Proverbio Cap. 5 – Estudio

proverbios, escritos, consejosDefinición de Proverbios: Un proverbio es una declaración breve que comunica una verdad moral de manera concisa y aguda. La enseñanza por medio de proverbios se originó en el oriente y es una de las formas más antiguas de instrucción. El mensaje principal de Proverbios es que la sabiduría comienza con Dios.

Punto1.

La voz activa dice: “hijo mío”. Es del Padre amoroso que nos exhorta de una manera tierna, como la del padre terrenal a su hijo. Podríamos decir que en  todo el libro de Proverbios el interés máximo de Dios es que procuremos estar atentos a su sabiduría, como a su inteligencia. Quiere que nos esforcemos, que nos interesemos en estas dos cualidades que solo él nos puede dar por medio de su Palabra, que las atesoremos en nuestro corazón, porque de la abundancia del corazón habla la boca. En esta parte aparece también la palabra ciencia, pero habla de nuestros labios, quiere decir que aprendamos a  dominarlos en lo que hablemos, que cuando abramos la boca para decir algo primero lo pensemos bien. Que nuestro hablar sea sensato, que haya ciencia en nuestros hablar.

Pro 5:1-2 “Hijo mío,  está atento a mi sabiduría,  Y a mi inteligencia inclina tu oído, 2  Para que guardes consejo,  Y tus labios conserven la ciencia”  Estos dos versículos nos recuerdan: Pro 4:20  “Hijo mío,  está atento a mis palabras;  Inclina tu oído a mis razones” 4:22  Porque son vida a los que las hallan, Y medicina a todo su cuerpo.

Punto 2.

Nos describe, de una manera gráfica,  el camino que nos lleva el dejarnos seducir  por la mujer extraña. El sufrimiento que nos vendría si no le obedecemos. Nos dice lo dulce  que son los labios de la mujer extraña, nos habla de su paladar blando y suave como el aceite, pero que después será amargo como el ajenjo, y que nos llevará hasta la muerte, y aun hasta el infierno. Nos dice que los caminos que nos llevan a la mujer  extraña son inestables, podemos decir que son veredas de muerte, y que solo sus caminos son estables y caminos de vida eterna.

Pro 5:3  “Porque los labios de la mujer extraña destilan miel, Y su paladar es más blando que el aceite; 4  Mas su fin es amargo como el ajenjo, Agudo como espada de dos filos. 5 Sus pies descienden a la muerte; Sus pasos conducen al Seol. 6  Sus caminos son inestables;  no los conocerás,  Si no considerares el camino de vida”

Punto 3.

Dios nos manda a que le oigamos, que pongamos atención a sus razones y no nos apartemos de ellas. Que nos alejemos de la mujer extraña, que nuestros caminos no nos acerquen  a ella ni a su casa. Porque si lo hacemos saldríamos perdiendo nuestro honor y estaríamos entregando  nuestra vida al cruel (a Satanás).

Pro 5:7  Ahora pues,  hijos,  oídme, Y no os apartéis de las razones de mi boca. 8  Aleja de ella tu camino, Y no te acerques a la puerta de su casa; 9  Para que no des a los extraños tu honor, Y tus años al cruel;

Punto 4.

Nos detalla que es lo que pasará sino hacemos lo que él nos manda.

Que nuestras fuerzas serán consumidas por los extraños y que todo lo que tenemos pasará a casa de los extraños  por nuestra desobediencia. Nos está diciendo que perderemos todo y terminaremos gimiendo de dolor cuando nuestra carne sea consumida. Y reconoceremos después de que no aceptamos el consejo a tiempo, y que nuestro corazón menospreció la reprensión. Que no le oíamos a Él, y no les hicimos caso a las personas que nos instruían. En nuestro contexto podemos decir que no oímos la voz de nuestros padres, ni la de nuestros  pastores, que no oímos la voz de los que nos enseñaban. En este caso, no le hicimos caso a nuestros profesores empezando en la escuela bíblica, pasando por toda la gama de personas que nos aconsejaban a que no lo hiciéramos. Especialmente que no le oímos a nuestro Padre Celestial la enseñanza que nos da en su Palabra.

Pro 5:10  No sea que extraños se sacien de tu fuerza, Y tus trabajos estén en casa del extraño; 11  Y gimas al final, Cuando se consuma tu carne y tu cuerpo, 12  Y digas:  ¡Cómo aborrecí el consejo, Y mi corazón menospreció la reprensión; 13  No oí la voz de los que me instruían,  Y a los que me enseñaban no incliné mi oído!

Punto 5.

Nos dice que llegaremos a reconocer que hemos estado prácticamente en todo mal, que no oímos el consejo y hemos practicado todo lo malo en todas partes.

Pro 5:14  Casi en todo mal he estado, En medio de la sociedad y de la congregación.

Punto 6.

Beber el agua de nuestra cisterna significa que aprendamos a conformarnos con lo Él nos ha dado, que lo disfrutemos al máximo, que no necesitamos lo que se encuentra en la calle, lo que no es de nosotros, porque nunca nos brindará un placer real, que solo es ficticio. Porque lo que Él nos ha dado es para nosotros y no para los extraños. Nos ha bendecido por medio de todo lo que tenemos para que estemos alegres,  incluyendo la mujer de nuestra juventud, que la amemos con todas nuestras fuerzas, que aprendamos a reconocer su gracia y sus virtudes, que aceptemos sus caricias pero con agrado y nos recreemos en su amor. Que aprendamos a valorarla siempre.

Pro 5:15  Bebe el agua de tu misma cisterna, Y los raudales de tu propio pozo. 16   ¿Se derramarán tus fuentes por las calles, Y tus corrientes de aguas por las plazas? 17  Sean para ti solo,  Y no para los extraños contigo. 18  Sea bendito tu manantial,  Y alégrate con la mujer de tu juventud, 19  Como cierva amada y graciosa gacela.  Sus caricias te satisfagan en todo tiempo,  Y en su amor recréate siempre.

Punto 7.

Nos pregunta como padre lleno de amor el por qué andamos ciegos con la mujer que no es la nuestra. El sabe lo que estamos haciendo, a Él no lo podemos engañar como nos engañamos a nosotros mismos, Él conoce todos nuestros caminos y no solo eso, sino que además considera todas nuestras veredas, quiere decir que Él sabe discernir todas nuestros pensamientos por muy escondidos que los tengamos, o mejor dicho todos los vericuetos por los que nos metemos.

Pro 5:20   ¿Y por qué,  hijo mío,  andarás ciego con la mujer ajena, Y abrazarás el seno de la extraña? 21  Porque los caminos del hombre están ante los ojos de Jehová,  Y él considera todas sus veredas.

Punto 8.

Nos está diciendo que todos nuestros pecados o faltas nos harán caer por si mismas y que moriremos por falta de corrección y estaremos siempre equivocados por todas nuestras locuras.

Pro 5:22  Prenderán al impío sus propias iniquidades, Y retenido será con las cuerdas de su pecado. 23  El morirá por falta de corrección, Y errará por lo inmenso de su locura.

¿Qué opinas? Únete a la Discusión