¡Usted Puede Vencer el Miedo! – Reflexión

Nuestro mundo está lleno de problemas terribles, y muchas personas están experimentando depresión y desánimo. Cada vez hay más suicidios, espe­cialmente en el mundo occidental. Incluso la política exterior de Estados Unidos y de otras naciones se ha vuelto muy tímida y temerosa. ¿Pero cuál es el problema?

Considere esta profunda observación del ministro británico de relaciones exteriores, Anthony Edén, en el año 1938 durante el período previo a la Segunda Guerra Mundial: “El odio de la gue­rra es bueno. Es sano y es saludable”, dijo y luego añadió: “Pero el miedo a la guerra no es tan bueno, porque el miedo a la guerra paraliza la voluntad, y ninguna política que esté fundada en el miedo o que apele al miedo, puede ser una política que este país deba seguir”.

Eso es verdad, ¡y lo que sucede en nuestros países hoy día lo demuestra! El miedo paraliza la fuerza de voluntad y la motivación, lo que impide tomar decisio­nes difíciles y hacer grandes hazañas.

El profeta Isaías identificó una razón crucial que pocos ven. Él dio la siguiente profecía acerca de nuestras naciones de hoy día: “Oíd, cielos, y escucha tú, tierra; porque habla : Crié hijos, y los engrandecí, y ellos se rebelaron contra mí. El buey conoce a su dueño, y el asno el pesebre de su señor; Israel no entiende, mi pueblo no tiene conocimiento” (Isaías 1:2-3). Esta corrección viene de Dios y es para las naciones de Israel del tiempo del fin, especialmente Estados Unidos y Gran Bretaña. Y aquí Él señala el problema: “¡Oh gente pecadora, pueblo cargado de maldad, generación de malignos, hijos depravados! Dejaron a provocaron a ira al Santo de Israel, se volvieron atrás. ¿Por qué querréis ser castigados aún? ¿Todavía os rebelaréis? Toda cabeza está enferma, y todo corazón doliente” (versículos 4-5).

“Toda cabeza está enferma, y todo corazón doliente” significa que estamos paralizados por el miedo. Este es un problema des­tructivo y mortal, ya sea para una nación o para un individuo.

Winston Churchill se enfrentó a un momento de crisis antes de la Segunda Guerra Mundial, una época en que los hombres estaban desfalleciendo. Él dijo:

“Si me dicen que nuestro partido está defi­nitivamente comprometido a tener una vida relajada, a ceder nues­tras posesiones e intereses en aras de la tranquilidad, y a postergar el día malo a toda costa, y que ellos se unirán con Chamberlain en lo que inevitablemente debe ser un estado de subordinación, aunque más bien, de verdadero vasallaje hacia Alemania, y que no podemos hacer nada para detener esta marea mortal, entonces pienso que ese conocimiento simplificaría mi curso”.

Churchill usó su carrera política para luchar contra esa debili­dad y fortalecer a su nación para la guerra contra la tiranía alemana.

miedo, vencer, todo es posible, Dios, reflexion

Si las naciones quieren sobrevivir, deben estar siempre lis­tas para la guerra. Así es el mundo, y sería una fantasía mortal pensar lo contrario.

Este mismo principio se aplica espiritualmente también. En varias ocasiones Dios se refiere a Su pueblo como soldados espirituales librando una guerra espiritual (ver por ej., 2 Corin­tios 10:3-5 y Efesios 6:11-15).

La mayoría de la gente no entiende que este mundo se encuen­tra en medio de una guerra espiritual. Esa dimensión espiritual está causando los acontecimientos perturbadores y violentos que vemos a nuestro alrededor. ¡Las Escrituras muestran que la gran mayoría de la gente está engañada, y sin saberlo están realmente luchando en el bando de Satanás!

Pero cuando usted cree lo que Dios dice en la Biblia, no sólo puede estar en el lado correcto, sino que también puede adquirir una fuerza espiritual increíble. En 2 Timoteo 1:6-7, el apóstol Pablo dice que el Espíritu Santo que Dios pone en los verdaderos cristianos, no es un “espíritu de temor, sino de poder, de amor y de dominio propio”.

¡Cuán desesperadamente necesitamos ese Espíritu Santo de poderl

Sin ese Espíritu, no estamos completos. No tenemos el poder o el amor divino, ¡y no podemos tener una mente sana! Cuando usted mira a los líderes de este mundo, cada vez es más evidente que carecen de ese espíritu y de esa mente sana.

Dios nos lo dará si hacemos nuestra parte. ¡Así es como Él quiere que vivamos sin miedo! Si tenemos un corazón débil, seremos un manojo de nervios, miedosos de todo. El Creador de todo, quiere que purguemos ese miedo y que Le permitamos darnos Su asombroso poder, Su amor y una mente sana.

Para superar el miedo, tenemos que darnos cuenta que esta­mos en una guerra espiritual, que estamos formando parte del ejército de Dios y que tenemos que luchar.

Podemos ser fuertes, no débiles de corazón, ni temerosos o indecisos, ni con la fuerza de voluntad paralizada. ¡Eso es algo por lo que vale la pena luchar!

“Tú, pues, sufre penalidades como buen soldado de Jesucristo. Ninguno que milita se enreda en los negocios de la vida, a fin de agradar a aquel que lo tomó por soldado” (2 Timoteo 2:3-4).

Aquí Dios nos dice cómo llegar a ser un soldado valiente y tiene que ver con salir de este mundo engañado. Muchas personas creen que tienen el Espíritu Santo de Dios, pero no lo tienen. Ofrecemos un curso bíblico por correspondencia que le enseñará detalladamente cómo probar si usted tiene ese Espíritu, el Espíritu de poder, de amor y una mente sana. ¡Y si no lo tiene le enseñamos cómo conseguirlo! (La inscripción en el Curso Bíblico por Corresponden­cia de Herbert W. Armstrong College es absolutamente gratis. Para más detalles, vea la contraportada de esta revista).

¿No vale la pena esforzarse como un soldado para deshacerse de un corazón débil, y de los temores que tantas personas tienen? Si lo hace, ¡su vida cambiará!

¿Qué opinas? Únete a la Discusión

Comments are closed.

Únete a la Discusión

 

  • Te ha gustado el estudio bíblico?

    Compartelo con tus amigos