Personajes en la Vida de Pablo – Estudio

Pablo «pequeño»

Pablo, el gran apóstol y misionero pionero, cuyas cartas forman gran parte del Nuevo Testamento, era tanto judío como romano. Nació en Tarso y recibió el nombre de Saulo, y fue educado por el Rabí Gamaliel en Jerusalén.

Saulo pertenecía a la secta de los fariseos, se opuso firmemente a los cristianos, y estaba presente cuando apedrearon a Esteban. Cuando iba a Damasco a arrestar cristianos, Saulo vio una luz deslumbrante y escuchó a Jesús decir: «¿Por qué me persigues?» Cegado por la luz, fue conducido a Damasco, donde Ananías le restauró la visión. Después de que Saulo hubo sido bautizado, comenzó a predicar el evangelio; pero cuando los judíos de Damasco conspiraron para matarlo, él huyó a Jerusalén, donde los cristianos por primera vez tuvieron miedo de él. Pero Bernabé se hizo amigo de Saulo y se lo presentó a los apóstoles. Después de otro complot para matarlo, Saulo regresó a Tarso.

Primera misión

Unos años más tarde, Bernabé fue a buscar a Saulo para colaborar con la iglesia de Antioquía de Siria. Esta iglesia los envió luego al Asia Menor a divulgar el evangelio. Después de su visita a Chipre, a Saulo se le conoce como Pablo (la forma griega de su nombre hebreo). Regresó a Antioquía y le contó a la iglesia lo que habían logrado. Pablo también ayudó a los cristianos judíos de Jerusalén a aceptar que Jesús es el Salvador de todos, no sólo de los judíos. En su segundo viaje misionero, Silas acompañó a Pablo, visitando primero a los cristianos de Galacia. En Listra se les unió un joven llamado Timoteo, y entonces zarparon para Grecia desde Troas, donde se reunieron con Lucas. En Filipos fundaron una iglesia, pero Pablo y Silas fueron golpeados y encarcelados. Después de su liberación prosiguieron su viaje hacia Grecia, predicando Pablo en Atenas y permaneciendo en Corinto durante dieciocho meses. Pablo luego volvió a Jerusalén, llevando consigo regalos para los cristianos pobres de parte de los creyentes de Grecia y el Asia Menor.

pablo, apostol, carcel

Juicio

Pablo se quedó un tiempo en Siria antes de partir de nuevo a Éfeso, donde trabajó y predicó por unos tres años, antes de ir de nuevo a Corinto y de regresar, vía Grecia y Asia Menor, a Jerusalén. Al llegar de nuevo a Jerusalén, Pablo fue arrestado una vez más y enviado a juicio en Cesarea. Después de dos años más en la cárcel, Pablo apeló para que lo llevaran a juicio ante el César y fue enviado a Roma. Su nave naufragó cerca de la costa de Malta, pero no hubo pérdida de vidas humanas. Pablo llegó por fin a Roma con seguri­dad, donde fue puesto en arresto domiciliario por dos años. Escribió muchas de sus cartas mientras se hallaba confinado. Pablo fue liberado probablemente después de su juicio, pero fue arrestado de nuevo y ejecutado por el emperador Nerón alrededor del año 67 d.C. Hechos 7, 9—28; las epístolas de Pablo

Silas «habitante del bosque»

Líder de la iglesia de Jerusalén, Silas viajó con Pablo en su segundo viaje misionero, y fue encarcela­do con él en Filipos. Cuando Pablo se fue a Atenas, Silas se quedó en Berea, reunién­dose de nuevo con Pablo en Corinto. Silas es probable­mente el mismo «Silvano» mencionado en varias de las cartas de Pablo, y el que ayudó a Pedro a escribir sus primeras cartas. Hechos 15—18; 2 Corintios 1; 1 Tesalonicenses 1; 1 Pedro 5

Tito «honrado»

Tito era un cristiano gentil, amigo y colaborador de Pablo. Sabemos que visitó Jerusalén una vez con Pablo, y probablemente viajó a menudo con él. Tito trabajó en Corinto, limando las asperezas entre Pablo y los cristianos de allí.

Además les llevó a los corintios la segunda carta de Pablo, y ayudó a recaudar dinero en Corinto para los cristianos pobres de Judea. Pablo escribió su carta a Tito mientras éste se encontraba en Creta. 1 Corintios 16; 2 Corintios 7—8; Gálatas 2; Tito

Tíquico «afortunado»

Tíquico, amigo de Pablo, probablemente procedía de Efeso, y parece que fue escogido por las iglesias del Asia Menor para llevar el dinero que recaudaron para los cristianos pobres de Judea. Tíquico estaba con Pablo en la prisión en Roma, y entregó las cartas de Pablo a las iglesias de Colosas y de Éfeso. Efesios 6; 1 Corintios 4; 2 Timoteo 4; Tito 3

Juan Marcos

Marcos, autor del segundo Evangelio, vivía en Jerusalén, donde los primeros cristianos se reunían en la casa de su madre. Marcos, primo de Bernabé, acompañó a Pablo y a Bernabé en su primer viaje misionero, pero los dejó a mitad de camino, y Pablo rehusó llevarlo en su segundo viaje. Más tarde, Marcos se reunió con Pablo en Roma y fue descrito por Pablo como «mi hijo Marcos». La tradición afirma que el Evangelio de Marcos está basado en el relato que Pedro le hizo a Juan Marcos de la vida de Jesús. Marcos 14; Hechos 12- Timoteo 4; Filemón

Bernabé «hijo del aliento»

Bernabé, nativo de Chipre y miembro de la iglesia de Jerusalén, vendió una propiedad para darle dinero a los cristianos pobres de Judea. Cuando Pablo fue a Jerusalén después de su conversión, Bernabé se hizo amigo de él, aunque los demás sospechaban de Pablo. La iglesia de Jerusalén envió a Bernabé a Antioquía a edificar la iglesia, y él le pidió a Pablo que lo acompañase.

Bernabé acompañó a Pablo en su primer viaje misionero desde Antioquía, pero en el segundo viaje hubo desacuerdo entre ellos acerca de si llevar a Juan Marcos o no. Se separaron, llevando Bernabé a Juan Marcos con él a Chipre, pero Pablo siempre habló bien de Bernabé. Hechos 4, 9, 11, 12, 15; Gálatas 2

Erasto «deseado»

Ayudante de Pablo, Erasto se unió a Timoteo para en Macedonia mientras Pablo permaneció en Asia Menor. Hechos 19; 2 Timoteo 4

Timoteo «honrando a Dios»

De madre cristiana judía y padre griego de Listra, Timoteo se hizo amigo y asistente de Pablo. Colaboró con el segundo viaje misionero de Pablo quedán­dose en Tesalónica para ayudar a los creyentes perseguidos de allí. Pablo también envió a Timoteo desde Éfeso a instruir a la iglesia de Corinto. Aunque le faltaba confianza en sí mismo y necesitaba el apoyo de Pablo, se convirtió en un líder de la iglesia de Éfeso; las dos cartas de Pablo a Timoteo están llenas de consejos para los líderes de las iglesias. Hechos 16, 17; 1 y 2 Timoteo

Gayo «señor»

Gayo, un cristiano macedonio que se unió a Pablo en su tercer viaje misionero, fue arrastrado al anfiteatro durante la revuelta de los plateros de Éfeso. Hechos 19

Lucas «dador de luz»

Lucas, médico de habla griega que escribió el tercer Evangelio, era también amigo de Pablo. Acompañó al Apóstol en algunos de sus viajes, y registró sus experiencias en el libro de los Hechos. Lucas zarpó para Roma con Pablo, permaneciendo con él mientras era prisionero en la capital imperial. Colosenses 4; 2 Timoteo 4; Lucas-Hechos

¿Qué opinas? Únete a la Discusión