El Ojo que todo lo Ve – Reflexión

rayos de luz, el ojo que no duerme, Dios, bosquejo

En esta Reflexión veremos que no importa la falta que nosotros cometamos, Dios ya lo sabe. Hoy veremos el caso de una mujer que pensó que podía engañar a todo el mundo, pero el ojo que nunca duerme, Dios, si lo sabía.

Tomasa González comenzó transfiriendo pequeñas cantidades de dinero a su cuenta bancaria, simplemente endoso un cheque de cien dólares, este fue el principio, después transfirió doscientos dólares más. Todas estas transferencias eran hechas a nombre de la compañía donde ella trabajaba, que era una entidad bancaria. En dos años, usando este sistema, había logrado transferir fraudulentamente un poco más de un millón a su cuenta personal.

Tomasa era una empleada de confianza del lugar donde ella trabajaba, que era la Agencia de Detectives Pinkerton de California. La especialidad de esta empresa es investigar fraudes, robos, estafas y malversaciones, teniendo como lema “El ojo que nunca duerme”. Pero con el caso de esta empleada, esto no funcionó.

Todo lo que el hombre hace siempre tiene  un error, pues no puede haber nada perfecto hecho por el hombre. La agencia Pinkerton tenía más de 100 años de existir, tenia los mejores detectives privados y equipos electrónicos muy especializados. Investigaba a todo el mundo, menos a sus propios empleados, es por eso que en esta ocasión “El ojo que nunca duerme” se durmió.

Lo mismo podemos decir del mejor perro guardián que pueda haber, siempre puede quedarse dormido y no cuidar como debe de ser. La mejor alarma del mundo contra ladrones puede dejar de funcionar cuando más se necesita. Lo mismo podemos decir de un buen policía que estando en la comodidad de su auto no escuchara un llamado de auxilio urgente. El mejor encargado de un faro puede descuidarse y no vigilar la costa como debería de ser.

Morfeo, dios del sueño, era considerado por los griegos como un bello joven de maneras suaves y una voz muy seductora que podía adormecer a cualquiera. Podríamos decir que Morfeo es uno de los dioses más activos en la actualidad.

Pero hay un ojo que nunca duerme, que vigila constantemente. Que se pasea por toda la tierra, día y noche y que todo lo penetra, que todo lo juzga, que todo lo ve, ese ojo , es Dios.

Dios conoce hasta lo más profundo de nuestros pensamientos, aun que todavía no se hayan convertido en un hecho. El ojo de Dios lo puede ver todo. El ya conoce las intenciones de nuestro corazón aun antes de que hayamos cometido el mal. No podemos librarnos de ese ojo. Nadie puede escapar de su visión. Nadie puede esconderse de su mirada.

Pero tenemos un Dios tan maravilloso que no nos condena a pesar de que Él ya conoce nuestras intenciones. Es el pecado mismo el que nos condena. El Ojo que todo lo ve conoce de antemano todos nuestros planes, lo que hemos hecho, y lo que haremos. Dios en su inmensa misericordia, con su inmenso amor él no nos quiere condenar, Él quiere que seamos salvos. En su propósito no está el castigarnos, sino perdonarnos. Es por esta razón que debemos de buscarlo sin temor, pues podemos confiar plenamente en él. Él nos ofrece sus brazos abiertos, y si lo buscamos de corazón, él nos perdonará y salvara.

¿Qué opinas? Únete a la Discusión