Samuel Vila – Biografia

samuel vila

Cómo conocí sobre Samuel Vila

En Agosto de 1997, mi esposa recibió un enorme libro que mi hermana le enviaba como regalo desde Europa. Venía con un mensaje escrito a mano en su primera página “Muchas gracias por los tulipanes , espero que el Señor te enseñe mucho a través de este libro”. Era el “Nuevo diccionario Bíblico ilustrado”  de Samuel Vila y Santiago Escuain. Este ejemplar inmediatamente se convirtió en uno de los libros de consulta obligados para nosotros en nuestro trabajo de preparar bosquejos y mensajes dirigidos a los jóvenes que semana tras semana, asistían a nuestras reuniones de jóvenes en diferentes domicilios de la ciudad.

logos university banner

Este fue el primer libro que conocí del señor Samuel Vila, cuya profundidad, claridad y utilidad práctica, mas allá de pretensiones puramente eruditas. Es sin lugar a dudas uno de los libros más conocidos y utilizados por los lectores cristianos en Hispanoamérica. Es de hecho, después de la Biblia, el libro mas vendido en lengua castellana, editado y publicado por editorial CLIE, casa editorial fundada por el mismo Samuel Vila Ventura en 1964.

Propósitos eternos

De la mano de sus escritos, la vida de Samuel Vila se nos presenta como ejemplo de una vida entregada sin tregua a una causa y un propósito eternos. Nacido en Rubí, población barcelonesa de España en 1902, en el seno de una familia católica que abrazó la naciente fe cristiana en 1889, Samuel Vila recibió su nombre como señal de su dedicación a Dios por parte de su madre, y desde muy pequeño, empezó a recorrer el camino de un llamado específico.

En la escuela dominical de la iglesia metodista local a la cual asistía, recibió como regalo una imprenta de juguete con tipos movibles de caucho, con la cual empezó a imprimir versículos bíblicos sobre pequeños recortes de papel, los cuales arrojaba desde la ventanilla del tren durante sus viajes a Barcelona, para que cualquier viajero desprevenido tuviera a la mano las noticias del evangelio, traídas por el viento, a las orillas de la vía del ferrocarril.

Enfrentando la hostilidad

A la edad de 26 años publicó su primer libro, A las fuentes del cristianismo, en el cual planteaba las diferencias fundamentales entre una fe cristiana evangélica y la fe católica tradicional, obra que le granjeó no pocos enemigos provenientes del catolicismo ortodoxo, educados en una España edificada “En el yunque del catolicismo”, hostil entonces a toda expresión de fe diferente a la tradición de una España orgullosa de monarquías católicas, otrora, uno de los bastiones mas poderosos de la contrarreforma católica de la orden jesuita de San Ignacio de Loyola, una nación que veía en las nuevas confesiones protestantes a un enemigo común, como un ejército cismático en las costas de la fe tradicional.

En medio de tanta oposición, Samuel Vila comenzó su trabajo no solo como escritor, sino también como pastor fundador de varias congregaciones en diversos puntos del territorio español, las iglesias de Tarrasa y Maresa (Barcelona), fundadas en 1924 y 1933, así como su labor literaria, al frente de la revista El Eco de la Verdad, son muestras de un trabajo incesante, motivado por el que sería uno de sus principios de vida “Haz mientras vivas, lo que hubieras querido hacer cuando mueras”.

Trabajos de homilética y apologética

Así llegaron otros títulos homiléticos y apologéticos, La religión al alcance del pueblo, Pruebas tangibles de la existencia de Dios, Pensar y creer, Manual de homilética misma y sus fundamentos históricos, sobre la vigencia del pensamiento cristiano en todas las épocas, así como el deseo de contribuir en la formación de nuevos predicadores, conscientes de su labor como heraldos de la palabra.

Pero la oposición católica no fue ni la única ni la más feroz. Durante la guerra civil española, la dictadura fascista de Franco impulsó una violenta censura a las denominaciones protestantes, llegando a tacharlas de “masones, comunistas, apátridas , anti-españoles, marxistas”, declaraciones que hacían correr de boca en boca, además de folletos, publicaciones gratuitas y sermones incendiarios, convencidos de que una mentira dicha mil veces, tarde o temprano, se convertirá en una verdad.

Durante los cuarenta años de dictadura, hubo allanamientos violentos a domicilios particulares en los cuales se celebraban servicios cristianos, fusilamientos de algunos pastores como Atiliano Coco y Salvador Iñiguez, iglesias destruidas, así como un veto inquisidor sobre toda publicación “disolvente”, clasificación que incluía manifiestos comunistas contrarios al régimen y por supuesto, escritos y sermones protestantes.

Es interesante una cita de la época “La inteligencia dócil de los jóvenes y la ignorancia de las masas fueron el medio propicio”, y siempre lo han sido, pues mientras La junta depuradora de bibliotecas, cercenaba el derecho fundamental de expresión en España, muchos abandonaban la fe, otros, como el escritor Leopoldo Panero, se convertían en poetas áulicos, en desacuerdo, pero al servicio de un régimen que no vaciló en destruir en 1937 la población vasca de Guernica, para permitir que la Alemania nazi probara su fuerza aérea contra una población civil indefensa.

Alentando a otros en la adversidad

Durante este período de libertad secuestrada, Samuel Vila no vaciló en su misión a través de una modesta revista clandestina Sermón por correo, por medio de la cual alentaba a sus hermanos dispersos a perseverar en medio de la adversidad. En el libro José Cardona, en defensa de una fe, se nos habla de la labor de Vila en aquellos días.

Con su ímpetu y su especial forma de ser, convencido de la labor de difundir el Evangelio, solamente estaba dispuesto a responder ante Dios y ante la historia, pasó por encima de todas las prohibiciones y pese a los riesgos, convencido también de que en algunos casos el fin justifica los medios, con la colaboración de Salvador Salvadó y otro valiente impulsor evangélico barcelonés, Rafael Serrano, empezó a editar libros en pie de imprenta extranjero, en ediciones clandestinas hechas en España, manteniendo en marcha la editorial CLIE, de forma secreta y aumentando la producción de literatura evangélica hasta el punto de instalar en su propia imprenta también clandestina en su propia casa.

Editorial CLIE

Así nació lo que hoy en día es la editorial CLIE. Es quizá una de las mas representativas casas editoriales del mundo hispano. Esta editorial ha dado a luz miles de publicaciones cristianas con el firme propósito de edificar al cuerpo de Cristo y proveer herramientas que fortalezcan la Iglesia frente a los desafíos que debe enfrentar en cada generación.

Al revisar la biografía de Samuel Vila, nos encontramos ante el espíritu de un hombre impulsado por valores eternos. Dichos valores nos desafían en nuestro trabajo diario y nos invitan a plantearnos algunas preguntas: Cual es mi imprenta de juguete? que quisiera haber hecho cuando muera? En este viaje cotidiano, las ventanillas del tren aún permanecen abiertas y el viento siempre estará dispuesto a llevar las Buenas Nuevas de nuestra mano a todo viajero desprevenido que camine a las orillas, de la vía del ferrocarril.

¿Te gustaría anunciar tu empresa aquí? Leer más

¿Qué opinas? Únete a la Discusión