Solo Esta Vez – Reflexión

Sansón invocó al SEÑOR y dijo: Señor DIOS, te ruego que te acuerdes de mí, y te suplico que me des fuerzas SÓLO ESTA VEZ, oh Dios, para vengarme ahora de los filisteos por mis dos ojos. (Jueces 16:28)

(Todas la citas bíblicas han sido tomadas de La Biblia de las Américas, LBLA)

logos university banner

La historia de Sansón es una de las más fascinantes de la Escritura. Era la época de los Jueces, el pueblo de Israel, había rechazado la Teocracia, vivían en completa anarquía, el Señor Dios, preparo hombres idóneos para cumplir la difícil tarea de juzgar entre un pueblo rebelde, e incrédulo; a pesar de las maravillosas señales que habían ellos visto por mano de Moisés y sus sucesores.

El nacimiento de Sansón fue divinamente preparado, para que sucediera exactamente en la época precisa, donde los hijos de Israel volvieron a hacer lo malo ante los ojos del Señor, en el capitulo 13 verso 1 del libro de Jueces nos lo dice: 

Y los hijos de Israel volvieron a hacer lo malo ante los ojos del Señor, y el Señor los entregó en manos de los filisteos por cuarenta años.

Este es el contexto en el que se encontraba la nación judía en ese entonces.

Su padre llamando Manoa, cuya esposa era estéril, recibió la visita de un ángel y le anunció que ella quedaría en cinta, esperando un bebe. Lo especial de este niño, es que sus padres debían cumplir ciertos ritos y cuidados especiales en el, ya que era Nazareo para Dios. Este era un voto que ciertas personas elegidas por el Señor, por supuesto debían cumplir; esto se nos explica en el libro de Números 6:2-3

Habla a los hijos de Israel, y diles: “El Hombre o la mujer que haga un voto especial, el voto de nazareo, para dedicarse al Señor, se abstendrá de vino y licor; no beberá vinagre, ya sea de vino o de licor, tampoco beberá ningún jugo de uva, ni comerá uvas frescas ni secas. Todos los días de su nazareato no comerá nada de lo que se hace de la vid, desde las semillas hasta el hojello. Durante todos los días del voto de su nazareato no pasará navaja sobre su cabeza. Hasta que cumplan los días por los cuales se apartó a sí mismo para el Señor, será santo; dejará crecer las guedejas del cabello de su cabeza.

Estas son solo algunas de las consideraciones que debían guardar todos aquellos que hicieran este voto. Veamos ahora, lo interesante que nos dice el verso 5 del capitulo 13:

Pues he aquí, concebirás y darás a luz un hijo; no pasará navaja sobre su cabeza, porque el niño será nazareo para Dios desde el seno materno; y él comenzará a salvar a Israel de manos de los filisteos.

Analicemos esto; es interesante darnos cuenta que el niño seria nazareo desde el vientre materno, ojo con esto; desde su concepción Dios ya había trazado el propósito por el cual el vendría a nacer; y su misión especifica era el salvar a Israel de manos de los filisteos. Recordemos que a causa de la desobediencia y de hacer lo malo, habían sido entregados a los filisteos por cuarenta años.

El niño creció bajo la protección divina:

Y la mujer dio a luz un hijo, y le puso por nombre Sansón. Y el niño creció y el Señor lo bendijo. Y el Espíritu del Señor comenzó a manifestarse en él en Mahané-dan, entre Zora y Estaol. (13:24).

Si revisamos más detenidamente toda la historia, nos daremos cuenta que todo lo que aconteció en la vida de Sansón, estaba dirigido por el Señor; desde su casamiento con una de las hijas de los filisteos hasta la misma derrota de estos.

Reflexionemos un momento en esto, a veces parece que nuestras vidas, carecen de un propósito definido. Sentimos que vamos por la vida, sin rumbo, viviendo por inercia, sin motivación alguna. No encontramos el rumbo a nuestras vidas, probamos mil maneras de vivir plenamente. Lo único que anhelamos es ser felices y tener paz, en medio de tanto sufrimiento y caos en este mundo caído.

El pueblo de Israel, vivía de esa manera, en desobediencia a Dios. Sus propias acciones les habían llevado a ser sometidos por un pueblo pagano e idolatra. A veces, nuestras decisiones nos tienen ahí donde estamos. Basta hacer una retrospectiva, y nos daremos cuenta de que hemos hecho mal las cosas. El propósito de nuestro Dios, no es vernos así, el desea que llevemos vidas consagradas a Él. Desea bendecirnos y manifestarse en nuestras vidas, tal como lo hizo con Sansón.

La vida de Sansón, transcurrió con altibajos. Su fuerza física, era su carta de presentación. Sus padres no entendían los propósitos de Dios, mas Él se manifestaba en cada pasaje de su vida. No nos preocupemos, si fallamos, si en nuestras vidas ocurren altibajos. Si caemos debemos levantarnos, y seguir adelante. Sansón, se aparto del camino del Señor. Siguió la corriente del mundo. Su punto débil fue una mujer filistea llamada Dalila. El le confió el secreto de su fuerza, y ella lo traiciono, al punto de que le entrego a sus enemigos.

Entonces ella le dijo: ¿Cómo puedes decir: “Te quiero”, cuando tu corazón no esta conmigo? Me has engañado estas tres veces y no me has declarado dónde reside tu gran fuerza. Y como ella le presionaba diariamente con sus palabras, y le apremiaba, su alma se angustió hasta la muerte. El le reveló, pues, todo lo que había en su corazón, diciéndole: Nunca ha pasado navaja sobre mi cabeza, pues he sido nazareo para Dios desde el vientre de mi madre. Si me cortan el cabello, mi fuerza me dejará y me debilitaré y seré como cualquier otro hombre. (Jueces 16:15-17)

Que error mas craso el de Sansón, cedió a las presiones que Dalila le hacia. Uso sus encantos femeninos y toco el área sentimental de Sansón. Dice la Escritura, que él se “angustio hasta la muerte”; y fue entonces que le revelo su secreto. Diariamente somos presionados por un mundo hostil, lleno de falsedad y mentira; encontramos presión en el hogar, en el trabajo, en la universidad. Es en estos momentos donde no debemos perder nuestras identidad, donde debemos ser fuertes emocionalmente, psicológicamente y echar nuestras ansiedades, preocupaciones y presiones a Él, ya que el tiene cuidado de nosotros.

Echando toda vuestra ansiedad sobre El, porque El tiene cuidado de vosotros.

La fuerza física de Sansón no le sirvió de nada, ante la presión a la que era sometido diariamente, por parte de Dalila. Ella representa al mundo, lleno de ambigüedades y de apariencias. Nuestra historia, nos cuenta, que luego de la revelación de su secreto, fue entregado a sus enemigos. Fue vituperado, humillado, le sacaron los ojos, y lo exhibieron como un trofeo ante la nación pagana. A veces, nos pasa esto. A causa de nuestra desobediencia, caemos en unos estados depresivos intensos, desfallecemos y somos humillados y traicionados por aquellos que supuestamente nos aman. Pero, sucedió algo importante en la vida de Sansón, cuando parecía que todo había acabado y que su vida había llegado al ocaso. Hizo algo muy espectacular en medio del caos:

Sansón invocó al Señor y dijo: Señor Dios, te ruego que te acuerdes de mí, y te suplico que me des fuerzas SOLO ESTA VEZ, oh Dios, para vengarme de los filisteos por mis dos ojos. (Jueces 16:28)

Que maravilloso!!!! De su flaqueza, nació una oración que venia de lo mas profundo de su interior. Invocó al Señor, y le dijo que se acordara de el y que le devolviera las fuerzas solamente una vez. Que conmovedor!!! Basta doblar rodillas e invocar a nuestro Dios, rogarle de todo corazón, sinceramente que nos de fuerzas, pero no SOLO ESTA VEZ, sino todas las veces que como humanos le fallemos. ¿Qué hizo el Señor ante tal invocación?

Y Sansón asió las dos columnas del medio sobre las que el edificio descansaba y se apoyó contra ellas, con su mano derecha sobre una y con su mano izquierda sobre la otra.

El Señor le devolvió las fuerzas!!!!! Estimados lectores, nuestro Dios puede devolverle la esperanza, la paz, le puede sacar de cualquier dificultad que usted este teniendo en este momento; Él puede, sacarle de cualquier depresión, crisis emocionales, de cualquier problema de salud, crisis financieras y espirituales. Nada más precisa que nos arrodillemos e invoquemos con todo el corazón “SOLO ESTA VEZ”

Por Mario Samayoa 

¿Te gustaría anunciar tu empresa aquí? Leer más

¿Qué opinas? Únete a la Discusión