4 Miedos Ocultos Acerca de Predicar Sobre el Diezmo

 

Malaquías 3:8 ¿Robará el hombre a Dios?  Pues vosotros me habéis robado.  Y dijisteis:   ¿En qué te hemos robado?  En vuestros diezmos y ofrendas. 

Pastor, incluso si la gente se equivoca, no dejes que eso te detenga de hacer lo correcto.

¿Le robará el hombre a Dios? (Malaquías 3:8)

Algunas personas van a estar francamente molestas con sus pastores un día.

Cuando, de pie ante el Señor, se hace evidente que Jesús no estaba hablando metafóricamente cuando Él dijo que dándole a Él estamos  “haciendo tesoros en los cielos” (Mateo 6:20):

Sino haceos tesoros en el cielo,  donde ni la polilla ni el orín corrompen,  y donde ladrones no minan ni hurtan.

muchos de los que nunca fueron enseñados a hacer eso en la tierra va a estar apuntando con el dedo acusador a los predicadores que les falle a ellos.

diezmo, ofrenda, estudio, predicarEs un cobarde.

A los pastores no les gusta la crítica y nada hacer sentirse tan criticados más rápido que un conmovedor sermón dando rienda suelta del todopoderoso dólar y el plato de la ofrenda.

A Los pastores no les gusta  nada de cartas anónimas y nada llenará más rápido  su buzón antes con estas misivas solitarias que declarar todo el consejo de Dios contra el materialismo y la codicia.

La cobardía en cualquier congregación disfruta de quejas anónimas de sus líderes espirituales. Si el predicador es silenciado incluso antes de que comience, ellos han ganado.

A los pastores no les gusta cuando sus más influyentes (y verbal) simpatizantes están descontentos con ellos y nada va a lograr esa disfunción más rápido de sus sermones sobre dar.

Sugiero que los ministros recuerdan constantemente a su pueblo que “no fueron enviado a hacerte feliz, sino para hacer que Jesús sea feliz y te madurares en ser como Jesús.” Esas no son la misma cosa.

A los pastores no les gusta ser acusado por motivos egoístas en sus sermones y un sermón exhortando a las personas a traer ofrendas a la iglesia, que pagará las facturas y podría aumentar su sueldo se traducirá en acusaciones de auto-interés tan rápidamente como cualquier cosa que se pueda pensar.

Dado que algunos predicadores efectivamente abusan de su posición y de instar a la gente a dar para que tengan más dinero, muchos pastores rehúsan predicar acerca del dinero en absoluto. Y ese eso no le hará ningún favor a su pueblo.

Vamos a dejar de hacer lo bueno sólo porque algunos mal-hacedor serán ofendidos?

Pastor, incluso si algunos se equivoca, no dejes que eso te detenga de hacer lo correcto.

Esta no es una situación teórica. Conozco un montón de pastores que nunca predicar sobre el dinero (la rectoría, el diezmo, el materialismo, la codicia, dando-llámelo como quiera). Odian la reacción que reciben de los bancos y, por tanto, elegir temas más seguros, el tipo que generan un montón de elogios y ‘amens’ de las bancas. Como resultado, aquellos que necesitan escuchar el consejo de Dios sobre estos mismos temas, se van sin ellos. Quienes que responderían a la sana doctrina bíblica sobre este tema nunca oírán la verdad de Dios y seguirán en su servidumbre.

Mientras tanto, los trabajadores cristianos en casa y en todo el mundo que dependen de las iglesias para su apoyo financiero seguirán surtiendo sus efectos.

Todo por la cobardía de un pastor. Todo porque ha cedido a los críticos y pesimistas, a los comprometedores y los rebeldes.

Todos porque prefería ser amado por su pueblo en lugar de complacer a su Señor.

Estoy instando a que reconsidere, siervo de Dios.

Cuando usted y yo elijamos no predicar la Palabra de Dios sobre el tema de dar, estamos fallándole al Señor, abandonando nuestro pueblo, desertando a aquellos  quienes necesitan su apoyo y, en última instancia, traicionándonos a nosotros mismos.

Las personas están robando a Dios.

Malaquías 3 dice esto tan claramente como nada en las Escrituras. Cuando el pueblo del Señor falla en traer sus diezmos y ofrendas, la obra del Señor se va queriendo. “Con la duda de que haya alimento en su casa”, esto es lo que dice el Señor en Malaquías 3:10.

Dios es honrado cuando traemos fielmente nuestras ofertas e insultado cuando no lo hacemos.

Me atrevo a retar a cualquiera sobre este tema en base escritural.

Los miembros de la iglesia que dan están abandonando a los obreros del Señor.

Los pastores, ministros de tu iglesia, personal y misioneros en el hogar y en el extranjero dependen de las ofrendas de su iglesia y la mía por su apoyo para que puedan hacer el trabajo para el cual Dios los llamó. Como dijo Pablo, “El obrero es digno de su salario”.

Ayer, un joven ministro en Michigan me dijo que debido a las dificultades financieras en su iglesia, él va a finalizar. La congregación no puede sostenerlo más tiempo. Sin saber una sola cosa acerca de su iglesia, voy a afirmar categóricamente que, con toda probabilidad su iglesia no tiene un problema financiero; tiene un problema espiritual.

La gente no da sus ofrendas porque aman las cosas más de lo que aman a Dios, a ellos les molesta que se les diga esto, y prefieren dejar que el trabajo del señor se deslice en desuso antes de renunciar a su amplia pantalla de televisión de alta definición y sus coches nuevos.

Los hombres son pecadores. Acostúmbrese a ello. Necesitan que se les diga la verdad, y éstos se resienten hasta que cedan a la realeza de Cristo.

Dios toma el tema de dar/administración mucho más en serio de lo que nosotros lo hacemos.

Hay pastores cuyos nombres han sido introducidos en su nombramiento a la cuenta del calendario para no decir a su pueblo la verdad en este asunto.

Pastores cobardes están fallando a su propio pueblo.

A medida que su pastor, algo pueda hacer para ayudarle a romper el yugo del materialismo y la codicia y para crecer en Cristo, será una buena cosa y es para su beneficio.

Sólo porque le resulta doloroso en el momento en que usted va a través de la difícil decisión-y el demonio de la codicia le está gritando y llorando que no quiere renunciar a todos su bonito juego sobre las cosas y el derecho a comprar más de ello!– no significa que el portavoz del Señor debe estar en silencio. Muy por el contrario.

¿Qué pasa si el cirujano se niega a operar porque hacerlo podría ser incómodo y hacerle pasar semanas convaleciente? ¿Qué pasa si el dentista se niega a hacer una endodoncia porque él tendría que disparar sus encías lleno de analgésico que es incómodo para usted y podría dañarlas?

¿Qué pasa si el reparador de su casa se niega a renovarla porque hacerlo podría molestias a su familia durante unos días? ¿Qué pasa si el fontanero se niega a venir porque él podría tener que apagar el agua en su casa y de seguro que él no quiere que usted se moleste?

Nuestra forma congregacional de gobierno de la iglesia ha producido un monstruo que está matando nuestras iglesias: la gente en los bancos han obtenido la idea de que el pastor está ahí para hacer a todos felices. Y si alguno de ellos está infeliz, seguramente el ministro está fallando en hacer su trabajo y debe ser reprendido o incluso terminado.

El remedio para esta situación es que todos los siervos del Señor se mantengan  unidos y valientemente predicar todo el consejo de Dios sobre el tema del dinero, la entrega, la mayordomía, el materialismo, la codicia y la generosidad. Si no hay lugar para los quejosos a que intervengan, si cada iglesia está oyendo los mismos mensajes coherentes de los pastores del señor van a obtener derecho o salir.

Tampoco será una mejora.

Le puedo garantizar, pastor, que en las iglesias, donde los ministros han conseguido este derecho, hay un mundo de miembros que alaban a los pastores, a los cielos para ayudarlos. Van a alabarlo por su coraje y aplaudirlo por no echarse atrás cuando la hermana aferramiento amenazó con retirarse si él predicaba sobre el diezmo un domingo más. (y le dirán riéndose que como resultado de eso, él predicó otras de cinco semanas sobre el tema!).

Cuando esos miembros de la iglesia de lleguen al cielo, van a encontrar que todos han cedido en el nombre de Jesús, ellos recibieron de vuelta un céntuplo como tesoro en las verdaderas riquezas. (no tengo ni idea de qué forma tendrá esto, sólo podemos creer que el Señor Jesús cuando Él prometió esto).

Estamos los predicadores temerosos de traicionar nuestra llamando cuando nosotros omitir determinados temas.

Fallar en predicar sobre cualquier cosa porque algunos miembros se sentirán descontentos es traicionar al Señor quien nos ha llamado a este trabajo en primer lugar.

En el delta del Mississippi en los cargos raciales de los 1960, predicaba contra el racismo y contra los prejuicios. En la iglesia más grande en el estado donde el gobernador que había tratado de mantener su universidad  segregados sentados en la fila delantera, predicaba sobre el racismo.

Hacer lo contrario era traicionar al Señor.

El pastor que sirve en el país del tabaco no puede predicar contra el demonio del tabaquismo es venderlo. El pastor que sirve en una ciudad donde el mayor empleador es una cervecería tiene una responsabilidad de hablar la verdad en amor.

A principios del siglo XIX, el pastor que sirve una iglesia llena con propietarios de esclavos y no predicaba sobre los males de ese sistema estaba fallando a Dios y a su pueblo.

Ese pastor traiciona al Señor, a su pueblo, el mundo que observa, y finalmente a sí mismo.

Si escarbo sobre un miembro del que hablan, si abiertamente por temor de perder mi trabajo, me tomo el sendero de menos resistencia y hablar sobre nada controvertido, si he dejado de abordar y dar el diezmo porque alguien será infeliz, además de decepcionar a mi Señor y abandono a aquellos que dependen de nuestra fidelidad, me traicionan mis propios miembros y terminan por destruir mi propia autoestima.

Permítanme terminar con una situación personal que ilustra esto tan claramente como cualquier cosa que puedo pensar…

Comencé a pastorear Iglesias Bautista del Sur a principios de los años sesenta, cuando los programas de jubilación denominacional exhortaron a las iglesias a contribuir con $400 anualmente para garantizar a su pastor un ingreso en sus últimos años. Pensar de que cuatro cientos de dólares al año. (Esto le dirá qué la economía americana primitiva que tenía en ese entonces).

Junto a mediados de la década de 1970, cuando la tasa de inflación se disparó fuera de control, el liderazgo denominacional no tenía idea de quienes eran principalmente responsables decidieron que tenían que actuar rápidamente o los ministros retirados iban a estar en apuro grande.

Los pastores como yo estamos eternamente agradecidos por lo que hicieron.

Estos líderes comenzaron a alentar a las iglesias a que reserven una décima parte de la remuneración de un ministro para su jubilación. En la mayoría de los casos, la iglesia contribuyó esa cantidad por encima de lo que ya estaban pagando a los ministros.

Eso no fue poca cosa.

Como joven pastor de Columbus, de la Primera Iglesia Bautista de Mississippi, recuerdo haber tenido sólo una leve aviso de todo esto. El pastor asociado Bill Hardy se convirtió en el primer hombre de nuestra iglesia y han llevado a nuestra gente a hacer lo correcto. Y porque el liderazgo estaba maduro y sabio, lograron salir a adelante. Apenas hubo alguna discusión y ninguna controversia.

Así obtener esto, por favor, a partir de mis treintitantos años, las iglesias que yo pastoreaba comenzó a dejar de lado con nuestra junta de anualidades confesional de una suma de dinero para mi jubilación igual a una décima parte de lo que me estaban pagando. Después de Columbus, la Primera Iglesia Bautista de Charlotte, Carolina del Norte, hizo lo mismo. Entonces, en 1990, cuando vine a servir a la FBC de Kenner, Louisiana, que todavía estaba tratando de sobrevivir a una enorme grieta que les había dejado con la mitad de los miembros y la totalidad de la deuda, el importe de la iglesia podría contribuir a mi jubilación disminuyó notablemente. Luego, en 2004, cuando me convertí en Director de misiones para el SBC iglesias del área metropolitana de Nueva Orleans, la asociación una vez más puso a un lado la décima parte de mis ingresos para mi jubilación.

Uno-décimo. Tendrá que reconocer que como un diezmo.

He estado diezmando mi ingreso al Señor a través de mi iglesia durante todos estos años. Dar una décima parte.

Ahora, aunque no tengo ni idea de cuánto mis contribuciones a la obra del Señor ha crecido y lo que la cifra total sería ahora, sé exactamente cuál es el monto de mis ingresos de jubilación es con el organismo de la SBC conocido ahora como Guidestone. Cada sábado, recibo un email diciéndome lo que esa cifra es y cuánto ha ganado o perdido durante la semana pasada. A veces, aumenta varios miles de dólares en una semana y a veces se pierde esa cantidad.

Como resultado de los diezmo” de la iglesias ” mis ingresos, por así decirlo, disfrutaré de un buen retiro.

En forma similar, como resultado de nuestro ofrendar nuestros ingresos a través de los años, he estado acumulando tesoros en el cielo, de acuerdo a nuestro Señor:

No os hagáis tesoros en la tierra,  donde la polilla y el orín corrompen,  y donde ladrones minan y hurtan; sino haceos tesoros en el cielo,  donde ni la polilla ni el orín corrompen,  y donde ladrones no minan ni hurtan. Porque donde esté vuestro tesoro,  allí estará también vuestro corazón. ( Mateo 6:19-21).

Ese “tesoro” no es para mi jubilación, pero para la próxima vida. (Acabo de decir más de lo que yo entiendo. Los detalles son estrictamente cosa del Señor, que es el último Gerente Monetario “Money-Manager”, creo que estará de acuerdo. Cara sonriente va aquí).

Y permítame decir otra palabra sobre el tema de dar?

Yo diezmo a través de mi iglesia, la Primera Iglesia Bautista de Kenner, Louisiana. Además, quiero contribuir a varios otros ministerios por encima de ese diezmo. Global Maritime Ministy, Ministerio Marítimo Mundial es nuestro trabajo con la gente de mar y los trabajadores portuarios de todo el mundo, y dar a este ministerio es un privilegio. El New Orleans Baptist Theological Seminary es otra causa muy querida en mi corazón, como educa y capacita a la próxima generación de los siervos del Señor. Más allá de estos, quiero contribuir un poco a la Asociación Evangelística Billy Graham, y un número de otros ministerios.

Alguien me preguntó recientemente, “Debo diezmo mis ingresos de jubilación? Después de todo, me dio el diezmo cuando nos apártelo hace años.” Yo sólo podría decirles lo que creo que Dios ha suministrado a mis necesidades tan maravillosamente y generosamente, me alegro por el privilegio de darle a Él por el diezmo mis ingresos a través de su iglesia. Para hacer de esto una cuestión de legalismo es pasar por alto el punto totalmente.

Una sugerencia para el pastor que está considerando la predicar sobre este tema que asusta y sabiendo que al hacerlo tendrá un costo para él:  Imprime la primera parte de este artículo. Pásalo a los líderes claves. Pídeles que lo lean, después pregúntales, “¿quieren que su pastor sea valiente o cobarde?” y esperar una respuesta.

Estoy apostando que ellos preferirán un león como pastor, no un ratón. Algunos te darán advertencias y sabiamente, te sugerimos que vayas con suavidad, con gentileza entre ese terreno minado en las primeras veces hasta que hayas encontrado donde los están los explosivos. Buenos consejos.

Por Joe McKeever

El Dr. Joe McKeever es un predicador, dibujante y el director retirado de las misiones de la Asociación Bautista de Nueva Orleáns. Actualmente él ama a servir como predicador lleno de avivamiento, conferencias de predicadores, entrenamiento de diáconos, banquetes  sobre liderazgo y otros eventos de la iglesia. Visitalo y disfrutar de sus ideas de sobre casi 50 años de ministerio en JoeMcKeever.com.

Traducido y adaptado por José Alberto Vega

¿Qué opinas? Únete a la Discusión