Gracias a mi Madre – Pensamiento

El presente pensamiento GRACIAS A MI MADRE está dedicado a aquellos que por cualquier motivo están alejados de su madre y sienten el dolor de su ausencia.

Gracias Señor bendito por mi madre, por ese rayito de luz que alumbra mi camino, por ese corazón lleno de ternura, de dulzura, de amor, de sacrificio y paz.

Gracias Señor por ese regalo tan grande a mi vida, por mi madre. Bueno eres Señor porque me has dado una amiga, alguien en quien confiar.

Gracias Señor por ese ser tan abnegado  que siempre está dispuesto a sacrificarse por mí, que siempre está dispuesta a darme su amor y amistad, por sus abrazos que son como el aroma del campo en flor.

Gracias Señor porque desde que tengo uso de razón me recuerdo de su sonrisa, por sus concejos y sobre todo por su fidelidad.

Gracias Señor por su sonrisa, por su cariño, porque siempre está dispuesta a sacrificarse por mí.

gracias a mi madre. dia de la madre

Si soy malo aun así ella sigue siendo buena, ella me cuida, me aconseja y a veces me corrige, desde que nací soy como una plantita que ella ha estado regando con su amor. Para ella soy la causa de sus desvelos. Madre bendita que me das la fuerza para seguir adelante. Que me infundes valor en los momentos de debilidad. Madre bendita que dobla su rodilla para interceder ante mi Creador. Gracias bendito Señor por darme una  madre sin igual.

Tú me sigues dando ejemplo de rectitud, de amor y de esperanza. Por ti mi madre que se que estas dispuesta a dar tu vida por mí estoy dispuesto a luchar hasta lograr un cambio en mi vida, gracias madre querida.

Porque sé que Dios te ha dado fuerza y coraje para luchar por mí, porque aunque te falle, tu no me desprecias, porque aún así sigues luchando por mí, porque tu corazón está lleno de vida, de confianza y de fe. Porque no te das por vencida hasta lograr mi felicidad.

Porque solo el amor de una madre está dispuesta a desvelarse y luchar por sus hijos. Porque solo una madre puede ver a su hijo inocente sin importar sus faltas. Porque solo una madre se puede mantener despierta en las noches más oscuras por nuestro sufrimiento. Su amor no tiene límite.

Solo una madre puede dejar de comer por su hijo, y  solo ella es capaz de dar su vida por un hijo, porque su amor es lo más parecido al amor de Dios.

Así es mi madre, un regalo de Dios, porque Él puso en su pecho un corazón lleno de amor. Si ustedes aun tienen una madre, cuídenla, luchen sin descanso, no se den por vencidos hasta verla feliz, vívela, ámala, díganles palabras que en su cara formen una sonrisa, ellas merecen todo el amor de la vida y nunca le digas un insulto que en sus ojos formen lagrimas, acepta que sus regaños son por cariño, por amor, porque ellas siempre quieren lo mejor para sus hijos. Hoy tenemos quien nos regañe, pero algún día esos regaños te harán mucha falta. Tú sabes que ellas siempre desean lo mejor para sus hijos. Que nunca se te olvide quien te enseñó a dar tus primeros pasos en la vida, que siempre han luchado para que seas un buen hijo, siempre seremos unos niños para ellas, las madres siempre son así, su amor es para siempre. Y una vez más les digo que las acepten como son, porque sean como sean seguirán siendo nuestras madres.

Dios es tan bueno y tan grande que a lo mejor de la creación la ha llamado mamá. Gracias y alabanzas sean a nuestro Señor por la madre que nos dio y a ella por ser lo que es, podemos llamar: «Mi Mama»

Por: Pastor José Alberto Vega.

¿Qué opinas? Únete a la Discusión