces nuestros mensajes no sólo hacen cosquillas en los oídos de aquellos que solo quieren tener un  entretenimiento religioso, pero será el primer paso para cambiar vidas y a la sociedad  y a este  mundo que tanto necesita ser cambiado

Por: Sherman Cox

Traducido por: José Alberto Vega

SoulPreaching.com

Sherman Haywood Cox II es el director de Soul Preaching. Sostiene el M. Div con un énfasis en homilética y M.S. en Ciencias de la Computación.

¿Qué opinas? Únete a la Discusión