El Paraíso y el Tártaro – Apocalipsis

EL PARAÍSO

El Hades se divide en dos secciones separadas (Lucas 16:26) Una de estas es el “paraíso”, y la otra es el “tártaro”.

paraiso, tártaro, hades, seol, infierno

Jesús le dio certeza al ladrón en la cruz con las siguientes palabras: “De cierto, de cierto te digo que hoy estarás conmigo en el paraíso” (Lucas 23:42). La palabra “Paraíso” (del griego paradeisos) significa “parque”, un lugar de belleza y consuelo el cual sólo puede referirse al cielo (2ª Corintios 12:1-4) o, como en este caso, a un lugar al cual los muertos justos van. Aunque el cuerpo de Jesús fue puesto en el sepulcro (Lucas 23:52-53), su alma fue al Hades (Hechos 2:27,31) Jesús no ascendió al Cielo al morir, esto es lo que evidencia las palabras que dijo a María Magdalena: “No me toques, porque aún no he
subido a mi Padre” (Juan 20:17) De lo anterior podemos concluir que cuando Jesús y el ladrón en la cruz murieron, ambos fueron a la sección del Hades llamado “Paraíso”, un lugar de descanso y belleza.

Del “seno de Abraham”, de (Lucas 16:22), se debe pensar que es sinónimo de paraíso. Los justos van al paraíso cuando mueren. La expresión “seno de Abraham” indica sencillamente el amor que Abraham tenía por Lázaro. Natán, el profeta, habló de un hombre pobre cuya corderita dormía en su seno ( 2ª Samuel 12:3), con lo que mostraba su amor y su cuidado por la corderita. El discípulo a quién Jesús amaba se recostó en el seno, o al lado de Jesús (Juan 13:23), una señal del amor de Jesús por tal discípulo. De Jesús se dice que él estaba en el seno del Padre (Juan 1:18), una expresión del amor de Dios por Jesús. El rico no era amado ni honrado por Abraham, como muchos Judíos lo
esperaban; en lugar de éste fue el pobre Lázaro que recibió la aceptación por parte de Abraham.

EL TÁRTARO

Una “gran sima” que hay en Hades divide el paraíso del tártaro, el lugar de tormento y de dolor. La palabra “tártaros”, del griego, la cual, desafortunadamente se tradujo como  “infierno” en la Reina y Valera, aparece sólo una vez en el Nuevo Testamento: “ Porque si Dios no perdonó a los ángeles que pecaron, sino que arrojándolos al infierno los entregó a prisiones de oscuridad, para ser reservados al juicio”… (2ª Pedro 2:4) Los ángeles impíos van a estar allí, pero puede ser que ellos sean trasladados al fuego eterno, donde los injustos serán castigados junto con ellos (Mateo 25: 41) Los espíritus de los muertos desobedientes están encarcelados allí.

( 1ª Pedro 3:19,20) A través de su espíritu (1ª Pedro 1:11) en Noé, cuya boca él usó (2ª Pedro 2:5), Jesús predicó a algunos de ellos en los días de Noé. Como ellos rechazaron el mensaje, sus espíritus fueron encarcelados en el tártaro, donde estaban en el momento en que Pedro escribió su segunda carta. Esta parte del Seól (Hades) es mencionado en el cántico de Moisés: “Porque fuego se ha encendido en mi ira, y arderá hasta las  profundidades del Seol” (Deut. 32:22) El tártaro es la parte baja del Seól o Hades.

¿Qué opinas? Únete a la Discusión