La Tragedia de una Iglesia «Tonta»

En este estudio de la tragedia de una iglesia» tonta» veremos la necesitad de una buena preparación de la Iglesia para la defensa de la fe.

Iglesia, tonta, iglesia tonta, tragediaTengo un amigo cristiano y profesor de apologética. Es bien educado, articulado, enseña de una manera remarcable, y tiene la pasión de pulir gente joven en la fe durante sus estudios de educación media y los primeros años de universidad.

Actualmente, está empleado con la organización Jóvenes para Cristo y hace poco tiempo el sentía una carga sobre sus hombros tratando de ayudar a las iglesias en nuestra área haciendo lo que el hace mejor, que es equipar a los jóvenes a defender su fe cristiana en el mundo y sabiendo como y porqué ellos creen.

Debido a que él ha desarrollado un variedad de curruculums para usar en cada situación mandó una carta a todas las iglesias en el área metropolitana (las cuales son muchas) explicando lo que él hace, y ofreciendo que vengan a su iglesia sin pago alguno y que pasen por un entrenamiento en apologética para sus jóvenes.

¿Cuantas iglesias aceptaron su oferta?

Cero. Ninguna.

Ahora, cualquier líder cristiano conoce las deprimentes que son las estadísticas para la gente joven que se aleja de la fe en los primeros y últimos años de los años universitarios. A veces, he tenido ateos testarudos que me han tratado de encarar y argumentar con personas mas listar y mayores que ellos, pero eso no es todo.

El hecho es que alguno han dejado la Iglesia de este particular nivel demográfico porque les han apartado de su fe de la cual nunca estuvieron seguros en primer lugar. Esta historia se ha vuelto tristemente familiar.

Tal vez personas jóvenes que se han convertido al cristianismo , o tal vez no lo eran pero han empanzado a investigar el cristianismo por ellos mismos. De cualquier manera, tarde o temprano empiezan a hacer buenas preguntas, preguntas que merecen una respuesta sólida. Pero no la consiguen. Por lo tanto, debido a ellos necesitan una correcta respuesta de lo que ellos creen en su corazón que pueda ser conectada en sus mentes, pero tristemente se desconectan de la cristiandad.

¿Por qué pasa esto?

En breve, esto pasa porque muchas de nuestras iglesias de hoy son tontas. No me malinterpreten, mi intención no es faltar el respeto cuando uso el termino «tontas». Lo que pienso es que la Iglesia es tonta en la manera en que no están bien preparadas en lo que ellos creen, fallan miserablemente en cumplir 1 Pedro 3:15 que dice:

Sino santificad a Dios el Señor en vuestros corazones, y estad siempre preparados para presentar defensa con mansedumbre y reverencia ante todo el que os demande razón de la esperanza que hay en vosotros

La era de Iglesia Tonta

El Dr. C. Sproul lo ha dicho muchas veces que la creencia que estamos viviendo la mayoría es un período no intelectual de la historia de la civilización del mundo occidental. hace mas de 30 años, el antes embajador libanés en los Estados Unidos, Charles Malik, dijo lo siguiente en su discurso en la dedicación del Centro Billy Graham en Wheaton, Illinois: «Tengo que ser franco con ustedes, el daño mas grande que está confrontando la cristiandad evangélica  norteamericana es el peligro del anti-intelectualismo. La mente en su mas profundo alcance no se le está cuidando lo suficiente.»

Tal afirmación hecha por Sproul, Malik, y otros no fueron siempre escuchadas en la Iglesia. El hecho es, la Iglesia denominada intelectual pensó y se desarrolló por cientos de años, produciendo pensadores como Agustín  Aquino, Calvino, Edwards, y otros. Tales hombres tuvieron sus oponentes (la Iglesia siempre los tendrá), pero sus detractores nunca ridiculizaron su poder mental porque estos hombres de intelecto que pertenecían a la iglesia nunca dieron campo para ello.

Pero poco despues de la era de Edwards, algo cambió. Predicadores de los evangelios como Charles Finney se levantaron y reemplazaron la presentación inteligente del evangelio, la cual fue respaldada por una carnal exposición bíblica y racionalización filosófica sólida, con atractivo emocional, con una teología cuestionable, con chistosas anécdotas personales, con líderes de estilo celebridad y publicidad muy elaborada.

¿Suena familiar? Desafortunadamente, si,  para muchos buscadores de iglesias liberales de nuestro tiempo. Las características de Finney y sus seguidores son puestas en practica todos los Días del Señor con el resultado final de una Iglesia  que no es capaz intelectualmente de defender la fe de esposa de Cristo.

Características de una Iglesia Tonta

¿Como puede usted saber si su iglesia tiene rastros que caracterizan una iglesia tonta? aunque no sea exhaustivo, ofrezco los criterios que creo ayudarán a contribuir a que una iglesia se convierte en «tonta»:

Lo que concierne a los líderes:

  • Su predicación es siempre tópica y nunca expositiva. Una serie selectiva de tópicos permite objetivos teológicos fuertes y profundos, como también pasajes controversiales de las Escrituras, para ser evitados con facilidad.
  • Sin embargo los líderes de la iglesia ofrecen afirmaciones externas fuertes de como  «creencias bíblicas de la iglesia», la Biblia es realmente poco usada como referencia en los sermones. En los sermones se usan muy pocas citas bíblicas  con la vasta mayoría de sermones consistentes en retórica, chistes, vídeos e historias personales.
  • Pero cuando la Biblia es citada, a menudo son citas parafraseadas, o a lo mejor son utilizadas como una dinámica versus una forma literal de traducción como la ESV o NASB.
  • Los términos bíblicos como la justificación, reconciliación  santificación  propiciación, etc, son evitadas como una plaga.
  • Hay poca o ninguna instrucción para los nuevos (o los ya existentes) sobre el núcleo de las doctrinas sobre la  fe cristiana, y no hay ningún requerimiento para los nuevos creyentes para que reciban instrucción.
  • No hay ninguna oferta de clases de entrenamiento apologético que sean diseñados para entrenar a los cristianos en la evidencia y defensa de la fe, y poco o ningún interés de los pastores en esta área.
  • No hay ninguna manera que la congregación pueda recibir respuesta a  hacer preguntas difíciles por los pastores que liderean la iglesia; tales cosas son silenciosamente ignoradas, desanimando o no practicadas regularmente.
  • Los programas sobre estudios profundos de la Biblia están ausentes o deliberadamente empujados fuera en favor de clases mas «relevantes» que tratan sobre temas mas suaves (eje.dinero y administración).
  • Estudios bíblicos para adultos y niños antes y después de los servicios son ya sea omitidos o sustituidos por cursos sobre ciudadanos de segunda clase o para «grupos comunitarios» con el objetivo de tener miembros que se reúnan en sus casas durante la semana, donde no les es dada ninguna visión como que es lo que se hace para que aprendan. Estos grupos, concernientes a la enseñanza, están «fuera de las manos» de los líderes de la iglesia.
  • Hay un gran énfasis en animar las relaciones y servicios en áreas de la iglesia, pero no hay ninguna importancia en cosas que sirvan para un mejor crecimiento bíblico y teológico.
  • El departamento de los jóvenes se ha concentrado equivocadamente en juegos, interacción social, etc. versus una verdadera enseñanza en las doctrinas bíblicas.
  • La iglesia o no tiene una biblioteca o no se mantiene al día.
  • No hay personal asignado especialmente para la educación, o es asignado a una sobrecargado para un pastor asociado.
  • Las creencias básicas de la iglesia están perdidas o no son disponibles. Y si ellas existen, no tocan ningún tópico teológico controversial o hacen afirmaciones muy vagas concernientes a ellas.

Concerniente a la congregación:

  • El término «Apologética cristiana» es completamente extraño para la mayoría de los miembros de la congregación.
  • La mayoría de la congregación no tiene conocimiento de la historia de la iglesia con personajes como Pericarpio  Mártires  Lutero, Calvino, Edwards, Wesley, Whitefield, Tyndale, y otros que son completamente extraños para ellos.
  • La asistencia a las clases ofrecidas es muy bajo comparado con la asistencia general de la iglesia.

Una advertencia a la Iglesia Tonta

Dios nos advierte en su Palabra a cerca de cultivar iglesias tontas. Por ejemplo, caracterizando a sus líderes, el escritor de Hebreos ofrece esta advertencia contra los que animan este ambiente en las iglesias tontas:

 «Porque debiendo ser ya maestros, después de tanto tiempo, tenéis necesidad de que se os vuelva a enseñar cuáles son los primeros rudimentos de las palabras de Dios; y habéis llegado a ser tales que tenéis necesidad de leche, y no de alimento sólido. Y todo aquel que participa de la leche es inexperto en la palabra de justicia, porque es niño; pero el alimento sólido es para los que han alcanzado madurez, para los que por el uso tienen los sentidos ejercitados en el discernimiento del bien y del mal.” (Hebreos 5:12-14).

Cuando usted tiene una iglesia tonta, el escritor de Hebreos dice, el resultado es un cuerpo de creyentes que son incapaces de discernir propiamente el bien del mal. Despacio pero seguro, el error y la herejía se profundiza sin que ninguno tenga la sabiduría para detenerlo. El resultado final son iglesias que van a la delantera enseñando el universalismo, aplaudiendo el matrimonio entre homosexuales, y llamando a lo diabólico bueno y lo bueno diabólico.

Mi esperanza y súplica es que tal situación deje de ser, que las iglesias tontas se conviertan en la excepción en vez de la regla, y que la gente lista que hace buenas preguntas a cerca de la fe cristiana tengan la respuestas que están buscando de creyentes que sepan y de pastores como Jeremías describe:

“y os daré pastores según mi corazón, que os apacienten con ciencia y con inteligencia.” (Jer. 3:15).

Describiendo el clima de la corriente actual del tipo de cristiandad que se necesita para que pueda afrontar el reto, el apologista y rabino Zacharias dice: «los lideres mundiales ya no tienen mas la respuesta. Y yo creo que la juventud de Estados Unidos se levantará para la ocasión…pero esto tiene que haber una cristiandad pensante y apasionada y no personas sin mente y emoción que no deberían tener el poder.

Algunos dicen que tal cosa no es necesaria, pero yo lo desapruebo. Una de las pregunta que mas nos puede perseguir que he visto, fue en mi libro de historia de la iglesia que tuve en el seminario, que dice: «¿Como puedes vivir tu fe si no la comprendes?» ¿Puede cualquiera tener una buena respuesta?

¿Qué opinas? Únete a la Discusión