¡Cómo un Predicador Responde de la Fe Frente a la Ciencia!

La presente reflexión nos explica claramente ¿Cómo un Predicador Responde a la Fe Frente a la Ciencia?. Un tema de suma importancia para todo aquel que cree en el Señor, pero también como reflexión para aquellos que todavía no han decidido hacer a Cristo el Señor de sus vidas.

Debate: Todo el mundo vive por fe.

«Porque por fe andamos, no por vista» (2 Corintios 5:7). Y, «mas el justo por su fe vivirá » (Habacuc 2:4, Romanos 1:17, Gálatas 3:11).

logos university banner

Algunos compañeros que escriben en nuestro periódico local piensan que estaban golpeando a los cristianos cuando dijeron: «Las personas religiosas hacen todo por la fe; la ciencia se ocupa de los hechos concretos».

Hay que darles crédito a ellos. Cuando escribí una respuesta con respecto a esa afirmación calumniosa, los editores rechazaron mi carta.

fe, vivir por fe, el justo por la fe vivirá

El simple hecho es que todos en el planeta viven por fe.

La vida es una cosa de Fe, para todo el mundo.

Cuando nos despertamos por la mañana sin una idea acerca de si el aire de la habitación será respirable y el oxígeno en el aire será suficiente para todos en el planeta. Sin un esfuerzo consciente y sin vacilación ni duda, inhalamos y comenzamos a dirigirnos al baño, y echamos el chorro de agua. Nunca hemos estado en la planta donde el agua es filtrada y no tenemos ni idea de todos los pasos que las personas desconocidas toman para purificar el agua, por lo que para nosotros es seguro para bañamos e incluso para beber. Lo usamos por la fe.

Abrimos la despensa y la refrigeradora y sacamos los alimentos para el desayuno. Las fresas son de California, los arándanos de Chile, y la leche de una lechería en otro estado. El cereal se produce en Battle Creek, Michigan, y el café se originó en América del Sur. ¿Va a ser envenenado hoy? Ha sucedido, ya sabes. Usted no estaba junto a los inspectores que examinaron los granos de café o la gente de la FDA que supervisa aquellas plantas o la gente del ministerio de agricultura que inspeccionaron los granos de café en los puertos de entrada. Sin embargo, no le damos ninguna importancia a esos pensamientos y abrimos el periódico y comemos nuestro cereal. Por fe.

Usted vive por fe.

En las carreteras, usted vive por fe.

Usted sobrepasará a cientos de automóviles hoy en día, muchos de ellos a alta velocidad y en direcciones opuestas y tan sólo unos pocos pies distancia. Cualquier cosa puede suceder, y ha sucedido. Un conductor podría quedarse dormido, se distrajo, o puede estar bajo la influencia de drogas o alcohol, o de repente tener un ataque de algún tipo. Su coche entonces virará fuera de control y causar grandes daños. Y, sin embargo, usted no le da ninguna importancia a este pensamiento a medida que usted se sumerge en el intenso tráfico.

Usted conduce por fe.

Incluso con excelentes conductores, algo que le puede pasar a uno de los coches, y ha sido así. Una llanta puede explotar, un motor puede apagarse o los frenos podrían fallar. De repente, estalla el caos en la autopista y sucede una tragedia. Y, sin embargo, usted apenas le da esta posibilidad de pensamiento. Usted es una persona de increíble fe.

¿Fe en qué? Usted tiene fe en miles de conductores que nunca ha visto y no conoce, pero tiene fe en sus vehículos y en el sistema que se supone que los mantendrá en buen estado.

Tú tienes fe en el sistema médico.

Vas a un médico a quien conoces que te diagnostica un problema del que nunca has oído hablar. Te dan una receta que no se puede leer, que se lleva a una farmacia en la que nunca se ve el boticario. Más tarde, se abre el dispensador y sacar una pastilla que no reconoces y, siguiendo las instrucciones de la etiqueta, abres la boca y te las tomas.

Tú tienes una fe increíble, mi amigo. Una Fe Admirable.

Cuando tu médico te receta exámenes, obedientemente te sometes a la batería de procedimientos en un edificio desconocido donde las máquinas extrañas prueban tu cuerpo e invaden sus orificios. Más tarde, cuando el médico produce impresiones de aspecto extraño y describe algunas condiciones que suena extraño que nunca has oído hablar, tú te compromete a ir al hospital para la cirugía. Las personas que no conoces y nunca has conocido te llevarán hasta el borde de la muerte, hacer las cosas que amenazan la vida en el interior de tu cuerpo y (con suerte) te traerán de regreso..

Dime que no vives por fe! Esto sería como una broma.

Todo aquel que va a un restaurante vive por fe.

¿De dónde proceden los alimentos? ¿Los que los manipulan en la cocina observan prácticas seguras? ¿Se lavan las manos? ¿Alguien tose en su comida o incluso – ni pensarlo – escupir en ella? Rechazó otro cliente la orden que ahora te están sirviendo? ¿Se cayó el steak en el suelo de la cocina y se limitan a recogerlo y servirlo de nuevo? Y tú no tienes manera de saberlo.

¿Cuándo fue la última vez que el departamento de salud inspeccionó este restaurante? ¿Qué grado recibieron? ¿Han hecho algo acerca de su problema de cucarachas? ¿Están limpios los pisos y las encimeras?

Nadie, bueno, ni una sola persona en mil controles checan estas cosas. Vivimos por fe.

Bueno, podríamos seguir así todo el día.

Escuelas: No echa un vistazo a cada maestro de nuestros hijos ni supervisamos todo lo que pasa en el aula o el patio de recreo. Tomamos un riesgo mayor cuando permitimos a extraños le enseñar a nuestros hijos. Se llama fe.

Iglesias: Sus hijos están viajando con el ministro de jóvenes a ese evento distante. ¿Es digno de confianza? ¿Cada uno se mantendrá a salvo? ¿El autobús de la iglesia que va por el camino – es digno de confianza? ¿Está el conductor atento? ¿Son los pastores y los maestros de la iglesia personas de integridad? Tiene fe que lo sean.

Policía: Les damos un increíble respeto y libertad a las fuerzas del orden para entrar y salir de nuestras comunidades. ¿Y si no son honestos y no tienen moral? Podrían hacer mucho daño, y esto sabemos que ha sucedido. Y, sin embargo, dormimos con seguridad por la noche en la fe de que están haciendo el trabajo para lo que fueron entrenados y asignados a hacer.

Transporte moderno: trenes, barcos y aviones tienen los pilotos e ingenieros, controladores y mecánicos. Cada viaje que hacemos , ponemos la fe en un gran número de personas a las que nunca conoceremos , sin la menor idea de si la fe está bien fundada o no. Y casi todos los días , nos enteramos de accidentes causados ​​por la falta de atención de un ingeniero, un piloto distraído o un capitán borracho.

Todo el mundo vive por fe. Todo el mundo en el planeta.

Hay preguntas, sin embargo, que deben plantearse y las cuestiones que necesitan ser  aclararadas …

1. Vivimos por la fe, ¿pero la fe en quien?

2. ¿Está bien fundamentada nuestra fe o estamos dando la confianza ciega a alguien o a algo?

3. ¿Por qué hacemos miles de cosas por la fe en las personas que no conocemos, y luego miramos con recelo las Escrituras que nos llama a poner nuestra fe (nuestra confianza) en un Dios santo y amoroso?

4. ¿Dónde se originó la idea de que los científicos  sólo tratan con hechos concretos? Perdone mientras me río de la idea. Nadie en el planeta vive con nada más que hechos concretos, que son duros y frios, y menos a los investigadores que están llevando a cabo experimentos siempre en busca de una cosa u otra.

5. La pregunta no es «¿Voy a vivir por fe? «, Pero debería de ser: » la fe en quién? «

6. Nadie ha ganado nuestra fe y confianza como el Señor Jesucristo. Podemos confiar en Aquel que murió por nosotros. Y podemos confiar en lo que dijo del cielo y el infierno, el diablo y el Padre Celestial, la vida y la muerte debido a sus credenciales.

Fue con respecto a este tema que Jesús estaba hablando cuando dijo a Nicodemo: «Nadie ha subido al cielo sino el que bajó del cielo, el Hijo del Hombre» (Juan 3:13) .

Recientemente, un hombre escéptico me dijo: «Usted nos pide que tomemos todo por la fe. Muéstrenme a alguien que ha vuelto de entre los muertos para decirnos y voy a creer. «Le dije, » ¿Dónde has estado, amigo? Jesús ha regresado de entre los muertos”.

Él no aceptó esto, lo que no era sorprendente. Simplemente había hecho a la idea de no creer; por lo tanto, ninguna cantidad de evidencia era aceptable para él.

Como dijo nuestro Señor en la historia del hombre rico y Lázaro: «Si no escuchan a Moisés y a los profetas, tampoco se persuadirán aunque alguno se levantare de los muertos» (Lucas 16:31). (Nota: El término «Moisés y los profetas » se refiere a las Escrituras del Antiguo Testamento).

7. El Señor no requiere gran fe de nosotros. Él dijo: «Si tuvierais fe como un grano de mostaza”, podrían hacer grandes milagros.

Entonces el Señor dijo: Si tuvierais fe como un grano de mostaza,  podríais decir a este sicómoro: Desarráigate,  y plántate en el mar;  y os obedecería. Lucas 17:6

Aquellos que sacan a relucir la pobre excusa de que «yo no hago nada por la fe» deben abrir los ojos y usar sus cerebros. Lo hacen miles de cosas al día por la fe. Así que esta excusa no tiene sentido.

Las personas no creen en Jesucristo, porque se han mentalizado en no creer. Y lo hacen porque admitir que Él es el Señor requeriría cambios en su estilo de vida, y eso es lo que no están dispuestos a hacer.

La verdad es menos importante para ellos que sus propios placeres.

Y esa es la dura y fría realidad, de la cuestión.

Por: Joe McKeever

Traducido por: José Alberto Vega

Dr. Joe McKeever es un predicador, caricaturista y el director emérito de Misiones para la Asociación Bautista de Nueva Orleans. Actualmente le encanta servir como orador/ púlpito para llenar avivamientos, conferencias de oración, cursos de formación de diáconos, banquetes de liderazgo y otros eventos de la iglesia. Visítelo y disfrute de sus perspectivas en casi 50 años de ministerio en JoeMcKeever.com.

¿Te gustaría anunciar tu empresa aquí? Leer más

¿Qué opinas? Únete a la Discusión