Curso Completo de Profecía II – Parte 7

Asignatura: “Profecía II” (curso completo).

Colegio Bautista de Teología de El Salvador.

Año académico: Ciclo I – Año 2014

Facilitadora: Reina Yanet Barahona de Magaña

Tema: LAS BODAS DEL CORDERO

Subtema: Las Bodas del Cordero (En relación con Israel y con la Iglesia) 

En muchos pasajes de! Nuevo Testamento, la relación de Cristo y la iglesia se revela mediante el uso de ¡as figuras de! esposo y la esposa, (Jn. 3:29; Ro. 7:1-4; 2a Cor. 11:2; Ef. 5:25-33; Ap. 19:7; 21:1 – 22:7). En la traslación de la Iglesia, Cristo aparece como un esposo para tomar a su esposa para Sí mismo, para que la relación que fue prometida pueda consumarse y que los dos puedan llegar a ser uno.

Las Bodas del Cordero (asociada con las costumbres judías) 

El desposorio: un compromiso lega! hecho por ¡os padres (Ef. 1:3; 2ª Cor. 11:2).

bodas, Cordero, cieloLa presentación: el padre y los amigos con e! contrato en la mano reclaman a la novia.

El padre de la novia: pone la mano de ella en la del suegro.

 El novio: aquí el hijo quitaba el velo y conocía a la novia (esto sucede en el Rapto).

La fiesta: duraba según la capacidad económica de los padres del novio.

LA BODA (en relación con Israel y con la Iglesia) 

Como nación, Jehová asemeja a Israel a su esposa, una esposa infiel que será restaurada (Is 54:1-17; Jer. 3:1, 14, 20; Ez. 16:1-59; Os. 2:1-23; Gal. 4:27).¿Como distinción bien marcada a esta situación acerca de Israel-,’ es la revelación de que la Iglesia es para Cristo como una virgen pura y tendrá su boda en el cielo 2ª Cor 11:2; Ap. 19:7-9.

EL TIEMPO DE LAS BODAS (se revela en la Escritura)    .

Será entre la traslación y la segunda venida de Cristo. Antes del traslado, la iglesia todavía prevé esta unión. De acuerdo con Ap. 19:7, estas bodas suceden en el tiempo de la Segunda Venida, por cuanto la declaración es: “han llegado las bodas del Cordero”. El tiempo aoristo, ELTHEN, traducido HAN LLEGADO, significa un acto terminado, que nos muestra que las bodas han sido consumadas. Se ve que estas bodas siguen a los eventos del BIMA de Cristo, por cuanto,, cuando aparece la esposa, aparece con las ACCIONES JUSTAS DE LOS SANTOS, (Ap. 19:8), que solo puede referirse a aquellas cosas que han sido aceptadas en el Tribunal de Cristo. De esa manera, las bodas mismas deben colocarse entre e! tribunal de Cristo y Su segunda venida.

EL LUGAR DE LAS BODAS (soto puede ser en el cielo) 

Por cuanto estas siguen al Tribunal de Cristo, que como se ha indicado, sucederá en el cielo, y es desde el aire que la iglesia viene cuando el Señor regrese (Ap. 19:14), las bodas deben tener lugar en el cielo. Ningún otro lugar sería adecuado para personas celestiales, (Fil. 3:20).

LOS PARTICIPANTES EN LAS BODAS 

Las Bodas de! Cordero son un evento que evidentemente envuelve a Cristo y a la iglesia. Aquí no se ven involucrados Israel ni los santos del Antiguo Testamento (Dn. 12:1-3 Is. 26:19-21), estos resucitaran hasta que la Segunda Venida de Cristo tenga efecto. En Ap. 20:4-6 se aclara igualmente que los santos de la Tribulación no serán resucitados hasta ese tiempo. Claro que sería imposible eliminar estos grupos del lugar de los observadores, pero no pueden estar en la posición de ¡os participantes en el evento mismo.

En relación con esto parece necesario distinguir entre las Bodas del Cordero y la Cena de las bodas. Las Bodas del Cordero son un evento que tiene relación particular con la Iglesia y sucede en el cielo.

La Cena de las Bodas es un evento que envuelve a Israel y se realiza en la tierra durante el Milenio. En Mt. 22:1-14; Le. 14:16-24 y Mt. 25:1-13, donde Israel está esperando el regreso del esposo y de la esposa, la fiesta de las Bodas o Cena está localizada en la tierra durante el Milenio y tiene particular relación con Israel. 

La cena nupcial, entonces, llega a ser el cuadro parabólico de toda la era milenaria, a ia cual Israel será invitado durante el período de la Tribulación, invitación que muchos rechazarán, y por lo tanto, serán echados fuera, y que muchos aceptarán y serán recibidos en ella.

Debido al rechazamiento, ¡a invitación también será hecha a los gentiles de manera que muchos de ellos serán incluidos. Israel, en la Segunda Venida, estará esperando que el Esposo venga de la ceremonia nupcial para invitarlo a esa cena, en la cual el Esposo presentará su esposa a sus amigos, (Mt. 25:1-13).

LA CENA DEL CORDERO 

POSIBLES INTERPRETACIONES DE APOCALIPSIS 19:9

“Bienaventurados los que son llamados s ¡a cana da ¡as bodas del Cordero”.

La fiesta será el MILENIO, los invitados son  los Antediluvianos, los santos del Antiguo Testamento y los santos de la Tribulación, (Lc. 14:16; Ap. 19:9-17). Respecto a los llamados a ¡a cena, hay dos interpretaciones:

1. Chafer dice: “Una distinción es necesaria en este punto entre la cena de las bodas en el cielo que se celebra antes del regreso de Cristo, y la fiesta de las Bodas (Mt. 25:10; Lc 12:37), en ¡a tierra después de su regreso”. Este punto de vista prevé dos cenas, una en cielo, que precede a la segunda venida, y la que sigue a la segunda venida, en la tierra. 

2. Una segunda interpretación considera el anuncio como una anticipación a la cena de las bodas que se celebra en la tierra después de las bodas y de la segunda venida, de la cual se hace un anuncio en el cielo antes del regreso a la tierra para ese evento. 

Puesto que el texto griego no hace distinción entre la cena de las bodas y la fiesta de las bodas se usa insistentemente en relación con Israel en la tierra, sería mejor tomar este último punto de vista y considerar lo siguiente:

1. Las bodas del Cordero como aquel! evento en e! cielo en que la iglesia se une eternamente con Cristo, 

2. La Fiesta de las Bodas o Cena como el milenio, a! cual los judíos y los gentiles serán invitados, y que se realiza en la tierra, tiempo durante el cual el Esposo es honrado por la presentación de la Esposa a sus amigos que están reunidos allí. 

La iglesia, que era el programa de Dios para este presente siglo, ya habrá sido trasladada, resucitada, presentada al Hijo por el Padre, y constituida en instrumento por el cual la eterna gloria de Dios es manifestada para siempre. Así la edad presente será testigo del comienzo, del desarrollo y de la consumación del propósito de Dios de “tomar de ellos… pueblo para su nombre” (Hch. 15:14).

¿Qué opinas? Únete a la Discusión