¿Cómo Dios prueba nuestra fe?

El presente sermón “¿Cómo Dios prueba nuestra fe?” nos enseña de manera profunda como actúa Dios con nosotros para enseñarnos a tener fe.

Resumen: Todos quisiéramos obtener todo lo que deseamos en nuestra vida, especialmente cuando es algo de suma importancia para nosotros, como es la sanidad de una enfermedad grave o crónica. La Biblia menciona que de acuerdo a nuestra fe os será hecho. Pero… realmente ¿vamos a conseguir todo lo que deseamos? O será que Dios está probando solo nuestra fe o será nuestra paciencia y nuestra entrega a Él.

Santiago 1:3-4,7-8

Sabiendo que la prueba de vuestra fe produce paciencia.  Mas tenga la paciencia su obra completa,  para que seáis perfectos y cabales,  sin que os falte cosa alguna” Pero pida con fe,  no dudando nada;  porque el que duda es semejante a la onda del mar,  que es arrastrada por el viento y echada de una parte a otra. No piense,  pues,  quien tal haga,  que recibirá cosa alguna del Señor. El hombre de doble ánimo es inconstante en todos sus caminos.

La vista a los dos ciegos:

La Biblia dice en Mateo 9:29 “Entonces les tocó los ojos,  diciendo:….Conforme a vuestra fe os sea hecho”.

Hay que ver el contexto cuando se da este milagro. Mateo 9:27-28 “Pasando Jesús de allí,  le siguieron dos ciegos,  dando voces y diciendo: ¡Ten misericordia de nosotros,  Hijo de David! Y llegado a la casa,  vinieron a él los ciegos;  y Jesús les dijo: ¿Creéis que puedo hacer esto? Ellos dijeron: Sí, Señor.

V. 27. Y pasando Jesús de allí, le siguieron dos ciegos—oyendo, sin duda, como se expresa en un caso más tarde, “que Jesús pasaba” (Mar_20:30), dando voces y diciendo: Ten misericordia de nosotros, Hijo de David—Es extraordinario notar que en los otros únicos casos en la Escritura en que personas ciegas pidieron a Jesús la restauración de la vista y la consiguieron, se dirigieron a él llamándolo por el título mesiánico tan bien conocido de “Hijo de David” (Mar_20:30) ¿Pudiera ser que la fe de ellos descansara en tan grandes promesas como la siguiente: “Entonces los ojos de los ciegos serán abiertos” (Isa_35:5)? De ser así, la petición hecha a Jesús para que cumpliera su función predicha como el Consolador de Israel, debe haber sido de grande significación para él.

fe, oir la palabra de Dios, sin fe es imposible agradar a DiosV. 28. Y llegado a la casa—Parece que Jesús tardó su respuesta para probar su fe y su paciencia, vinieron a él los ciegos—lo que sin duda deseaba él, y Jesús les dice: ¿Creéis que puedo hacer esto? Ellos dicen: Sí, Señor—Sin duda, el propósito de nuestro Señor fue no sólo poner la fe de ellos a prueba por medio de esta pregunta, sino hacerla más profunda, aumentar la expectativa de su curación, y así prepararlos a recibirla; y el reconocimiento sincero de su poder, expresado con tanta sencillez, muestra cuán completamente el Señor había conseguido su propósito.

     V. 29. Entonces tocó los ojos de ellos, diciendo: Conforme a vuestra fe os sea hecho—No quiso decir: “Recibid una curación proporcionada a vuestra fe”: sino, “Recibid esta curación concedida a vuestra fe”. De este modo ellos llevarían consigo, en su visión restaurada, un sello precioso de la fe que trajo la curación de su Señor compasivo.

¿Qué espera usted que Dios haga en su vida? Esta es la ley que Dios ha establecido. Se llama la Ley de la Expectación. El hecho es, que tendemos a conseguir lo que esperamos de la vida. Tendemos a ver lo que esperamos ver. Tenemos la tendencia a escuchar lo que esperamos oír. Tendemos a sentir la manera que esperamos sentir. Inevitablemente Logramos lo que esperamos lo que vamos a lograr. Esta es la ley de la fe. Dios le dice que usted puede elegir. Debido a que ” Conforme a vuestra fe será hecho a ti”.

La ley de la expectación

Pasaje bíblico

Lucas 6:38 “Dad,  y se os dará;  medida buena,  apretada,  remecida y rebosando darán en vuestro regazo;  porque con la misma medida con que medís,  os volverán a medir”.

Objetivos

• Romper el paradigma equivocado de que los pactos con Dios noscontribuyen en bendición.

• Activar el espíritu de fe para esperar aquello por lo que se ha pactado.

¿Alguna vez ha observado que las personas que mas dan son las personas más felices y las mas bendecidas? ¿Qué cuanto más dan más reciben? Son personas que cada vez que tienen una necesidad o un problema reciben bendición de donde sea, y cada proyecto que emprenden, prospera. ¿Por qué? Porque han activado una ley espiritual basada en el poder de la siembra y esperar una cosecha. Esta ley espiritual está respaldada por quien la puso en vigencia: Dios. .Así como las leyes físicas (ejemplo: la de la gravedad, la elasticidad o la termodinámica), esta ley espiritual nunca falla al menos si algunas de las condiciones necesarias no tenga lugar. Aquí aprenderemos en qué consiste la ley de la expectación, cuales son las condiciones para que funcione y como las podemos aplicar en nuestro diario vivir. Después de conocer esta verdad, usted será transformado en su mente y corazón y estará listo para comenzar una vida de siembra, expectación ycosecha. ¡Comenzamos!

• Esta ley consiste en esperar algo de vuela por la siembra de una semilla.

• Para ello hay que anular el paradigma mental de que dar a Dios significa no esperar nada.

• Jesús prometió dar en abundancia a los que darán en abundancia.

Hebreos 11:6

Otro versículo importante en la fe en la Biblia es Hebreos 11:6. “Pero sin fe es imposible agradar a Dios. ” ¿Cuántos de ustedes son padres? ¿Cuántos de ustedes están contentos cuando sus hijos confían en usted? Dios funciona lo mismo, Él es nuestro Padre celestial y Dios se complace cuando confiamos en Él. Es por eso que la Biblia dice que sin fe es imposible agradar a Dios.

Pero hay algo muy importante a tomar en cuenta. Puede obedecer a Dios. Puede hacer lo correcto y aún así no ser agradable a Dios, ya que no lo está haciendo en la fe. Así que es importante aprender a vivir con expectación a medida que aprende a vivir por la fe.

“Lo que no es de fe, ” la Biblia dice en Romanos 14:23 “Pero el que duda sobre lo que come,  es condenado,  porque no lo hace con fe;  y todo lo que no proviene de fe,  es pecado”.

Pero tenemos que hablar acerca de cómo podemos crecer en nuestra fe. En Lucas 17:5 el apóstol dijo a Jesús: “Señor, aumenta nuestra fe. ” ¿Cómo se hace eso? Me gustaría tener más fe. Sé que le gustaría tener más fe. Si eso es lo que agrada a Dios, entonces quiero tener más de ella. La pregunta es ¿cómo? Si la fe es lo que hace mi vida gratificante y satisfactoria y segura, ¿cómo Dios puede aumentar mi fe?

Nos podemos preguntar: ¿usted toma vitaminas para ello? No. ¿Hay algún tipo de terapia para que nos aumente la fe? No. ¿Hay algún seminario que va a construir su fe? No, en realidad no.

Aquí está el secreto. Y en realidad no es algo que lo emociones cuando lo escuche la primera vez. Pero la verdad es que es Dios el que edifica su fe y mi fe. Él construye nuestra fe al ponernos a prueba. La fe es como un músculo que en cuando más se ejercita más se desarrolla. Entre más ponga a prueba sus músculos en los ejercicios, sus músculos más se desarrollarán. Y así se produce su fe, entre más se pongan a prueba.

Usted no desarrollará su fe sólo con la seguridad de iglesia. Santiago 1:3 dice esto: “La prueba de vuestra fe produce paciencia para que seáis perfectos y completos.” Él dice que el propósito de estas pruebas es que nuestra fe , nuestra perseverancia crecerá y estará maduro y completo.

Job dice lo mismo hablar de su experiencia en Job 7:17-18

¿Qué es el hombre,  para que lo engrandezcas,  Y para que pongas sobre él tu corazón, Y lo visites todas las mañanas,  Y todos los momentos lo pruebes?

¿Te diste cuenta de que Dios te está poniendo a prueba en cada momento de tu vida? En el libro de “Una Vida con Propósito de Rick Warren” habla de cómo la vida es una prueba y es la asignación temporal y es un fideicomiso. Estos son los hechos de la vida. Cada momento del día en que su fe está siendo probada. De hecho, toda lo pasó la semana pasada fue una prueba y todo lo vendrá la semana que viene tu fe va a ser probada.

Cada día tienes oportunidades de crecer en la fe. El problema es que la mayoría de nosotros no reconocemos cuando está allí. Nosotros suspendemos la prueba porque ni siquiera nos damos cuenta de que es una prueba y que Dios está tratando de ayudarnos a crecer. Así que si Dios quiere que yo viva en la fe y si Dios edifica mi fe ; para ello, entonces la pregunta natural es ¿cómo Dios lo hace?

Quiero darle las cuatro maneras en que Dios pone a prueba nuestra fe para que usted sea consciente de ello. En realidad hay más formas para ello, pero yo sólo quieren cubrir las más comunes. Estas son las cuatro formas más comunes en que Dios pone a prueba y construye nuestra fe. Probablemente usted se haga la prueba en cada uno de ellas esta semana. Cuenta con ello. De hecho es probable que tenga que una prueba en un día.

1. Dios prueba nuestra fe a través de las dificultades.

Estos son solo ensayos, problemas, presiones, circunstancias difíciles. Todas las tensiones de la vida. 1 Pedro 1:6-7

En lo cual vosotros os alegráis,  aunque ahora por un poco de tiempo,  si es necesario,  tengáis que ser afligidos en diversas pruebas,  para que sometida a prueba vuestra fe,  mucho más preciosa que el oro,  el cual aunque perecedero se prueba con fuego,  sea hallada en alabanza,  gloria y honra cuando sea manifestado Jesucristo.

Las pruebas y los problemas y las dificultades que entran en tu vida vienen a poner a prueba tu fe y para probar tu fe.

Nada sucede por accidente en la vida de un seguidor de Jesucristo. Todo es aprobado por el Padre. Por favor, no me malinterpreten. No estoy diciendo que Dios planea todo lo malo que le sucede a usted. Él no tiene por qué hacerlo. Vivimos en un mundo corrupto. Una gran cantidad de problemas nos los traemos a nosotros mismos. Una gran cantidad de problemas de otras personas recaen en nosotros y somos víctimas inocentes.

Lo que estoy diciendo es que nada acontece en su vida, si usted es un hijo de Dios, nada entra en su vida sin el permiso de Dios. Nada puede suceder sin el permiso de Dios. No hay accidentes en la vida cristiana. Hay accidentes en la vida. Por supuesto que hay. Pero Dios los usa para fortalecernos.

Dios usa este tipo de cosas para probar nuestra fe. Note que dice ” todo tipo”. Si la vida fuera fácil, entonces no requeriría ninguna fe. Si pudieras sentir a Dios todo el tiempo entonces tu irías en pos de Él por tus sentimientos. A veces Dios quita Sus sentimientos – los sentimientos de Su presencia – sólo para que aprendas a confiar en Él en las dificultades.

Aquí tenemos un gran versículo para cuando estamos pasando por tiempos difíciles. Isaías 48:10 “He aquí te he purificado,  y no como a plata;  te he escogido en horno de aflicción”

¿Cuál es el horno de la aflicción? Usted ha estado allí. Es cuando el calor arrecia. Cuando estás en el calor, es que es una verdadera prueba. ¿Cómo te va en el horno de la aflicción? ¿Se siente el calor en este momento? ¿Se ha sentido durante esta semana pasada? ¿Estás bajo presión? ¿Has sentido un poco caliente el cuello? La Biblia usa con frecuencia una comparación de nuestros problemas y dificultades, esto un horno. El horno de fuego purificador que lo calienta tanto que el oro y la plata se funden y todas las impurezas son consumidas.

He oído hablar de un viejo platero que una vez se le preguntó: ” ¿Cómo sabes cuando las impurezas son consumidas en la plata?” Él dijo: “Cuando veo mi reflejo en la plata. ” Cuando Dios puede ver su reflejo en ti entonces Él sabe que las impurezas en tu vida se han quemado. Eso es una prueba.

Entonces, ¿qué debo hacer cuando estoy pasando por dificultades? ¿Cómo debo responder?

La Biblia nos dice. Cuando los problemas nos vienen es que Dios está tratando de probar mi fe Santiago 1:2-3 ” Tened por sumo gozo… cuando tengan que enfrentarse con diversas pruebas, ya que saben que la prueba de vuestra fe produce paciencia. ” Él dice que cuando tienes un problema debemos relajarnos. De hecho, dice, se regocíjense. Tómelo con calma. Gracias a Dios. Alabado sea Dios. ¿Por qué? Porque yo sé que Dios está conmigo. Dios tiene un plan para mí. Él tiene un propósito para mi vida y Él me va a ayudar a través de él. El propósito de Dios es mayor que el dolor o el problema o la dificultad que estoy pasando en estos momentos.

Esta es la primera lección. Si quiero aprender a vivir por la fe que debo aprender a regocijarse continuamente. Santiago dice “Tened por sumo gozo cuando estamos en medio de los problemas. ” Nótese que no dice estar agradecidos por los problemas. Dios no espera que le demos las gracias por las cosas malas en nuestra vida. Al igual que si usted consigue el cáncer no se dice “gracias a Dios, porque tengo cáncer. “Por supuesto que no. Dice estar agradecido en el problema. “Tengo que aprender a regocijarse en la situación continuamente si yo voy a aprender a vivir por fe.

Quisiera que usted se evalúe en cada una de estas cuatro pruebas de fe. Del uno al diez. ¿Qué tan rápido puedo alabar a Dios cuando las cosas van mal? Si usted dice “nunca”, califica a sí mismo hacia abajo en la parte inferior – ” 1 ” o ” 0″. Si dices “A veces doy gracias a Dios, yo alabo a Dios en el problema”, se obtiene un “5”. Si usted dice: “Yo siempre lo hago. Es mi costumbre para regocijarse continuamente cuando estoy tratando con una dificultad porque sé que Dios me va a ayudar. “Usted recibe un “10”.

La Biblia dice: ” Alégrense siempre en el Señor Y otra vez os digo regocíjense”, porque Dios usa las dificultades. Y Él pone a prueba nuestra fe y Él construye no en los tiempos fáciles de la vida, sino en los momentos difíciles.

2. Dios prueba nuestra fe a través de demandas.

Él nos pide que hagamos cosas que son aparentemente imposibles. Hay, en tan sólo el Nuevo Testamento, 1050 mandatos para los creyentes a obedecer. De todos estos mandatos, algunos de ellos parecen irrazonables. Algunos de ellos parecen inconvenientes. Algunos de ellos parecen abajo a la derecha imposible. Entonces, ¿qué hacer cuando se tiene una orden imposible que se siente como una demanda?

Ellos están allí, te das cuenta de que están ahí para probar nuestra fe.

Cuando usted tiene una orden y parece que no la puede llevar a cabo, la cuestión en este momento es, a quién le voy a creer? ¿En quién voy a confiar? ¿Voy a creer lo que Dios dice que tengo que hacer o voy a creer lo que creo que es correcto? Todas las promesas, todos los comandos están allí para ponernos a prueba. Algunas de ellas pueden parecer simples al principio, pero cuando se mira lo que se nos demanda es diferente.

Un comando como “No te preocupes por nada.” Puede cualquiera luchar con eso? Eso puede ser una pregunta difícil. O un comando como ” Haz el bien a tus enemigos.

“O” Perdona a otras personas. “O” Da gracias en todo.”

Cada vez. Cada vez que Dios nos da un mandamiento en la Biblia es una demanda que se coloca en nuestra vida y es una prueba. Al igual que ” Confesaos vuestras ofensas unos a otros. ” Eso es una prueba. La prueba se le voy a confiar en lo que Dios me dice que haga, lo que dice es correcto. ¿O voy a confiar en mi propia opinión, o en lo que creo que es recto delante de mis propios ojos?

Hay literalmente cientos de ejemplos en la Biblia de personas a las que Dios les dijo: “Haz esto”, y confiamos en él , no tenían fe , a pesar de que no tenía sentido para ellos, a pesar de que parecía imposible para ellos.

El pueblo de Israel en su camino a Egipto, después de haber estado en cautiverio a la Tierra Prometida. Dios puso una demanda en su vida, algo que se llama maná. Era una orden. El maná que podría recordar era el pan como la sustancia que cayó del cielo, cosas escamosas. Tenían que salir cada mañana para reunir lo suficiente para comer. Dios dijo aquí está la orden. Toma solo lo que puedes conseguir para que sea suficiente para ese día.

Éxodo 16:4 “Y Jehová dijo a Moisés: He aquí yo os haré llover pan del cielo;  y el pueblo saldrá,  y recogerá diariamente la porción de un día,  para que yo lo pruebe si anda en mi ley,  o no” Había todo tipo de razones por las que la orden no tenía sentido. ” Sólo lo suficiente para hoy? Por qué no puedo reunir suficiente para la semana? Sería más conveniente así. Sería un mejor si uso mi tiempo de esa manera. Sólo lo suficiente por un día? ¿Qué pasa si me enfermo mañana? ¿Qué pasa si me tropiezo y me golpeé la cabeza contra una roca y una serpiente me muerde? Hay todo tipo de razones por las que necesito por lo menos dos días el valor, Dios. “

Pero ese no era el punto. El punto era ¿tiene sentido para usted. El punto era que quiero probarte de esta forma para que confíes en Mí en el día a día. Sigan mis mandamientos. Quiero que crezca tu fe. Ese fue el punto.

A menudo Dios nos pide que hagamos lo imposible. ¿Por qué? Él quiere que crezca nuestra fe.

Un hombre con el nombre de Abraham.

¿Te acuerdas de su historia?. Él tenía setenta y cinco años de edad. Estaba a punto de retirarse y Dios le dijo: yo quiero que tomes hacia abajo. Quiero llevarte a un lugar para hacer una diferencia en este mundo. Quiero que vayas a algún lugar donde nunca has estado, no sé ni por dónde vas. Abraham dice: ” ¿Dónde exactamente voy?” Dios le dice: ” Yo te lo diré.” “¿Cómo voy a llegar?” Te voy a mostrar. “¿Cómo voy a saber cuando llegue allí?” Cuando llegues allí te diré que has llegado allí.

¿Cómo lo harías con una orden como esa? Podríamos decir: “Dios, ¿podría buscarlo en Google para saber por qué voy a ese lugar? Me gustaría echarle un vistazo. Me gustaría conseguir en MapQuest y obtener una dirección punto por punto. Entonces estaría dispuesto a seguir tus instrucciones. “

La fe es a menudo un riesgo. Cuando se trata de un riesgo que significa que no puedes entenderlo todo de antemano. ¿Por qué Dios haría eso? Él no está sólo interesado en hacerte sentir cómodo, Él no nos permite ver todas las direcciones y los puntos en el mapa. Él está con ganas de probar y hacer crecer nuestra fe.

Así que la Biblia dice en Hebreos 11:8 “Por la fe Abraham,  siendo llamado,  obedeció para salir al lugar que había de recibir como herencia;  y salió sin saber a dónde iba”.

Un hombre con el nombre de Noé.

Dios viene a Noé un día y dice: ” Noé, tengo una demanda. Quiero que construyas un arca. “Recordarme Noé vivió en medio de un desierto. Y Dios dice que quería que construyera un arca porque iba a haber una inundación. La Biblia dice que hasta ese momento nunca había llovido agua, regando la tierra, por medio de una niebla. Nunca había llovido. Y Dios dice, ” Noé, quiero que construyas un arca porque va a llover.”

¿Quieres construir un arca en medio de un desierto cuando nunca has visto la lluvia y nunca ha visto una inundación sólo porque Dios lo dice? Noé lo hizo. La Biblia dice: “Por la fe Noé construyó un arca.”

Dios prueba nuestra fe. Lo hace a través de las dificultades. Pero también lo hace a través de demandas. Estas demandas que hiciera en nuestras vidas. Lo hago simplemente porque confío en Él.

¿Cuál es la lección con esto? Si quiero aprender a vivir por fe tengo que aprender a no sólo alegrarnos continuamente. Tengo que aprender a obedecer inmediatamente. Obedecer inmediatamente. Cuando Dios dice, yo lo hago. Ya sea que lo entienda o no, tengo que hacerlo. Tenga sentido para mí o no, tengo que hacerlo. Porque yo sé que es lo que Dios me ha pedido que haga. Esa es la prueba de la fe. Cuando Dios te dice que lo hagas en la Biblia y luego lo haces.

Aquí es donde se escucha lo que Dios dice que hacer – en la Biblia. Hay un montón de gente que quiere hablar en nombre de Dios. ¿Has notado eso? La voz de Dios en tu vida. Cuando Dios dice que lo hagas, se oye claramente en la Biblia entonces actúa en él , tienes que obedecerle inmediatamente.

3. Dios prueba nuestra fe con dólares.

Estoy hablando de dinero. ¿Sabía usted que el dinero es una de las más grandes pruebas de fe en su vida? Pocas personas entienden cómo Dios usa nuestras posesiones materiales como una prueba de carácter y una prueba de fe. Para muchas personas las finanzas son lo más grande que tenemos. No tienen ni idea de que Dios está realmente poniendo a prueba cuando se meten en deudas. Cuando están pasando por problemas. Cuando se les pide dar. Todas estas cosas tienen que ver con la fe.

Lucas 16:11 Jesús dice esto: “Pues si en las riquezas injustas no fuisteis fieles,  ¿quién os confiará lo verdadero?” Si usted no lo ha honrado en lo material ¿quién le confiará en las verdaderas riquezas? “

Lo que habla Jesús aquí? Le está dando una verdad que se enseña a lo largo de la Escritura de que hay una relación definida y directa entre la forma en que manejo mi dinero y la profundidad espiritual en mi vida. Hay una conexión directa. De hecho, Jesús dice si no soy fiel en el manejo de la riqueza materiales Él no me va a confiar con la riqueza espiritual. Si yo no soy fiel a mis posesiones Él no me va a confiar en el poder espiritual. El dinero es una prueba. Puedo revisar mi chequera para saber cómo estoy.

El hecho de que es lo hago con mi dinero realmente determina cuánto Dios puede bendecir mi vida. Puede que nunca has pensado en ello, pero tiene un impacto real sobre el mismo. Esto se enseña a lo largo de las Escrituras. He aprendido que después de caminar más de cuarenta años con el Señor Dios determina lo mucho que Él puede bendecir mi vida por lo fiel que yo estoy con lo que Él ha puesto en mis manos. Cada vez que me senté y escribí un cheque por mis diezmos – un diez por ciento de mis ingresos – sabiendo que yo podría estar usando ese dinero para pagar las cuentas, es una prueba de fe? Por supuesto que lo es.

De hecho, fue una gran prueba de la fe en los primeros años de nuestro matrimonio cuando tenía tan poco dinero y estábamos trabajando con un solo ingreso. Yo no había escrito ningún libro. Sabiendo que cuando estaba escribiendo el registro de entrada, que el diez por ciento se podría utilizar para pagar las cuentas. Fue sin duda mi prueba de fe.

Cuando estoy dispuesto y listo y capaz de dar con generosidad al Señor sabiendo que este dinero podría ser gastado para otras cosas es una prueba. Al igual que Dios usa a dificultades y retrasos y exige utilizar dólares.

Me senté esta mañana y me sacó tres testimonios y casi me puse a llorar. Eran testimonios de dar con sacrificio en el pasado en nuestra iglesia.

Una familia estaba vendiendo su gran casa para mudarse a una más pequeña para que pudieran ayudar a comprar la tierra que ahora tenemos en nuestra iglesia. Eso es lo que yo llamo el sacrificio.

Leí acerca de varias familias que fueron posponiendo la remodelación de las  habitaciones de su casa con el fin de dar a la campaña actual.

Leí acerca de una señora que ha devuelto un costoso vestido que había comprado para una fiesta. Llevaba un vestido más antiguo en su lugar para que pudiera dar más dinero para ayudar en la campaña de donación.

Así hay muchos ejemplos de este tipo en los últimos años. Eso me motiva. Eso me conmueve. Este tipo de historias están estirando mi fe. Sin embargo, ha habido historias como que se escribieron durante miles de años.

Todo el camino de vuelta en el Nuevo Testamento, Pablo escribió en 2 Corintios 8:7-8″ Por tanto,  como en todo abundáis,  en fe,  en palabra,  en ciencia,  en toda solicitud,  y en vuestro amor para con nosotros,  abundad también en esta gracia. No hablo como quien manda,  sino para poner a prueba,  por medio de la diligencia de otros,  también la sinceridad del amor vuestro” Eso podría haber sido la sinceridad de la fe también. Pero dar pruebas tanto nuestro amor y nuestra fe. Él dice que quiero probarlo comparándolo con su dedicación de los demás.

¿Sabía usted que Pablo comparó la entrega de los cristianos Corintios con la entrega de los cristianos macedonios? Luego los desafió. Diciendo quiero que miren y vean lo que los macedonios están haciendo. Miren su sacrificio. Miren lo que están dando para ayudar a los pobres. Miren lo que están dando para servir al Señor.

Este versículo dice que el dar no sólo pone a prueba mi fe también prueba la sinceridad de mi amor. ¿Cuánto realmente amo a Dios . ¿Usted pone su dinero donde está su boca? Dios nos reta a comparar a cabo sacrificios con los demás. Si usted tiene un problema con lo que tiene es un problema con la Biblia. De hecho, las únicas personas que jamás se molestan sobre versos sobre las donaciones es sólo la gente que no se rinden. Givers no se molestan en ello.

No se puede ignorar estos versículos. El hecho es que cada vez que me doy a Dios, mi fe crece. Cada vez que me doy rompe el agarre del materialismo en mi vida. Cada vez que doy crezco en el amor. Crezco en la esperanza. Crezco en la fe. Crezco en madurez. Construyo mi vida.

En 1 Crónicas 29, que acabó en el Antiguo Testamento , la Biblia nos dice cómo David y el pueblo de Israel levantaron el dinero para construir el templo. En aquella única oferta que realmente levantaron más de cuatrocientos millones de dólares en términos de hoy en día – la campaña de construcción de mayor éxito en la historia. Cuando la gente dice que Dios no necesita un edificio es que no han leído 1 Crónicas 29 . Dios les pidió que consiguieran el dinero y le dieron con sacrificio.

Lo que me encanta hacer tope toda esa historia es el versículo 14 de 1 Crónicas 29:14 David dice esto después de todos ellos habían dado como prueba de su fe. Él dice: ” ¿Quién soy yo y quién es mi pueblo para que seamos capaces de dar estas ofrendas voluntarias? Pues todo es tuyo, y hemos dado lo que viene de tu mano . ¡Oh Señor nuestro Dios por toda esta abundancia que hemos previsto para la construcción de Tu templo para tu santo nombre , se trata de tu mano , y todo te pertenece . yo sé , Dios mío, que tú escudriñas los corazones, y se complacen con integridad. Todas estas cosas que les he dado de buena gana con la intención honesta y ahora veo con alegría que tu pueblo que están aquí han dado a Ti”.

David dice en este pasaje que el dar no sólo pone a prueba mi fe, no sólo pone a prueba mi amor, es la prueba de mi corazón, la integridad de mi corazón. ¿Es Jesucristo el Señor de todas las áreas? Dios quiere ser el Señor de las dificultades. Dios quiere ser Señor en las exigencias de la vida. Dios quiere ser el Señor de los dólares de tu vida.

La lección es que si quiero crecer en la fe que no sólo tengo que regocijarme continuamente, tengo que obedecer de inmediato y tengo que dar generosamente.  Esa es la tercera forma en que Dios prueba nuestra fe.

Quiero que evalúes cuánta fe revela tu dominativo. Tienes que honesto en estos momentos. Dios mira tú entrega a Él.  Entonces diría Dios que realmente confía en Él? ¿O has tenido miedo de hacer lo que dice su Palabra?

Es interesante que el dar a Dios no sólo pone a prueba nuestra fe, sino que la Biblia dice en Malaquías que al dar pruebas a Dios. Malaquías 3, Dios dice: ” ‘ y probadme ahora en esto, dice Jehová. ” Traed todos vuestros diezmos al alfolí y probadme ahora en esto,  dice Jehová de los ejércitos,  si no os abriré las ventanas de los cielos,  y derramaré sobre vosotros bendición hasta que sobreabunde. Reprenderé también por vosotros al devorador,  y no os destruirá el fruto de la tierra,  ni vuestra vid en el campo será estéril,  dice Jehová de los ejércitos”. En otras palabras, yo voy a jugar un juego con usted. Me das a mí y yo os doy a vosotros y veremos quién gana.

Dar no sólo me pone a prueba, lo que realmente pone a prueba a Dios. Te reto a probar a Dios. Te reto a que lo pongamos a prueba a ver que Él cumplirá sus promesas.

Tengo que decir que yo personalmente he crecido más en la fe en esta área única que en cualquier otra área de mi vida. Sí, he aprendido a través de las dificultades. Sí, lo he aprendido a obedecer las demandas y ordenes que Dios me dijo que hiciera, eso algunas veces no tenía sentido. He aprendido a crecer en la fe de muchas otras maneras. Pero en esta área de dar el nervio más sensible del cuerpo humano va de la cartera para el corazón. Y Dios dice que quiero a todos ustedes. Quiero lo que representa.

4. Dios prueba nuestra fe a través de los retrasos.

Si todas las oraciones fueron respondidas de inmediato, si todas sus necesidades se cumplieron de forma automática, si todos los problemas se resolvieron al instante usted no necesita la fe y no se necesita la fe para ser estirado. Pero no es así. Tenemos que esperar a las cosas. Es la naturaleza humana que odiamos esperar. Odio tener que esperar. Lo odio!

¿Haces esto? Usted llega a una luz roja y hay dos coches allí uno en cada carril. Vas a tener la paciencia de esperar para averiguar, ¿cuál va a bajar más rápido. Voy a tratar detrás de uno esos coches ahora. ¿Tú lo haces? No nos gusta esperar. Odiamos líneas de espera. Odiamos el tráfico. Odiamos todo lo relacionado con la espera. Los consultorios médicos. Sin embargo, un gran porcentaje de su vida transcurre en espera. Si usted y yo no podemos aprender que Dios quiere para estirar y crecer nuestra fe en tiempos de espera, nos perdemos gran parte de las lecciones de fe que Dios quiere enseñar en nuestras vidas.

Yo estaba haciendo mis devocionales la semana pasada. La enciclopedia de cómo las cosas se tornan largas. Muchas de las cosas que esperamos son las pequeñas cosas triviales. Así que si quieres un poco de trivia para el día aquí hay algunas curiosidades definidas.

Se tarda seis segundos para doblar una toalla. Piense en qué parte de tu vida vas a gastar toallas de rizo plegables.

Se tarda diez segundos para que un furtivo de vueltas por un tramo de escaleras.

Se tarda diez minutos para que un copo de nieve se forme.

Se tarda una hora y cuarenta y siete minutos en ver la película Ishtar. Minutos en su vida desperdiciada.

Lleva trece horas para la preparación semanal de alimentos para la familia estadounidense promedio.

Toma ochenta horas y cuarenta y dos minutos en completar las tareas del hogar en una familia que tienen hijos menores de doce años. No me extraña que estés tan cansado.

Se necesita una semana para que el tocino pierda su frescura en un refrigerador a treinta y dos grados.

Esta es una cosa profunda que cambia la vida. ¿No le parece? Estos son el tipo de cosas con relación con la espera, las trivialidades de la vida, las irritaciones de la vida. Sí, Dios nos puede hacer crecer a través de los tiempos de espera irritantes no hay duda de ello. Pero en los tiempos Él realmente nos hace crecer a través de la espera, estas son las algunas veces las pruebas de la vida. A la espera de algo que no tendrías que esperar.

Un buen ejemplo de esto otra vez es el pueblo de Israel en el Antiguo Testamento, ya que están en camino de Egipto a la Tierra Prometida. El ir de Egipto a la Tierra Prometida – que pudieron haber hecho – que podrían haber viajado esa distancia en dos o tres semanas. Pero terminó llevándolos cuarenta años. ¿Por qué todo el tiempo perdido? Debido a que la Biblia dice que Dios no los llevó en su viaje desde Egipto a la Tierra Prometida. ¿Por qué todo el tiempo perdido? Debido a que Dios estaba más interesado en el desarrollo de su fe que en conseguir que llegaran desde el punto A hasta el punto B de la forma más rápida, la manera más rápida . Así que tomó cuarenta años.

La Biblia dice en Deuteronomio 8:2: “Dios te llevó por todo el camino en el desierto durante estos cuarenta años para ponerte a prueba con el fin de saber lo que había en tu corazón . ” Eso es lo que sucede en los tiempos de espera. Tenemos la oportunidad de ver a Dios llega a ver lo que hay en nuestro corazón.

¿Alguna vez te encuentras en estas situaciones – Apuesto a que todos tenemos lo pasamos- en el que sientes que estás en un apuro y tienes la idea clara de que Dios no tiene prisa . ¿Alguien más siente de esa manera? Sucede todo el tiempo. ¿Por qué sucede eso? Porque Dios está más interesado en el crecimiento de nuestra fe que otra cosa.

Así que empezamos a hacernos la pregunta de “cuándo” mientras esperamos. Cuando mi matrimonio va a mejorar? ¿Cuándo se va a dar la vuelta? O si usted es soltero, ¿Cuándo voy a encontrar a la persona correcta y casarme? O, ¿Cuánto tiempo se va a tomar hasta que llegue el bien? O bien, ¿Cuándo vamos a tener un bebé? O bien, ¿Cuándo voy a encontrar el trabajo adecuado?

Yo diría que es en esta área, esta área de esperar que Dios haga el trabajado para desarrollar mi fe más que en cualquier otra área. Me ha probado una y otra vez en esta zona de espera y la utilizó para desarrollar mi fe.

El momento más difícil de esperar en nuestro matrimonio era con ChaundelandI que espera tener niños. Esperamos años más de lo que queríamos esperar para tenerlos. De hecho, los médicos nos dijeron que no íbamos a ser capaces de tener hijos. Fue un momento difícil de espera. Especialmente dura justo en el medio de todo lo que Chaundel quedó embarazada, pero luego tuvo un aborto involuntario. Era lo que pensábamos que era nuestra única esperanza de tener alguna vez un niño.

¿Fue tan difícil esperar resistentemente el tiempo que Dios hizo que se desarrollara nuestra fe durante ese tiempo de espera que nunca se había desarrollado? ¡Por supuesto! Incluso con la dificultad de esperar en que Dios estaba desarrollando nuestra fe. Dios por su gracia, con el tiempo nos dio tres hijos. Eso es simplemente por su gracia. Miramos a nuestros hijos y decimos: Mira lo que Dios puede hacer! Eso no es lo que pensamos cada vez que miramos a nuestros hijos, pero la mayoría de las veces lo que pensamos, Miren lo que Dios puede hacer. Ya casi crecieron ahora a excepción de Lucas, que todavía está en la escuela secundaria. Es realmente increíble ver lo que Dios puede hacer. Incluso mientras esperamos.

Algunos de ustedes están esperando en algo ahora mismo. Tal vez usted ha estado esperando mucho tiempo. Mientras esperas que Dios está ahí. Él no te dejará en paz. Puede que sólo sea una prueba. Debido a que Dios sí utiliza dificultades y demandas. Utiliza dólares. Pero Él también utiliza los retrasos para construir su fe.

Mira lo que Dios hace, Isaías 64:4 “Ni nunca oyeron,  ni oídos percibieron,  ni ojo ha visto a Dios fuera de ti,  que hiciese por el que en él espera”.  Vale la pena ser paciente. Sólo recuerda esto: mientras usted está esperando Dios está trabajando. Usted no está solo en la espera. Esperando en la fe que Dios está trabajando. Dios está haciendo cosas detrás de las escenas, en su corazón y otros corazones de la gente que ni siquiera se puede ver.

Entonces, ¿cuál es la lección en este caso, la lección de fe? Si realmente quiero aprender a vivir por la fe que tengo que aprender a regocijarse continuamente. Tengo que aprender a obedecer inmediatamente. Tengo que dar generosamente. Y luego esta: tengo que aprender a esperar pacientemente.

Si estoy realmente creciendo en la fe, tengo que esperar pacientemente. Debido a que Dios no va a chasquear los dedos y dar respuestas inmediatas a todas mis oraciones. ¿Por qué no? Porque Él quiere que crezcas en la fe.

¿Cómo te va en este caso? Si después de los primeros minutos o los primeros meses te encuentras renunciando luego date un ” 1 ” en este caso. ” No espero en absoluto. Me doy por vencido ” Si eres una de esas personas, que esperar en Dios, pero te quejas y te quejas todo el tiempo, entonces obtendrá un “2”. Eso es todo lo que te pasa por las quejas y protestas. Pero si usted está aprendiendo a seguir creyendo. Usted se encuentra viviendo con expectación en esperar en Dios. date un “10 “.

Antes de terminar quiero ver de nuevo el verso del principio. Volver a la primera pregunta que Rick nos preguntó: ¿De verdad quieres que Dios aumente su fe? El apóstol dijo en Lucas 17:5: “Dijeron los apóstoles al Señor: Auméntanos la fe”. ¿Está usted dispuesto a rezar esa oración muy peligrosa “Dios , aumenta mi fe ” Entonces, si usted lo hace seamos prácticos al respecto. ¿Cuál de estas cuatro áreas de las que hablamos tienes que orar específicamente a Dios para aumentar su fe?

Muchos de ustedes tienen que orar: “Dios, te necesito aumenta mi fe, aun a través de las dificultades de la vida, las luchas de la vida”. Tal vez esa es la zona que Dios está trabajando para aumentar su fe en estos momentos.

Algunos de ustedes están pasando por tiempos increíblemente difíciles en estos momentos. Usted no está solo. Si usted va a través de ese tipo de tiempo, entonces usted necesita orar: “Padre, ayúdame a prender a regocijarme continuamente porque sé que Tú tienes el control. Sé que no estoy solo. Sé que tu tienes una propósito y sé que me vas a dar la fuerza para salir adelante”. Así que voy a regocijarse continuamente aun con esto que me está sucediendo, pero en esto está sucediendo porque sé que tú estás conmigo.

Tal vez de Dios prueba su fe en estos momentos a través de demandas. Permítanme decirlo de otra manera. Permítanme decirlo que como una pregunta. ¿Qué hay en su vida que usted sabe que Dios le ha dicho que haga, pero no lo ha hecho todavía? Ese es el lugar para poner la fe. A lo mejor es ponerse en forma. A lo mejor es ser bautizado. A lo mejor es comenzar a leer la Biblia. Tal vez es a perdonar a una persona a la que le guardas rencor. Tal vez es algo que no he mencionado, pero tú sabes lo que es. Está en tu corazón ahora mismo. ¿Qué es lo que tú sabe que Dios te ha dicho que hagas, pero no se ha hecho todavía? Y orando, ” Señor, ayúdame a obedecer inmediatamente. No mañana. No la próxima semana, sino hoy.  Dame la fe para hacer eso.”

Tal vez Dios está probando su fe por medio de dólares. Difícilmente se puede llegar a fin de mes y Rick nos habla hoy acerca de lo que la Biblia enseña acerca del diezmo. Dé un diez por ciento de sus ingresos a Dios como un signo de su fe. Usted está pensando, ” Pero Dios! ¿No sabes lo que hago? “

Sermón por Rick Warren

Traducido y adaptado por José Alberto Vega.

Comentario JFB e-sword

  http://es.scribd.com/doc/104123294/La-Ley-de-La-Expectacion-Semana-9-2

¿Qué opinas? Únete a la Discusión