Curso Completo de Profecía II – Parte 3

Asignatura: “Profecía II” (curso completo).

Colegio Bautista de Teología de El Salvador.

Año académico: Ciclo I – Año 2014

Facilitadora: Reina Yanet Barahona de Magaña

Tema: “Profecías sobre el presente siglo”

Subtema: “Curso del Presente Siglo”.

III. CURSO DEL PRESENTE SIGLO

El periodo desde el rechazamiento del Mesías por parte de Israel hasta que El sea recibido por su pueblo en su segunda venida está reseñado en dos porciones de la Palabra:

MATEO 13 Y APOCALIPSIS 2, 3; la primera, desde el punto de vista del programa del reino de Dios, y la última desde el punto de vista del programa de la Iglesia. El curso de este siglo presente se trazará a la luz de estos dos pasajes.

EL CAPITULO TRECE DE MATEO

Este pasaje revela que nuestro Señor Jesucristo esta hablando de manera que El puede dar el —curso de los MISTERIOS DEL REINO DE LOS CIELOS. Esta instrucción viene dada por medio de la interpretación apropiada de las PARÁBOLAS que se registran aquí. Hay tres planteamientos en este capítulo:

  1. Hay primero que todo, aquellos que divorcian cualquier significado profético de este pasaje y lo estudian solo por sus lecciones espirituales o morales que afectan a los creyentes hoy. Por cuanto ellos enfatizan la unidad del propósito de Dios desde la caída del hombre hasta el estado eterno, dejan de hacer cualquier distinción entre el programa de Dios para Israel y el programa divino para la Iglesia y como consecuencia, solo ven verdades de la Iglesia en esta porción. A pesar de las contradicciones que tal método envuelve, persisten en el Tal es el planteamiento no dispensacional del POSTMILENARISMO Y AMILENARISMO.
  2. Hay aquellos, en segundo lugar, que, reconociendo la distinción entre Israel y la Iglesia, sostienen que esta porción esta totalmente limitada al programa de Dios para Israel y lo relegan a una revelación relacionada con Israel en el período de la tribulación, cuando Dios los está preparando para el Rey venidero. Este es el planteamiento ULTRA-DISPENSACIONAL.
  3. Luego hay aquellos, en tercer lugar, que creen que esta porción de la Escritura presenta un cuadro de las condiciones en la tierra, con respecto al desarrollo del programa del REINO durante el tiempo de ausencia del REY. Estas parábolas describen los eventos de todo el período intermedio entre las dos Venidas. Ese es el planteamiento que adoptamos en este estudio.

USO DEL MÉTODO PARABÓLICO:eleccion eficaz. eleccionParece haber una nota de sorpresa y asombro en la pregunta ¿POR QUE LES HABLAS POR PARÁBOLAS? (Mat 13: 10).

La variación de énfasis en la lectura de esta pregunta indicará varias posibles causas de esta sorpresa. Si se lee: Por qué LES hablas por parábolas? La pregunta haría surgir el problema del por qué el Señor le hablaría a la multitud, como El lo hace en Mateo 13: 1-3, cuando, en el capítulo anterior, después del rechazamiento manifiesto del testimonio del Espíritu Santo acerca de la Persona de Cristo por parte de la nación de Israel, El los caracterizó como GENERACIÓN MALA Y ADULTERA (Mat 12: 39).

La respuesta a la pregunta de los discípulos, el Señor presenta tres propósitos en el uso de este método parabólico de enseñanza:

  1. Era un medio para probar sus derechos de Mesías (Mat 13:34-35). Además de las otras señales para probar sus derechos, estaba la señal relacionada con la profecía de Isaías.
  2. Era un método de impartir la verdad al oyente que creía (Mat 13: 11).
  3. Era un método de ocultar la verdad del oyente incrédulo Mat 13: 13-15.

La razón por la cual era necesario ocultar la verdad se verá en la siguiente consideración:

INSERCIÓN DE MATEO 13 EN EL EVANGELIO.

El evangelio de Mateo es el Evangelio que presenta al Señor Jesucristo como el Rey de Jehová y el Mesías de Israel. Revela la presentación del Mesías a Israel. Este hecho es confirmado por las numerosas referencias al Hijo de David (Mat 1: 1,20; 9: 27; 20: 30-31; 22: 42,45).

Cristo se relaciona con la profecía desde el principio hasta el fin. Esto tendrá una influencia sobre el significado del término REINO DE LOS CIELOS.

Este capítulo trece tiene un lugar único en el desarrollo del tema del evangelio. La gran pregunta ante Israel es: ¿SERÁ ESTE AQUEL HIJO DE DAVID? (Mt 12:23). Es evidente que Israel está contestando en forma negativa. Cristo muestra que tanto Él como su precursor han sido rechazados (Mt 11:1-9) y este rechazamiento resultará en un juicio (Mt 11:20-24). Debido al rechazamiento final de la cruz, Cristo puede hacer una nueva invitación (Mt 11:28-30), una invitación a todos.

Puesto que Israel ha rechazado el reino ofrecido, surge naturalmente la pregunta: QUE LE SUCEDERÁ AL PROGRAMA DEL REINO DE DIOS AHORA QUE EL REINO HA SIDO RECHAZADO Y EL REY HA DE ESTAR AUSENTE? Por cuanto este reino era objeto de un pacto irrevocable, era inimaginable que pudiera ser abandonado. El capitulo presenta los eventos en el desarrollo del programa del reino desde el tiempo de su rechazamiento hasta que sea recibido, cuando la nación dé la bienvenida al REY en su segunda venida

USO DEL TERMINO REINO DE LOS CIELOS

En las Escrituras el término REINO se usa de maneras diferentes:

  1. los reinos gentiles
  2. los reinos de Israel y Judá
  3. el reino de Satanás
  4. El reino universal de Dios
  5. El reino espiritual
  6. El reino milenario davídico
  7. La forma de misterio del reino

Es de notar que hay un acuerdo general entre los teólogos en relación con las primeras cuatro de estas clasificaciones. Las últimas tres tienen que ver con la esfera de la escatología y son objeto de debate. Es necesario hacer algunas observaciones en relación con estas.

EL REINO ESPIRITUAL

Está estrechamente relacionado con el reino universal de Dios está compuesto por los elegidos de todos los siglos, que han experimentando un nuevo nacimiento por el poder del Espíritu Santo. No se puede entrar a este reino sin ese nuevo nacimiento. Se hace referencia a esto en (Mat 6: 33; 19: 16, 23, 24; Juan 3: 3-5; Hch 8: 12; 14: 22; Rom 14: 17; 1 Cor 4: 20; Gal 5: 21; Efe 5: 5; Col 4: 11; 1 Tes 2:12; 2 Tes 1: 5).

EL REINO MILENARIO

Este es declarado un REINO literal, terrenal. Sobre el cual Cristo reina desde el trono de David en cumplimiento del Pacto Davídico, (2° Sam 7: 8-17; Mat 1: 1; Luc 1: 32. Este reino es tema de la profecía del Antiguo Testamento, Isa 9: 6-7; 11: 1-16; Jer 23: 5; 33: 14-17; Ezq 34: 23; Ose 3: 4-5; Miq 4: 6-8; Zac 2: 10-12; Sal 2: 6, 810; Mal 3: 1-4).

Este reino fue proclamado como el REINO QUE SE HA ACERCADO en la primera venida de Cristo (Mat 3: 2; 4: 17; 10: 5-7); pero fue rechazado por Israel y por lo tanto, postergado, (Mat 23: 37-39). Será anunciado nuevamente a Israel en el período de la tribulación Mat 24:14. Será recibido por Israel y establecido en la segunda venida de Cristo (Isa 24: 23; Apo 19: 11- 16; 20: 1-6)

 LA FORMA DEL MISTERIO DEL REINO

Este misterio nos trae un concepto completamente distinto de los dos anteriores. Que Dios establecería sobre la tierra no era ningún misterio. Desde el primer pecado en el cielo, cuando la soberanía de Dios fue desafiada, fue s propósito manifestar su soberanía mediante el establecimiento de un reino sobre el cual  gobernaría. Cuando Adán fue creado se le dio dominio Gen 1: 26 de manera que el pudiese manifestar la soberanía que pertenecía a Dios, y que era de Adán por designación. Pero Adán pecó y no hubo tal manifestación de la autoridad de Dios.

La edad de la conciencia tuvo por objeto dar evidencia al individuo acerca de si responsabilidad para con la soberanía de Dios; pero el hombre fracasó en esta prueba… hasta; haber desarrollado cada Pacto y Dispensación. Dentro de este programa de Dios, no era e hecho de que Dios iba a establecer un reino lo que constituía un secreto no revelado.

El misterio consistía en el hecho de que cuando Aquel en quien este programa había de realizarse fuese públicamente presentado, sería rechazado y se establecería una edad entre su rechazamiento y el cumplimiento del propósito de la soberanía de Dios en su segunda venida. La forma de misterio del reino, por lo tanto, se refiere al tiempo entre las dos venidas de Cristo,

Los misterios del reino de los cielos describen las condiciones que prevalecen sobre la tierra en ese período intermedio mientras el REY esta ausente. De esta manera, estos misterios relacionan este presente siglo con los propósitos eternos de Dios con respecto a su reino.

EL REINO DE DIOS Y REINO DE LOS CIELOS

Se debe observar que, aun No siendo sinónimos, se usan alternativamente. Las diferencias existentes no son inherentes en las palabras mismas, sino en su uso en el contexto. Ambos términos se usan para designar el reino milenario, el reino espiritual y la forma misteriosa del reino. Aun cuando reconocemos las diferencias entre los aspectos terrenales y eternos del programa del reino, debemos cuidarnos de hacer absolutos los términos REINO DE DIOS Y REINO DE LOS CIELOS. Solo el contexto podrá determinar el significado que quieren comunicamos dichos términos

La frase “reino de Dios” no aparece en el Antiguo Testamento, pero Dios sí se presenta como Rey: es rey de Israel (Is. 43:15; Sal. 24:7-10); Él reina para siempre (Sal. 29:10). Estas expresiones indican no tanto un reino político o terrenal, como el derecho de Dios de reinar sobre su propia creación.

El reino de los cielos o reino de Dios es el tema central de la predicación de Jesús, según los evangelios sinópticos.

Mientras que Mateo, que se dirige a Los judíos, se refiere principalmente al “reino de los cielos”, Marcos y Lucas hablan del “reino de Dios”: esta última expresión tiene el mismo significado qué “reino de los cielos”, pero era más fácil que la entendieran los no judíos. El uso de la expresión “reino de los cielos” en Mateo se debe indudablemente a la tendencia en el judaísmo a evitar el uso directo del nombre de Dios. En todo caso no debe suponerse ninguna distinción de sentido entre las dos expresiones.

Juan el Bautista aparece primero con el anuncio de que el reino de los cielos está cerca (Mt. 3:2), y Jesús retoma dicho mensaje (Mt 4:17).

Juan, vino predicando el arrepentimiento, porque el Reino de Dios se había acercado. El ser israelita, no aseguraba la entrada al Reino. Además, las obras apropiadas debían acompañar al arrepentimiento. El juicio estaba cerca, el hacha ya estaba puesta a la raíz de los arboles (Lc 3:8-9).

En los cuatro Evangelios, e! título más común es el “reino de Dios”. Solo Mateo usa la frase “reino de los cielos” (33 veces): aunque también usa “reino de Dios” cuatro veces (12:28; 19:24; 21:31; 4:13). Esencialmente estos dos términos expresan una misma realidad, como se ve mediante un cuidadoso examen de los Evangelios.

INTERPRETACIÓN DE MATEO 13.

Hay varias claves que deben usarse en la interpretación de este pasaje que nos

Libran del Error:

  • Primero que toda, algunas de las parábolas son interpretadas por el Señor mismo. No puede haber incertidumbre en cuanto a su significado, ni al método por el cual ¡as demás parábolas ha de ser interpretadas. Cualquier interpretación del todo, necesariamente, debe estar en armonía con aquello que ha sido interpretado por el Señor.
  • Una segunda clave importante es la de observar que, mientras muchas de las parábolas están en lenguaje figurado, estas figuras son familiares en toda la Palabra, y por lo tanto, tienen el mismo uso aquí como en cualquiera otra parte, de una manera consecuente. El hecho de que estas no son figuras aisladas hace más fácil la interpretación.

CLAVE PARA INTERPRETAR LAS PARÁBOLAS

Esta clave la encontramos en Mt. 13:52. Estas palabras se refieren a las cosas que preceden, y con toda seguridad habían de las parábolas como NUEVAS, algunas, y VIEJAS, otras. Pero ¿cuáles son viejas y cuales son nuevas?:

13:1 – Leemos que nuestro Señor salió de la casa, y se sentó junto al mar,

13:35 – Entonces& despedida la gente entró Jesús en al casa, y enseñaba.

Así las parábolas están divididas de la siguiente manera: Cuatro pronunciadas en público y tres pronunciadas en privado. La evidencia nos muestra que las primeras cuatro; son los-tesoros nuevos de verdades y las últimas tres son las cosas viejas, esto es, las verdades antes reveladas. Dando esto por aceptado, el presente siglo se ofrece a nuestra vista en una serie de siete -cuadros progresivos que describen el curso del reino en misterio.

LAS COSAS NUEVAS:

  1. La simiente y las tierras: proclamación del Reino
  2. El trigo y la cizaña: falsas imitaciones del reino
  3. El árbol de mostaza: amplia y visible extensión del Reino.
  4. La levadura en la harina: corrupción insidiosa del Reino.

LAS COSAS VIEJAS:

  1. ES Tesoro: la nación israelita.
  2.  La Perla: el remanente judío durante la tribulación.
  3.  La Red: el juicio de las naciones al fin del tribulación.

INTERPRETACIÓN DE LAS PARÁBOLAS

1. El Sembrador y las tierras.

  • Este siglo se caracteriza por la siembra de la simiente, ¡a cual, en ¡a porción paralela de Marcos 4:14 se indica que es la Palabra, pero aquí se ve corno hombres que son Hijos del reino.
  • Dentro del siglo hay una marcada diferencia en la preparación de las tierras para la recepción de la simiente sembrada.
  • El siglo se distingue por la oposición a la Palabra por parte del mundo, la carne y el diablo.
  • Durante el curso del siglo habrá una respuesta decreciente a la siembra de la simiente, de ciento a sesenta y a treinta. Tal es curso del siglo. Marcos 4:13 revela que esta parábola, con la revelación del programa que constituye, es básica para el entendimiento de las otras parábolas del discurso. Las parábolas restantes tratan del desarrollo del programa de la siembra de la simiente.

2. El trigo y la Cizaña.

  • La verdadera siembra, mencionada en la primera parábola, será imitada por una siembra falsa.
  • Habrá un desarrollo paralelo de aquello que es bueno con aquello que es malo como resultado de las dos siembras.
  • Habrá un juicio al fin del siglo para separar lo bueno de malo. Lo bueno será recibido en el reino milenario y lo malo excluido.
  • El carácter esencial de cada siembra solo se podrá determinar por la fecundidad o la infecundidad de aquello que se siembra, no por la apariencia externa

3. El grano de mostaza.

  • El siglo está caracterizado por un crecimiento externo anormal. Aquello que había de ser una hierba ha llegado a ser un árbol; se ha convertido en una monstruosidad.
  • Esta monstruosidad ha venido a ser un lugar de descanso para las aves. En la primera parábola, las aves representaban aquello que era antagónico al programa de Dios y la consecuencia demandaría que así se interpreten aquí. De esta manera se ve que el Señor está enseñando que, mientras la oposición en un tiempo-era de fuera, ahora ha encontrado  en el programa mismo y está obrando desde adentro. La parábola enseña que la esfera ampliada de profesión ha llegado a corromperse internamente. Esta es la caracterización del siglo.

4. La levadura escondida en la harina.

  • Por el ministerio de la mujer. Evidentemente, esto se refiere a la obra de un falso sistema religioso (Ap.2:20; 17:1-8). Surgirán falsos sistemas religiosos que reclamarán estar al reino.
  • El siglo está caracterizado por la introducción de la levadura. Esta figura se usa en las Escrituras, para representar aquello que es malo en carácter, (Ex. 12:15; Lev.2:11; 10:12; Mt. 16:6; Gal. 5:9). Esta corrupción es introducida en la harina. La harina se usaba en el Antiguo Testamento (Lev. 2:1-3), en relación con las ofrendas de olor suave y era típica de la persona de Cristo.

Esta parábola revelaría entonces, que surgirá un sistema religioso que introducirá un elemento corruptor en las doctrinas de la Persona de Cristo.

Hay énfasis en la diferente en las parábolas del grano de mostaza y ia de la levadura. El grano de mostaza se refiere a la perversión del propósito de Dios en este siglo, mientras que la levadura se refiere a una corrupción de la agencia divina, la Palabra, mediante la cual se realizará este propósito.

5. El Tesoro escondido.

El propósito de esta parábola es describir la relación de Israel con este presente siglo. Aunque puesto a un lado por Dios, hasta que este siglo haya terminado; sin embargo, Israel no ha sido olvidado y este siglo si tiene referencia a este programa. Observando:

  • Que un individuo, que es el Señor Jesucristo, está comprando un tesoro. Esta compra fue efectuada en la cruz.
  • Este tesoro está escondido en un campo, no visto por los hombres, pero conocido por el comprador.
  • Durante el siglo, el comprador no llega a tomar posesión de su tesoro comprado, sino solo posesión del lugar en el cual reposa el tesoro.

La parábola indica que Cristo ha puesto el fundamento, para 1a aceptación de Israel en este siglo, aunque el siglo termina sin que El se haya apropiado de su tesoro. El tesoro será desenterrado cuando El venga a establecer su reino. Israel será ahora ciego, pero le pertenece a Dios.

6. La Perla.

Mientras algunos relacionan la perla con el remanente creyente salvado al fin del siglo, la mayor parte de los intérpretes relacionan la perla con la iglesia. Así, el Señor está mostrando que dentro de este presente siglo, además de adquirir el tesoro, Israel, Él también adquirirá como posesión personal aquello que nació mediante el sufrimiento, la iglesia.

En la parábola de la pela observamos que:

  • La Iglesia, como perla, liega a ser posesión del MERCADER, Cristo, mediante una compra,
  • La Iglesia, como perla, ha de ser formulada por aumento gradual.
  • La iglesia, como perla, solo puede llegar a ser adorno de Él cuando sea levantada de! lugar en el cual fue formulada. Esto ha de relacionarse con el propósito del presente siglo, previamente considerado.

7. La red.

Esta parábola indica que el siglo ha de terminar con un juicio, principalmente contra las naciones gentiles, ya que la red ha de echarse en el mar (Mt. 13:47). Esto está en contraste con el juicio de Israel descrito en la segunda parábola. Los perdidos serán excluidos de! reino que ha de establecerse, como previamente se enseña en las parábolas, y los justos introducidos en él.

CONCLUSIONES:

Debe observarse, que hay un paralelo entre los MISTERIOS DEL REINO DE LOS CIELOS da Mateo 13 y los misterios a los cuales se refiere Pablo.

  1.  El misterio del sembrador esta relacionado con la piedad de 1Tim. 3:16.
  2.  La parábola del trigo y la cizaña y la parábola del grano de mostaza son paralelas con el misterio de iniquidad de 2Tes. 2:7, que describe al individuo que es la cabeza de un sistema.
  3.  La parábola de !a levadura es paralela con la Babilonia del misterio de Ap. 17:1-7.
  4.  La parábola del tesoro escondido es paralela con el misterio de la ceguera de Israel de Romanes 11:25.
  5.  La parábola de ia perla es paralela con el misterio aplicable a la Iglesia mencionado en Ef. 3:3-9; Col. 1:25-27; Ro. 16:25.

Podarnos resumir la enseñanza en cuanto al curso de! siglo diciendo:

Habrá una siembra de la Palabra de Dios durante todo el siglo, que será imitada por una siembra falsa opuesta; el reino asumirá inmensas proporciones externas, pero se caracterizará por una corrupción doctrinal interna; no obstante el Señor obtendrá para si mismo un tesoro peculiar de entre Israel y entre la iglesia; el siglo terminará en juicio contra los injustos que han de ser excluidos del reino que ha de inaugurarse, y los justos serán introducidos en él para disfrutar de la bendición de! reinado de! Mesías.

LAS CARTAS A LAS 7 IGLESIAS DE APOCALIPSIS 2 Y 3

EL curso dei presente siglo es presentado en un segundo pasaje más extenso que se encuentra en estos capítulos. Mientras el capítulo trece de Mateo hacía un estudio de este presente siglo en su relación con el programa dei reino, estos capítulos de Apocalipsis bosquejan el presente siglo con referencia al programa de la Iglesia.

EL PERÍODO DE TIEMPO DE LOS CAPÍTULOS DOS Y TRES DE APOCALIPSIS

Juan, en el libro de Apocalipsis está escribiendo acerca de cosas pasadas, presentes y futuras (Ap. 1:19). Las grandes divisiones dei libro se han escrito aquí para enseñanza de la iglesia de Dios:

  1.  Las cosas que has visto se refiere a la visión de Cristo le dio a contemplar (Ap. 1).
  2.  Las que son, se refiere a varios rasgos sucesivos, ampliamente definidos, de La iglesia y ¡a de la relación de Cristo con ella, hasta su rechazamiento final, aun no consumado (Ap. 2 y 3)…
  3.  Las cosas que han de ser después de estas, en la tercera división, el mundo y los judíos, y, podemos agregar, la Iglesia corrupta y apóstata, esto es, aquella que ha de ser VOMITADA, están comprendidas en esta parte estrictamente profética de (Ap. 4 – 22).

Parece evidente, pues, que Juan, a! escribir a las siete iglesias, esta describiendo este presenta siglo desde el comienzo de la iglesia hasta el juicio de la iglesia apóstata antes de la Segunda Venida. De esta manera el período de tiempo cubierto por estos capítulos sería paralelo con el período cubierto por el capítulo trece de MATEO.

EL PROPÓSITO DE LAS SIETE CARTAS

  1.  Juan está escribiendo a siete congregaciones locales, para poder satisfacer las necesidades de estas asambleas individuales.
  2.  Estas cartas revelarían las varias ciases de individuos en una congregación, a través de los siglos. De esta manera, habrá una aplicación espiritual, además de la interpretación histórica.
  3.  Hay una revelación profética en cuanto al curso del siglo de las cartas: En el orden en que fueron dadas, ellas señalaron de antemano ¡as fases sucesivas predominantes por las cuales ¡a Iglesia nominal había de pasar, desde el tiempo en que Juan vio la visión hasta que venga el Señor.

Aun cuando las siete épocas se ven de una manera sucesiva, es importante observar que la época siguiente no termina la época precedente.

El número de parábolas en Mateo 13 y de cartas en Apocalipsis, es siete, el cual es un número que significa la perfección dispensacional; y, en cada una de las dos profecías, aparentemente tenemos ante nosotros siete fases o épocas características sucesivas que abarcan el todo.

EL PARALELISMO ENTRE MATEO 13 Y APOCALIPSIS 2 Y 3

Aun cuando la forma misteriosa de! reino no es sinónima de la iglesia visible., sin embargo, por cuanto el período de tiempo es esencialmente el mismo en los dos pasajes, podríamos razonablemente esperar que haya un paralelismo en su desarrollo. El siguiente cuadro ilustrará este paralelismo general:

profecia, tabla

No tenemos la intención de inferir que hay una identidad de la revelación en los dos pasajes, sino más bien que hay una similitud en el progreso del curso del siglo como se revela en las dos porciones.

El FIN DEL PRESENTE SIGLO

Dentro de este presente siglo, entre las dos venidas de Cristo, Dios está llevando a cabo dos programas distintos:

a)       El de la Iglesia, que terminará con el traslado de ella.

b)      El de Israel, que terminará después del traslado y de la SEGUNDA VENIDA DE CRISTO.

¿Te gustaría anunciar tu empresa aquí? Leer más

¿Qué opinas? Únete a la Discusión