El Secreto para Ser Libres

Gálatas 5:19-21  «Y manifiestas son las obras de la carne,  que son:  adulterio,  fornicación,  inmundicia,  lascivia, idolatría,  hechicerías,  enemistades,  pleitos,  celos,  iras,  contiendas,  disensiones,  herejías, envidias,  homicidios,  borracheras,  orgías,  y cosas semejantes a estas;  acerca de las cuales os amonesto,  como ya os lo he dicho antes,  que los que practican tales cosas no heredarán el reino de Dios.”

Todos queremos ser libres, pero aquí está la ironía: la verdadera libertad no se encuentra en la libre expresión o en el absolutismo, donde yo pueda hacer lo que quiera,  sino en el auto-control, en una vida donde nos limitemos de hacer lo que queramos. Vivimos en una sociedad donde todo se trata de libertad,  de tener o hacer o consumir todo lo que queramos cuando lo queramos. Pero la falta de moderación no nos va a dar la verdadera libertad, lo que verdaderamente necesitamos es el auto-control. ¿Por qué? Porque si no me auto limito y hago un ejercicio de auto-control, ¿quién tendría el control realmente? Yo, no, lo tendrían mis apetitos, el alcohol, mis amigos, mis hormonas, la maldad que hay en mí. El auto-control me da el control. El auto-control me hace libre. Es evidente cuando se piensa en ello. También es un trabajo duro, porque realmente yo no me puedo auto controlar por mis propios medios.

logos university banner

secreto, ser libres, prisioneros, fruto del espirtiu

Esta es una lucha diaria donde todos saldríamos perdiendo si no fuera por un poder superior al nuestro, algo que nos hace verdaderamente libres y nos da la fuerza para poder tener el auto control que necesitamos:

El auto-control es difícil – especialmente ahora, cuando más se nos expone a todo tipo de desviaciones, donde el pecados se enseñorea abiertamente en la televisión y en el Internet, con todas sus variantes, como es: el sexo libre, matrimonios entre el mismo sexo, las drogas que son fácilmente disponibles, la forma de cómo interactúan los jóvenes de nuestro tiempo, muchas veces empezando a integrarse a las pandillas desde casi niños. Las tentaciones se han multiplicado en toda forma y color. Se han perdido las tradiciones, la familia, la iglesia y la ideología han perdido gran parte de su capacidad para circunscribir la conducta los límites financieros, que antes nos impulsaba al ahorro para una vida mejor, ha sido sustituido por una creciente prosperidad de un mundo globalizado, donde nos inducen a pensar que debemos de poseer todo tipo de aparatos que la industria ofrece, siendo barrido todo por la creciente prosperidad de un mundo consumista.

Esta es la razón por la que gran parte del mundo occidental se está embarcando en un  «suicidio a cámara lenta. Nos hemos convertido en un mundo que ha puesto su confianza en sí mismo, y ha olvidado la confianza en un Ser superior. Hemos perdido todo contacto con Dios, decimos que somos cristianos porque nos congregamos el fin de semana, pero no practicamos los principios que nos enseña Dios en su Palabra.

Tenemos que volver nuestra mirada al mundo antiguo, regresemos a las enseñanzas de Jesús encontradas en la Palabra de Dios.

El apóstol Pablo nos dice:

Gálatas 5:22-24  «Mas el fruto del Espíritu es amor,  gozo,  paz,  paciencia,  benignidad,  bondad,  fe, mansedumbre,  templanza;  contra tales cosas no hay ley. Pero los que son de Cristo han crucificado la carne con sus pasiones y deseos.”

Pero hay un problema cuando hablamos de auto-control, si decimos que nos podemos auto controlar, ¿estamos siendo realistas poniendo todo el peso en nosotros mismos?

El auto-control trata sobre el futuro y lo mucho que debemos de tenemos en cuenta para ello. La Biblia habla mucho sobre el auto-control, no para negarnos la vida, sino para que podamos tener una vida mejor.

Juan 10:10  “El ladrón no viene sino para hurtar y matar y destruir;  yo he venido para que tengan vida,  y para que la tengan en abundancia.”

El cristiano debe de vivir por el Espíritu, no por sus propias fuerzas, el autocontrol debe de estar basado en el fruto del Espíritu. Podemos ser auto controlados solo como una fuerza dada por el fruto del Espíritu que actúa en aquellos que siguen a Jesús:

«Mas el fruto del Espíritu…”

Es interesante que el autocontrol es el último en la lista que constituye el fruto del Espíritu. Creo que eso es porque esta parte de la obra del Espíritu es la que permite a los otras ocho para que sean puestas en práctica.

La Biblia dice que donde está el Espíritu del Señor, allí hay libertad, 2 Corintios 3:17  “Porque el Señor es el Espíritu;  y donde está el Espíritu del Señor,  allí hay libertad.” Y sabemos que el autocontrol solo se obtiene como parte del  fruto del Espíritu. Conocer y decidir qué es lo que hay que hacer, y ser capaz de hacerlo, esa es la verdadera libertad.

Pero hay una condición para que podamos tener el fruto del Espíritu:

«Dijo entonces Jesús a los judíos que habían creído en él: Si vosotros permaneciereis en mi palabra, seréis verdaderamente mis discípulos; y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres. (Juan 8:31-32)

 «Si permanecéis en mí, y mis palabras permanecen en vosotros, pedid todo lo que queréis, y os será hecho.» (Juan 15:7)

Así que señores, si eres un seguidor de Jesús, aquí está un pequeño reto para ti. ¿En qué parte de la vida te encuentras en este momento, qué es lo que necesitas para ejercer tu auto-control? Puede ser que sea el ejercicio, puede ser que sea la cantidad de licor que estás bebiendo, puede ser la forma en que está gastando su tiempo o dinero. Tú sabes el problema que tienes ¿Por qué no compartes este desafío con un compañero o amigo esta semana, usa la oración, y practica el dominio propio. Y al final de la semana podrás  ver lo mucho que tu auto-control te hará libre.

¿Te gustaría anunciar tu empresa aquí? Leer más

¿Qué opinas? Únete a la Discusión