Datos Biográficos de Ezequiel

En el presente trabajo «Datos Biográficos de Ezequiel», encontraremos mucha información importante relativa a este profeta. Que aunque se considera un poco oscuro, por su forma de profetizar, nos da muchos detalles de lo que sucedería al pueblo de Israel por su pecado. Profetizó parte de su vida en la tierra de Palestina antes del cautiverio y durante el mismo.

  • ¿Donde y cuando nació Ezequiel?

Ezequiel cuyo nombre significa “Dios fortalece”, era de una familia sacerdotal y pasó sus primeros veinticinco años en Jerusalén. Estaba en la preparación sacerdotal para el servicio en el templo cuando lo llevaron cautivo a Babilonia en 597 A.C. unos cinco años después, a los treinta años de edad, Ezequiel recibió su llamamiento profético y su comisión divina, después de lo cual sirvió con fidelidad durante por lo menos veintidós años.

Ezequiel venia de una familia sacerdotal y estaba en la preparación sacerdotal para el servicio en el templo.

  • El libro de Ezequiel

A pesar de una reputación de oscuridad y dificultades textuales, el libro de
Ezequiel tiene una estructura claramente definida. Es una colección de 52
oráculos, mensajes o visiones divinamente entregados, descriptos por el profeta Ezequiel. Hay apenas un escaso mínimo de narrativa proporcionada para dar un contexto a cada uno de los oráculos. Sin embargo, el principio de cada oráculo está indicado claramente por una de dos frases: “Vino a mí la palabra de Jehovah” o “la mano de Jehovah vino sobre mí” (Ez 13:4).

  • Transfondo histórico

Se dicela nueva jerusalen, ezequiel, profeta, biografia que el ambiente histórico del libro de Ezequiel es Babilonia durante los primeros años del exilio babilónico (593-571 A.C.).

Durante este tiempo la ciudad de Jerusalén fue sitiada y destruida. El templo fue incendiado y la monarquía llevada a su fin. La población de Judá sufrió las privaciones de la guerra. Muchos fueron al exilio.

Nabucodonosor llevó cautivos judíos de Jerusalén a Babilonia en tres etapas:

  1. En 605 A.C. se deportaron jóvenes judíos selectos a Babilonia, entre quienes estaban Daniel y sus tres amigos.
  2. En 597 A.C. 10,000 cautivos fueron llevados a Babilonia, entre los cuales estaba Ezequiel.
  3. En 586 A.C. las fuerzas de Nabucodonosor destruyeron del todo la ciudad y el templo, y a la mayoría de sus habitantes que sobrevivieron los llevaron a Babilonia.
  • ¿Cómo fue el llamado de Ezequiel?

Después de una de las más breves introducciones narrativas el libro de Ezequiel comienza como si tuviera el propósito de continuar. Se nos presenta el primero de una serie de profecías que constituyen el libro. Este oráculo inicial pertenece al grupo de profecías altamente visuales y expresivas “la mano del Señor fue sobre mí”.

Ezequiel 1:1-5  Aconteció en el año treinta,  en el mes cuarto,  a los cinco días del mes,  que estando yo en medio de los cautivos junto al río Quebar,  los cielos se abrieron,  y vi visiones de Dios. 2  En el quinto año de la deportación del rey Joaquín,  a los cinco días del mes, 3  vino palabra de Jehová al sacerdote Ezequiel hijo de Buzi,  en la tierra de los caldeos,  junto al río Quebar;  vino allí sobre él la mano de Jehová. 4  Y miré,  y he aquí venía del norte un viento tempestuoso,  y una gran nube,  con un fuego envolvente,  y alrededor de él un resplandor,  y en medio del fuego algo que parecía como bronce refulgente, 5  y en medio de ella la figura de cuatro seres vivientes.  Y esta era su apariencia: había en ellos semejanza de hombre.

  • Ezequiel y los falsos profetas

Ezequiel 13:9-11 “Estará mi mano contra los profetas que ven vanidad y adivinan mentira;  no estarán en la congregación de mi pueblo,  ni serán inscritos en el libro de la casa de Israel,  ni a la tierra de Israel volverán;  y sabréis que yo soy Jehová el Señor.10  Sí,  por cuanto engañaron a mi pueblo,  diciendo:  Paz,  no habiendo paz;  y uno edificaba la pared,  y he aquí que los otros la recubrían con lodo suelto, 11  di a los recubridores con lodo suelto,  que caerá;  vendrá lluvia torrencial,  y enviaré piedras de granizo que la hagan caer,  y viento tempestuoso la romperá”.

  • Donde profetizó Ezequiel

Todo lo que sabemos acerca de Ezequiel viene de su libro de profecías. Aun allí la información es escasa. Ezequiel era sacerdote (Ezequiel 1:3) tanto como profeta. Su fondo sacerdotal se muestra en su preocupación por la pureza ceremonial (Ezequiel 4:14) y el énfasis sobre el templo (40-48).

Estaba casado, pero su esposa murió durante el curso de su ministerio (Ezequiel 24:15-18). A diferencia de su contemporáneo Jeremías, Ezequiel pasó su carrera profética en Babilonia. Muchos de sus primeras profecías tratan de eventos en Jerusalén y Judá. Este hecho, y los detalles de los oráculos mismos, han llevado a muchos comentaristas a sugerir que Ezequiel pasó por lo menos parte de su carrera profética en Jerusalén y Judá. Sin embargo, no hay en el libro ninguna declaración directa para apoyar esta opinión. Como un exiliado, que profetizó a otros exiliados, Ezequiel indudablemente habría estado preocupado acerca de las catástrofes que aguardaban a su patria. Sus oyentes también habrán estado muy ansiosos de escuchar acerca del destino de su país.

Debemos por lo menos esperar que los eventos en Israel/Judá ocuparan parte sustancial de su labor profética. Ser capaz de percibir lo que estaba sucediendo en tierras distantes de donde él vivía, era una habilidad necesaria para un profeta exiliado en Babilonia.

Durante el sitio de Jerusalén, Ezequiel empezó a profetizar contra las naciones paganas que odiaban a Israel y que habrían de participar y regocijarse en su caída, mencionando el castigo que Jehová les impondría. Después de la caída de Jerusalén, el tono del profetizar de Ezequiel cambio.

  • El mensaje del libro

En conjunto el libro de Ezequiel consiste en advertencias iniciales de calamidad seguidas por promesas de restauración. Así como las calamidades que fueron pronosticadas se cumplieron, así se cumplirán las promesas de restauración. El pueblo de Dios, habiendo soportado tanto en el pasado, sería últimamente salvado de su miseria. Israel se volvería a su Dios y a su tierra prometida. Ellos serían su pueblo y él sería el Dios de ellos.

Varios otros temas aparecen a través de los oráculos. El asunto de la responsabilidad humana ocurre en varias formas. La destrucción que caería sobre Israel vino como un resultado de su propia indocilidad. Fue por causa de su idolatría que fue castigada. Sin embargo, en este caso la culpa no era un asunto puramente comunal. Los individuos no eran castigados simplemente debido a los pecados de sus antepasados (cap. 18). Fueron considerados culpables por lo que cada uno de ellos como individuo había hecho, pero este tema se clarifica aun más. Ser tenido por justo no era asunto de acumular puntos a favor para compensar los desfavorables (un punto de vista comúnmente sostenido aún hoy). Era menester un cambio fundamental, duradero, del corazón del individuo (Ezequiel 18:30-32).

Otro tema importante es la relación de Dios con su pueblo. Una frase que ocurre muy frecuentemente por todo el libro es que los hechos pronosticados ocurrirían “para que ellos sepan” que él era su Señor. Las calamidades no eran sólo castigo. Eran también un medio de llevar al pueblo al conocimiento de Dios. Esta relación especial se recalca por todo el libro. El los juntaría y protegería tal como un pastor cuida de sus ovejas. Un Pastor vendría a cuidarles y gobernar sobre ellos (Ezequiel 34:1-31; 36:24-28).

Sin embargo, la estrecha relación entre el Señor y el pueblo de Israel no significaba que otras naciones y tierras estaban fuera de la esfera de su autoridad y control. Los oráculos de Ezequiel a las naciones extranjeras hacen claro que Dios no era simplemente una deidad parroquial gobernando a Jerusalén y sus cerros alrededor. En algunas maneras una nación pagana podría ser instrumento de Dios, aun hasta el punto de castigar a Israel.

  • Cual fue la última visión que tuvo Ezequiel

Seguramente las profecías de restauración que dio Ezequiel fueron un consuelo para los judíos desterrados. En el año vigésimo quinto de su destierro (593 A.C.), Ezequiel tuvo una visión sobresaliente de un tiemplo nuevo de Jehová, diseñado por él mismo, así como de una ciudad adyacente llamada Jehová-Samah, que significa “Jehová mismo está allí”. En medio de una tierra pagana e idolatra, esta visión habría de fortalecer la esperanza que tenían los desterrados judíos arrepentidos de volver a adorar al Dios verdadero Jehová en su templo.

  • En que destaca mas el libro de Ezequiel

El libro de Ezequiel se destaca mas por sus visiones, símiles, alegorías o parábolas, y de manera especial, por acciones simbólicas como la ocasión en que Dios mando a Ezequiel que grabara sobre un ladrillo el contorno de Jerusalén y a continuación fingiera sitiarlo como señal para Israel.

  • Cuál era el tema principal de Ezequiel y sus enseñanzas

La profecía de Ezequiel da énfasis al tema de la Biblia: La vindicación del nombre de Jehová por medio del Reino mesiánico, y sus enseñanzas eran dar el mensaje del juicio de Dios a los apostatas Judá y Jerusalén y a siete naciones extranjeras a su alrededor. Así como también recalcaba la responsabilidad de cada individuo delante de Dios, en vez de solo culpar los pecados de sus antepasados por el juicio exílico.

  • Comparar la similitud entre Ezequiel y Apocalipsis

El libro de Ezequiel termina con la gran promesa de que un día Dios habitará eternamente con su pueblo, promesa que se repite en Apocalipsis 21:3 “… “. La mayor bendición para los creyentes como pueblo de Dios es tener a Dios en medio de ellos; esa es la esencia de la alegría y la felicidad. Como resultado de la presencia constante de Dios, los creyentes nunca más sufrirán los quebrantos, desengaños y aflicciones de su vida anterior (Ap. 21:4). Esas son su visión y esperanza supremas mientras esperan el día de la manifestación de su Señor y Salvador Jesucristo.

  • La autenticidad del libro de Ezequiel

La autenticidad se aprecia en el cumplimiento de sus profecías (pueden verse ejemplos en Ammonitas, Edom, Edomitas, Tiro).

También se apoya en la armonía que guarda con el resto de la Biblia. A pesar de que ninguno de los escritores de las Escrituras Griegas Cristianas cita de él o lo refiere directamente.

  • Cómo es el libro de Ezequiel

A pesar de una reputación de oscuridad y dificultades textuales, el libro de Ezequiel tiene una estructura claramente definida. Es una colección de 52 oráculos, mensajes o visiones divinamente entregados, descriptos por el profeta Ezequiel. Hay apenas un escaso mínimo de narrativa proporcionada para dar un contexto a cada uno de los oráculos. Sin embargo, el principio de cada oráculo está indicado claramente por una de dos frases: “Vino a mí la palabra de Jehovah” o “la mano de Jehovah vino sobre mí”.

  • El mensaje del libro

En conjunto el libro de Ezequiel consiste en advertencias iniciales de calamidad seguidas por promesas de restauración. Así como las calamidades que fueron pronosticadas se cumplieron, así se cumplirán las promesas de restauración. El pueblo de Dios, habiendo soportado tanto en el pasado, sería últimamente salvado de su miseria. Israel se volvería a su Dios y a su tierra prometida. Ellos serían su pueblo y él sería el Dios de ellos.

Otro tema importante es la relación de Dios con su pueblo. Una frase que ocurre muy frecuentemente por todo el libro es que los hechos pronosticados ocurrirían “para que ellos sepan” que él era su Señor

Las figuras gráficas en el libro de Ezequiel pueden ser inquietantes. Los oráculos de Ezequiel tienen relación con uno de los períodos más oscuros en la historia de Israel. Durante su carrera profética su pueblo sería dispersado y la ciudad de Jerusalén y el templo destruidos. Sin embargo, el libro concluye con mensajes de esperanza. Al final del tiempo el Pastor vendría a juntar sus ovejas.

  • La profecía más impactante es la visión del Templo y la Gloria de Jehová 40:1—48:35

Visiones del templo nuevo y la tierra nueva.

40:2 “ En visiones de Dios me llevó a la tierra de Israel,  y me puso sobre un monte muy alto,  sobre el cual había un edificio parecido a una gran ciudad,  hacia la parte sur. 3  Me llevó allí,  y he aquí un varón,  cuyo aspecto era como aspecto de bronce;  y tenía un cordel de lino en su mano,  y una caña de medir;  y él estaba a la puerta.  4  Y me habló aquel varón,  diciendo:  Hijo de hombre,  mira con tus ojos,  y oye con tus oídos,  y pon tu corazón a todas las cosas que te muestro;  porque para que yo te las mostrase has sido traído aquí.  Cuenta todo lo que ves a la casa de Israel”.

43:2-7 “…y he aquí la gloria del Dios de Israel,  que venía del oriente;  y su sonido era como el sonido de muchas aguas,  y la tierra resplandecía a causa de su gloria.

Eze 43:4  Y la gloria de Jehová entró en la casa por la vía de la puerta que daba al oriente.  5  Y me alzó el Espíritu y me llevó al atrio interior;  y he aquí que la gloria de Jehová llenó la casa. 6  Y oí uno que me hablaba desde la casa;  y un varón estaba junto a mí, 7  y me dijo:  Hijo de hombre,  este es el lugar de mi trono,  el lugar donde posaré las plantas de mis pies,  en el cual habitaré entre los hijos de Israel para siempre;  y nunca más profanará la casa de Israel mi santo nombre,  ni ellos ni sus reyes,  con sus fornicaciones,  ni con los cuerpos muertos de sus reyes en sus lugares altos.

1607

1608

1609

Comentario Siglo XXI p.1600

Comentario Siglo XXI p.1610

Comentario Siglo XXI p.1612

¿Qué opinas? Únete a la Discusión