Infancia de Jesús – Biografía

jesus, biografia de jesusLa vida de nuestro Señor Jesucristo ha siempre una gran incógnita para la humanidad, para muchos solo fue un personaje mas que existió sobre la faz de la tierra, para otros un ser creado por Dios pero diferente que el Padre, como piensan las sectas. Para el pueblo de Dios, su iglesia, fue el Mesías, el Cristo. Dios en la tierra como lo dice su Palabra. Pero hay un punto que se necesita aclarar, y este es, el tiempo que no menciona la Biblia, de lo cual se aprovechan los herejes para crear  historias falsas o fantasías.Ha habido muchas historias en torno a Jesús que han tergiversado la Biblia, muchos personajes durante toda la historia, desde Jesús hasta nuestro tiempo,  han negado su divinidad como el verdadero Hijo de Dios o Dios encarnado en la tierra y no han entendido su ministerio terrenal, cual fue el verdadero propósito de su venida a la tierra, o por el otro lado, la iglesia tradicional han exagerado de tal manera que se han dado a la tarea de atribuirle a nuestro Señor  una gran cantidad de milagros prácticamente desde que nació, estando aun en la cuna, algunos dicen que ya hablaba diciendo que él era el Mesías esperado. Esto no es cierto, Jesús tuvo que vivir una vida normal al igual que todos los seres humanos para que se cumpliese totalmente su Palabra según los profetas.Han escrito gran cantidad de material, inventando historias llenas de milagros y fantasías, queriendo llenar los espacios de tiempo que la Biblia no menciona. La verdadera iglesia cristiana no los ha aceptado nunca, pues no tienen ninguna base bíblica, simplemente son historias falsas creadas de la imaginación de sus escritores herejes sin tener ninguna base de apoyo.En el presente trabajo trataremos de mostrar al Jesús real que existió en la tierra, empezando desde su niñez, hasta la edad de treinta años, que es, cuando comenzó su ministerio. Aun en los espacios de tiempo donde no se habla con tanta claridad en la Biblia, hay un fundamento en la misma Palabra. Hay pasajes donde se puede encontrar lo que Jesús hacia desde niño y como transcurrió su vida. La base para entender que fue lo que pasó realmente lo podemos encontrar en los evangelios sinópticos y el evangelio de san Juan, o sea, en su propia Palabra. En el presente trabajo mostraremos como fue realmente su ministerio aquí en la tierra. Sobre la vida de Jesús se pueden llenar muchos volúmenes donde no habría ninguna contradicción, empezando por los profetas, mejor aun, desde Génesis 3:15, la primer profecía dada por el mismo Dios. Pasando por los cuatro evangelios, siguiendo por las epístolas y terminando con el libro de Revelaciones de Juan.Se podría seguir escribiendo por toda la eternidad sobre nuestro Señor Jesucristo, pero para esto hay que estar bien fundamentado en su fe, no importando cuantas falsedades pueden escribirse sobre él, el punto central es su Palabra,  que es inamovible, que es y ha sido para siempre,(Mt 24:35). Esperamos que este corto resumen de la vida de Jesús le sirva para su crecimiento espiritual.

La vida normal de Jesús, su nacimiento.

nacimiento de jesus, biografia de jesusEl nacimiento de Jesús  casi todos lo conocemos. Comienza con la anunciación a María por medio del ángel Gabriel en Lucas 1:26-40.Después de este gran acontecimiento viene el edicto de Augusto César de que todo el mundo tenia que ser empadronado: «4 Y José subió de Galilea, de la ciudad de Nazaret, a Judea, a la ciudad de David, que se llama Belén, por cuanto era de la casa y familia de David 5 para ser empadronado con María su mujer, desposada con él, la cual estaba encinta. 6 Y aconteció que estando ellos allí, se cumplieron los días de su alumbramiento. 7 Y dio a luz a su hijo primogénito, y lo envolvió en pañales, y lo acostó en un pesebre, porque no había lugar para ellos en el mesón. 8 Había pastores en la misma región, que velaban y guardaban las vigilias de la noche sobre su rebaño. 9 Y he aquí, se les presentó un ángel del Señor, y la gloria del Señor los rodeó de resplandor; y tuvieron gran temor. 10 Pero el ángel les dijo: No temáis; porque he aquí os doy nuevas de gran gozo, que será para todo el pueblo: 11 que os ha nacido hoy, en la ciudad de David, un Salvador, que es CRISTO el Señor. 12 Esto os servirá de señal: Hallaréis al niño envuelto en pañales, acostado en un pesebre. 13 Y repentinamente apareció con el ángel una multitud de las huestes celestiales, que alababan a Dios, y decían: 14 ¡Gloria a Dios en las alturas, Y en la tierra paz, buena voluntad para con los hombres!» (Lucas 2:4-14). El resto del capitulo sigue narrando todos los acontecimientos sobre el nacimientos de Jesús. Que se tenia que cumplir la profecía de Miqueas 5:2 «Pero tú, Belén Efrata, pequeña para estar entre las familias de Judá, de ti me saldrá el que será Señor en Israel; y sus salidas son desde el principio, desde los días de la eternidad».

La huida a Egipto.

«Cuando Jesús nació en Belén de Judea en días del rey Herodes, vinieron del oriente a Jerusalén unos magos, 2 diciendo: ¿Dónde está el rey de los judíos, que ha nacido? Porque su estrella hemos visto en el oriente, y venimos a adorarle. 3 Oyendo esto, el rey Herodes se turbó, y toda Jerusalén con él. 4 Y convocados todos los principales sacerdotes, y los escribas del pueblo, les preguntó dónde había de nacer el Cristo. 5 Ellos le dijeron: En Belén de Judea; porque así está escrito por el profeta» (Mateo 2:1-5)

Después tenemos su regreso de Egipto para que se cumpliese la profecía que seria llamado de Egipto.  «y estuvo allá hasta la muerte de Herodes; para que se cumpliese lo que dijo el Señor por medio del profeta, cuando dijo: De Egipto llamé a mi Hijo» Mateo 2:15

Su juventud después del regreso de Egipto.

 El niño Jesús llevó una vida normal como cualquier niño de su época, se sujetó a sus padres terrenales en todo sentido y creció sin hacer ninguna mención de su misión aquí en la tierra esperando la edad adecuada para iniciar su ministerio.  

¿Cuál era su verdadero nombre?

Lo primero que hicieron los padres con el niño Jesús, apenas nacido, fue ponerle un nombre. Esto se realizaba en medio de una alegre ceremonia, celebrada al octavo día como mandaba el Génesis (17,12), y ante la presencia de varios testigos.El nombre que José y María le pusieron fue el de “Yehoshúa”, que en hebreo significa Josué. Por la Biblia sabemos que en Palestina ese nombre solía acortarse y pronunciarse “Yeshúa”, por razones de familiaridad. A su vez en Galilea, donde se hablaba de una manera distinta al resto del país, y donde vivía la sagrada familia, se lo abreviaba aún más y se lo pronunciaba “Yeshú”. Por eso, los primeros cristianos de origen griego lo tradujeron más tarde por “Jesús”. El nombre de Yeshúa, en el siglo I, era uno de los más comunes y ordinarios que había. Así lo vemos, por ejemplo, en el escritor Flavio Josefo, quien en sus obras menciona a más de 20 personas que se llamaban Jesús en la historia judía; de las cuales, por lo menos 10 son contemporáneas de Jesús de Nazaret.En hebreo Jesús (o Josué) significa “Dios salva”. Y no le pusieron ese nombre al niño sólo por un homenaje al caudillo hebreo Josué, sino porque, según Mateo, un ángel le dijo a San José: “Le pondrás por nombre Jesús, porque él salvará a su pueblo de sus pecados” (Mt 1,21). 

¿Aprendió a leer y escribir?

¿Aprendió Jesús a leer y escribir durante su infancia, en un pueblito tan insignificante como Nazaret, o permaneció analfabeto? Muchos piensan que semejante pregunta es absurda, ya que en los evangelios tres episodios muestran claramente que él sabía leer y escribir.El primero es aquél en el que los escribas y fariseos le presentaron una mujer sorprendida en adulterio para ver si debían apedrearla o no, y Jesús, en vez de contestarles, “se agachó y se puso a escribir en la tierra con el dedo” (Jn 8,6). El segundo es cuando se presentó en la sinagoga de Nazaret, y lo invitaron a leer el libro del profeta Isaías (Lc 4,17). El tercero es aquél en el que los judíos, al escucharlo predicar en Jerusalén, se preguntaron maravillados: “¿Cómo es que éste sabe escritura sin haber estudiado?” (Jn 7,15).Pero lamentablemente ninguno de estos tres textos sirven para probar la capacidad de lectura y escritura de Jesús.-El primero, porque al mostrar a Jesús “escribiendo” con el dedo en el suelo, pero sin mencionar para nada qué es lo que escribía, ha llevado a pensar que sólo trazó unas líneas sobre la arena, con la intención quizás de hacer ver su molestia a los acusadores de la mujer, pero sin tratarse de ninguna escritura real.El segundo, porque el texto del profeta Isaías que Jesús lee en la sinagoga de Nazaret, así como está, no existe de forma idéntica, esto nos haría pensar en una aparente discrepancia de Lucas, él no esta inventando nada. (es decir, Lucas únicamente esta haciendo una recopilación de los siguientes versículos:  Is 61,1; 58,6; y 61,2). ¿Cómo se las hubiera arreglado Jesús para leer en el libro de Isaías un pasaje semejante?El tercero, que presenta a Jesús sabiendo “escritura” sin haber estudiado, en realidad no dice que Jesús supiera “escribir”, sino que sabía usar las Sagradas Escrituras (es decir, el Antiguo Testamento) en una discusión teológica, cosa que podía haber aprendido oralmente, sin saber por eso leer..

Los dos ciclos de estudio

No tenemos, pues, en los evangelios pruebas seguras de que Jesús supiera leer y escribir. ¿Podemos averiguarlo por otro lado? Sí.Por la literatura judía sabemos que cuando Jesús era niño existía en Nazaret, como en los demás pueblos de Palestina, una pequeña escuela, donde concurrían los niños a partir de los 5 años. El local estaba pegado a la sinagoga, y el programa escolar constaba de dos ciclos básicos.El primero duraba 5 años. Los niños comenzaban aprendiendo las letras del alfabeto hebreo, y luego se iniciaban en la lectura de la Biblia, empezando por el libro del Levítico. De ahí pasaban a los demás libros bíblicos, repitiéndolos versículo por versículo, hasta que aprendían el texto sagrado casi de memoria. En la Biblia los alumnos estudiaban todo: la lengua, la gramática, la historia, la geografía.Terminada esta primera etapa los niños pasaban al segundo ciclo, que duraba 2 años. Allí se aplicaban al conocimiento de la “Ley Oral” judía (llamada Mishná), es decir, a las interpretaciones y complementos que los doctores de la Ley hacían de las leyes bíblicas.A llegar a los 12 años, los niños terminaban sus estudios. Si alguno era particularmente brillante, entonces podía cursar estudios más avanzados; para ello debía viajar a Jerusalén o a alguna otra ciudad importante del país, e inscribirse en las escuelas dirigidas por los más célebres doctores de laLey. Pero eso era privilegio de algunos pocos; la mayoría de los jóvenes se reintegraban a sus familias, donde empezaban a aprender de su padre una profesión para ganarse la vida.Sin duda que Jesús, durante su infancia, asistió como todos los niños de su época a los dos ciclos básicos escolares en la sinagoga de Nazaret, donde aprendió a leer y a escribir. Pero no parece haber recibido la enseñanza superior propia de los centros urbanos como Jerusalén. El comentario que de él hacían los judíos diciendo: “¿Cómo es que éste sabe escritura si no ha estudiado?” lo confirma.a. Apoyo bíblico: La Biblia dice que “María guardaba en su corazón todas las cosas que él hacía” Lucas 2:19, por lo tanto no era del dominio público todo lo que hablan estos tres evangelios, donde toda la gente que los rodeaban lograban cosas con solo tocar los objetos que el niño Jesús usaba. Por otro lado Jesús no realizó ningún milagro en su niñez, lo vemos en las bodas de Canaán, cuando Jesucristo le dice a María que todavía no había llegado su hora, Juan 2:3,4   Y faltando el vino,  la madre de Jesús le dijo: No tienen vino. 4  Jesús le dijo: ¿Qué tienes conmigo,  mujer?  Aún no ha venido mi hora”. Como podemos ver el mismo Señor Jesucristo no estaba de acuerdo en empezar a hacer milagros, lo hizo únicamente como un acto de obediencia a su madre, porque a diferencia de nosotros, él si se podía someter a su familia terrenal y a su Padre celestial.b.Otras clases de apoyo: Otros evangelios apócrifos tardíos, tratan de establecer un puente sobre este vacío, como el Evangelio de la Infancia de Tomás, etc., pero estas obras apócrifas son escritas posteriormente y no son realmente consideradas por los eruditos expertos, ni aún los más escépticos detractores de Jesús, como un retrato fiel del Señor. Aproximadamente Lo mejor que podemos decir por ahora es que no fue el propósito de los escritores del Evangelio en el 1º siglo hablar acerca de los años de infancia de Jesús detalladamente así, que realmente no tenemos mucho que decir acerca de ellos. Pienso que debemos enfocarnos acerca de lo que podemos saber de Jesús más que en lo que no sabemos. Por los registros históricos antiguos, tenemos mucha información acerca de la vida de Jesús, Su muerte y resurrección. Es ahí donde debemos enfocarnos ya que la resurrección es el fundamento sobre el cual está sostenido el Cristianismo (1ª Corintios 15:17; comparar con Juan 2:19-21; Mateo 12:39-49).

c)     Jesús vivió y creció en Nazaret.Es algo que se deduce de una lectura atenta de la Sagrada Escritura, que nos informa que la Sagrada Familia fue a vivir en esta cuidad de Galilea después de la muerte de Herodes, hacia el año 4 d.C: Al enterarse José de que Arquelao reinaba en Judea en lugar de su padre Herodes, tuvo miedo de ir allí; y, avisado en sueños, se retiró a la región de Galilea, 23 y FUE A VIVIR EN UNA CIUDAD LLAMADA NAZARET (Mt 2, 22-23).Este aspecto es confirmado por san Lucas en su evangelio, quien dice específicamente que Nazaret es “su” ciudad: Así que cumplieron todas las cosas según la Ley del Señor, volvieron a Galilea, A SU CIUDAD DE NAZARET. v. 40 «El niño crecía y se fortalecía, llenándose de sabiduría y la gracia de Dios estaba con él» (Lc 2, 39-40).Palabras parecidas pone san Lucas después de narrar lo ocurrido cuando Jesús subió a Jerusalén a la edad de doce años: Jesús bajó con ellos, vino a Nazaret y vivía sujetos a ellos (Lc 2, 51).La Biblia señala que Nazaret es el lugar dónde Jesús vivió y creció, y que asistía con regularidad a la sinagoga de su ciudad: Vino a Nazaret, DONDE SE HABÍA CRIADO, entró, SEGÚN SU COSTUMBRE, en la sinagoga el día de sábado, y se levantó para hacer la lectura (Lc 4,16).d)    Apoyo bíblico: Sabemos de la historia en Lucas 2:41-50 que «…cuando (Jesús) tuvo 12 años… subió con ellos conforme a la costumbre de la fiesta» y la familia se fueron a Jerusalén para celebrar la fiesta de la Pascua (Levítico 23:5) y él era un adolescente. Los judíos celebran la Pascua (pésaj), para conmemorar su escape del cautiverio de manos de los egipcios.Su ocupación: José, su padre no biológico, era un carpintero (Mateo 13:55) entonces él fue un carpintero también durante su adolescencia. Marcos 6:3 dice, “¿No es éste el carpintero, hijo de María…”Jesús con 12 años como cada muchacho judío se hizo un hijo de la ley. Con 12 años Jesús sabía la Torá o ley de Moisés (Los Judíos lo llaman simplemente la ley). Este conjunto es el Pentateuco. Estos libros son:Génesis (Bereshit ),Éxodo (Shemot ),Levítico (Vayikrá ),Números (Bemidbar ) yDeuteronomio (Devarim ). (4)Jesús con 12 años estaba en el templo en Jerusalén “sentado en medio de los doctores de la ley, oyéndoles y preguntándoles. Y todos los que le oían, se maravillaban de su inteligencia y de sus respuestas.” De saber tantas cosas del Torá él podría comentar con los doctores (eruditos) de la ley sobre ella.  ¡Es increíble la inteligencia que Jesús tuviera como hombre!

Jesús fue uno más del pueblo antes de su ministerio 

Si nos atenemos, pues, al evangelio, debemos concluir que Jesús no se movió de Nazaret durante todos esos años. “Allí vivió”, dice Lucas. Y allí, en su círculo familiar (“obedeciendo a sus padres en todo”), experimentó su madurez humana, intelectual y psicológica, de la misma manera que lo hacían los demás niños judíos de su tiempo.Esto queda confirmado por un episodio relatado en el evangelio de Marcos. Cuando Jesús predicó por primera vez en la sinagoga de Nazaret, los aldeanos galileos, al escucharlo, se asombraron y dijeron: “¿De dónde ha sacado esa sabiduría que tiene, y ese poder de hacer milagros? ¿No es éste, acaso, el carpintero, el hijo de María?” (Mc 6,2-3). La vida de Jesús, pues, debió de haber transcurrido de una manera tan ordinaria y normal en su apacible pueblo de Nazaret, que el día que se presentó en público con una sabiduría fuera de lo común los paisanos de Nazaret se sorprendieron. Nunca habían sospechado que él fuera nadie más que “el carpintero”, “el hijo de María”. De haberse ausentado Jesús del pueblo para estudiar y perfeccionarse, como dicen las leyendas arriba mencionadas, los galileos no habrían tenido por qué asombrarse de sus prodigiosos conocimientos.Si Jesús no salió de Nazaret durante su infancia y su juventud (fuera de sus peregrinaciones a Jerusalén, o de un viaje ocasional a algún pueblo vecino), ¿qué hizo en todos esos años? ¿Es posible conocer algo de su vida oculta? Sí es posible, gracias a los descubrimientos arqueológicos y literarios que actualmente poseemos. 

¿Jesús era carpintero?

¿Qué profesión practicó Jesús durante su adolescencia? Sabemos que todo padre de familia judío procuraba para su hijo una ocupación, pues los rabinos decían: “El que no le enseña a su hijo un oficio, le enseña a robar”. San Marcos, tal como vimos, dice que cuando Jesús predicó en la sinagoga de Nazaret los aldeanos comentaron: “¿No es éste el carpintero?” (Mc 6,3). De ahí se pensó siempre que Jesús fue carpintero.Pero muchos han puesto en duda esta afirmación. Primero, porque los otros evangelios traen una versión diferente. San Mateo, por ejemplo, dice que la pregunta de la gente fue: “¿No es éste el hijo del carpintero?” (Mt 13,55), es decir, le atribuye el oficio de carpintero a San José, no a Jesús.Mientras que San Lucas presenta a la gente preguntando: “¿No es éste el hijo de José?” (Lc 4,22), con lo cual ninguno de los dos aparece como carpintero.Segundo, porque Nazaret, ubicada en la fértil región de la Galilea, era un pueblo de campesinos, donde sabemos que la mayoría de sus habitantes se dedicaba a la agricultura y a criar ganados.Y tercero, porque en casi todas las parábolas de Jesús hay imágenes del ambiente agrícola (el sembrador, la cizaña, la viña, la higuera, la semilla de mostaza, etc), y no del ambiente de la carpintería.Sin embargo hoy los biblistas han concluido que Marcos, el primer evangelista que escribió, no se habría animado a llamar a Jesús “carpintero”, ocupación que gozaba de poco prestigio en aquella época, si no fuera porque efectivamente era cierto. En cambio sí hay motivos para que Mateo haya cambiado la información: como él buscaba acentuar más la figura solemne y majestuosa de Jesús, pensó que tal atribución era irrespetuosa, por lo que prefirió transferírsela a José. Y Lucas, más sensible aún que Mateo, vio como una burla de los galileos la mención de semejante oficio, y optó por suprimirlo tanto de José como de Jesús.Y el hecho de que sus parábolas aludieran tanto a la agricultura se debe a que su auditorio estaba formado, en su mayoría, por agricultores, por lo que buscó amoldarse a ese lenguaje. Podemos, pues, concluir que Jesús, durante los 30 años de su vida oculta, trabajó como carpintero. 

¿Adónde iba Jesús los sábados? 

Desde su infancia, y acompañado por sus padres, el niño Jesús concurría los sábados a la sinagoga de Nazaret. Como cualquier otro niño, se habrá sentido aburrido y distraído ante las interminables oraciones de la asamblea, que duraban casi toda la mañana, y que le resultarían difíciles de seguir porque eran en hebreo, lengua que él no entendía ya que hablaba el arameo. Pero con el paso de los años fue aprendiendo las plegarias y los ritos, hasta que se le volvieron familiares.Además de concurrir a la sinagoga, el sábado debía ser venerado mediante la práctica del reposo total. Así, desde el viernes a la tarde el niño Jesús debió de ayudar a su madre María en los preparativos de la celebración: traer doble provisión de agua, limpiar la humilde vivienda, colocar en su lugar las herramientas de trabajo, mientras María preparaba las dos comidas: para el viernes a la noche y el sábado al mediodía.Minutos antes de comenzar el sábado, es decir, el viernes por la tarde, el pequeño Jesús de pie ante la mesa asistía al rito de la luz, tradicionalmente reservado para las mujeres de la casa: María pronunciaba una bendición y luego prendía una lámpara que permanecía encendida hasta la mañana siguiente, cuando se levantaban para ir a la sinagoga.De regreso al mediodía, se reunían las familias del pueblo en grupos para compartir un almuerzo común, en el que se hablaba principalmente de temas religiosos. 

¿Qué hizo Jesús durante su juventud?

Lo que podemos decir primero es que llevó una vida normal sujeto a sus padres terrenales, fue obediente en todo, no trató nunca de sobresalir sobre los demás. Su niñez transcurrió de una manera normal como la de los demás niños israelitas. Si es cierto que tuvo que salir con sus padres de Israel avisados por los ángeles del plan de Herodes de la matanza de los niños, por una breve estadía en Egipto en su niñez, no de adulto (Mt. 2:13,20).El siempre estuvo sujeto a padres. Regresando posteriormente a Israel para tener una vida normal.Podemos concluir que la vida de nuestro Señor Jesucristo transcurrió de la siguiente manera:a) Su fase de estudios: Estudió, como lo vimos anteriormente como cualquier niño judío, aprendió la Torah o ley de Moisés.b) Trabajar con sus manos:Jesús era carpintero; mejor aún, artesano. Un hombre que trabaja con sus manos en la madera, y probablemente también en el hierro y en la piedra. Dicen los historiadores que la mayoría de los carpinteros de Galilea, en aquellos tiempos, eran asalariados itinerantes, que no realizaban sus tareas mayormente en su propio taller, sino que deambulaban por los pueblos y sus alrededores, atendiendo a las necesidades de cada momento: arreglar una ventana, reforzar una puerta…c) Convivir estrechamente con su pueblo:En su trabajo itinerante Jesús convivió con tejedores, curtidores, herreros, alfareros, labradores, pescadores… Muchas de sus parábolas y de la manera de transmitir sus enseñanzas nos transmiten esta etapa de su vida.Durante su vida pública, para explicar el misterio del Reino de Dios, utilizará la sabiduría adquirida a través de la realidad cotidiana: siempre hay peligro de que una brizna de viruta se incruste en el ojo (Lc 6,41); antes de levantar una torre hay que calcular bien la hondura de los cimientos (Lc 14,28); cuando la cosecha supera todas las expectativas, hay que ver la manera de ampliar los graneros (Lc 12,18); sabe bien lo que sucede cuando se construye sobre arena (Lc 6,48).Es decir, Jesús estuvo bien metido en la vida real de su pueblo, no en lejanas tierras: por eso entiende perfectamente de las faenas de la siembra (Lc 8,5); de la recolección de los frutos y de la vendimia (Mt 21,34); sabe de las redes barrederas, y que los peces gordos van al canasto y los chicos se devuelven al mar (Mt 13,47), y cómo y cuándo se paga a los jornaleros en la plaza al final del día (Mt 20,8).Esta es la vida de nuestro Señor Jesucristo desde su nacimiento hasta antes de comenzar su ministerio terrenal, y su pasión  muerte y resurrección y ascensión al cielo.Que Dios los bendiga y creamos a Aquel que vive y reina para siempre.

¿Qué opinas? Únete a la Discusión